Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué significa tener los ganglios inflamados y cuándo puede ser grave

Los nódulos linfáticos en el cuello, axila o en la zona inguinal son ganglios linfáticos inflamados o linfonodos, generalmente aparecen por causa de alguna infección o inflamación de la región en que surge. Se manifiesta a través de uno o varios nódulos sobre la piel de estas regiones y pueden ser o no dolorosos, normalmente duran de 3 a 30 días. 

Esto ocurre porque los ganglios linfáticos son pequeñas estructuras que forman parte del sistema inmune y actúan como filtros para sustancias o microorganismos, ayudando a combatir las infecciones, atacando y destruyendo los gérmenes que son transportados a través del líquido linfático.

La presencia de nódulos linfáticos en la ingle, cuello o axila también se denomina adenopatía o linfadenopatía, que la mayoría de las veces representa una inflamación leve y pasajera, pero que también puede ser causada por enfermedades más graves como el cáncer o enfermedades autoinmunes. Es importante estar atento si estos ganglios inflamados persisten por más de 1 mes, crecen más de 2 cm o se esparcen por el cuerpo.

Qué significa tener los ganglios inflamados y cuándo puede ser grave

Causas principales de inflamación de los ganglios en la ingle, cuello y axila

Los ganglios linfáticos se extienden por varias regiones del cuerpo, pero generalmente se perciben como nódulos o bolas en la piel en las regiones más superficiales como el cuello, las axilas, la ingle o la mandíbula. Las causas más comunes son:

1. Inflamación de la piel

Cualquier tipo de inflamación puede hacer que estos ganglios linfáticos se inflamen, ya que funcionan como un filtro contra posibles amenazas en el cuerpo. Es común que surjan debido a irritaciones en la piel por el uso de sustancias químicas como desodorante o por una pequeña herida que ocurra después de la depilación, foliculitis, por un vello encarnado o por algún corte en la piel.

Las inflamaciones que ocurren en las vías aéreas o la región oral como rinitis alérgica, faringitis, gingivitis o inflamación de algún diente, también son importantes causas del aumento de los ganglios.

2. Infecciones

Cualquier tipo de infección puede provocar inflamación de los ganglios y las más comunes son resfriados, gripes, otitis, sinusitis, faringitis o cualquier tipo de virosis, como Zika o dengue. Estas enfermedades causan que los ganglios que se encuentran en el cuello, nuca, mandíbula o detrás de la oreja aumenten por el período en que dure la infección.

Otros tipos de enfermedades infecciosas como la neumonía y la bronquitis también pueden causar la aparición de ganglios en las axilas y, además, las infecciones en la zona abdominal, como gastroenteritis, en la zona genital como el VPH, la sífilis, la candidiasis o la vaginosis, y  en la región de las piernas o los pies por pequeñas lesiones, pueden causar que los ganglios en la ingle se inflamen.

3. Enfermedades autoinmune

Las enfermedades que interfieren en la inmunidad también pueden causar aumentos de los ganglios linfáticos, y algunos ejemplos son el lupus, la artritis, la vasculitis y la enfermedad inflamatoria intestinal.

4. Cáncer

Una causa más rara de la aparición de linfonodos es el cáncer, los nódulos asociados con esta enfermedad pueden surgir en cualquier lugar del cuerpo y tienen un aspecto más endurecido, que no desaparecen después de 1 o 2 meses y no paran de crecer. Cualquier tipo de cáncer puede causar que se inflamen los ganglios, pero algunos más característicos son el linfoma, el cáncer de mama y el cáncer de pulmón.

Qué significa tener los ganglios inflamados y cuándo puede ser grave

Cuándo ir al médico

La inflamación de los ganglios en la ingle, cuello o axila son preocupantes, indicando enfermedades más serias como cáncer, linfoma o tuberculosis cuando presentan las siguientes características:

  • Esta localizado en los brazos o alrededor de la clavícula;
  • Se esparce por varias regiones del cuerpo;
  • Mide más de 2,5 cm;
  • Es duro y no se mueve;
  • No mejora después de 1 mes;
  • Está acompañado de fiebre que no mejora en 1 semana, sudor nocturno, pérdida de peso o malestar.

Si se presenta uno o varios síntomas de los nombrados anteriormente, se debe acudir al médico general, para que se realicen exámenes de sangre que puedan indicar la presencia de infecciones o inflamaciones. Cuando la duda persiste, puede que el médico solicite una biopsia del ganglio, que demostrará si tiene características benignas o malignas.

Tratamiento para los ganglios inflamados

Para el tratamiento de los ganglios inflamados, se recomienda solamente reposo e hidratación, además de identificar y eliminar lo que lo está causando, ya que no es necesario tomar ningún medicamento específico para tratarlo. Así que cuando la infección o inflamación es curada, el nódulo linfático desaparecerá, ya que su aparición es solamente una respuesta del organismo indicando que se está combatiendo al agente agresor.

Los medicamentos analgésicos o antiinflamatorios, orientados por el médico, pueden aliviar el dolor o la sensibilidad en el lugar. Un buen remedio casero es tomar té de eucalipto y usar compresas de arcilla, ya que ayudan a desinflamar y fortalecer las defensas del organismo.

Más sobre este tema:
Carregando
...