Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué puede causar inflamación de los ganglios en el cuello

Los ganglios inflamados en el cuello normalmente aparecen debido a infecciones leves como gripes, resfriados o inflamación de la garganta. Sin embargo, también pueden se señal de un problema más grave como cáncer o un tumor, en la región donde el ganglio linfático está inflamado. 

Sus principales causas son:

1. Gripes y resfriados

Son una de las principales causas de inflamación de los ganglios, y ocurre debido a la infección del organismo por virus comunes como el de la gripe o resfriado, en estas enfermedades los nódulos linfáticos pueden aparecer en cualquier lugar del cuello. 

Lo que debe hacer: es consultar un médico general para el tratamiento de la gripe o el resfriado, ya que algunos nódulos desaparecen cuando el virus es eliminado.

Qué puede causar inflamación de los ganglios en el cuello

2. Inflamación de la garganta

Aunque la garganta inflamada puede surgir en los casos de gripe, también puede ocurrir debido a infecciones bacterianas como sucede en la amigdalitis, por ejemplo. En estos casos, los ganglios linfáticos se inflaman debido al exceso de trabajo del sistema inmune para combatir la infección.

Además de los nódulos linfáticos que normalmente surgen en el lateral del cuello, también es posible tener otros síntomas como dolor en la garganta, especialmente al tragar, fiebre y mal aliento.

Lo que debe hacer: se aconseja consultar a un médico general para evaluar la necesidad de hacer el tratamiento de la garganta inflamada con antibióticos.

3. Infección de oído

Las infecciones del oído son semejantes a las inflamaciones de la garganta y, por esto, también activan el sistema inmune pudiendo hacer que los ganglios se inflamen, especialmente en la región detrás de las orejas.

Este tipo de infección provoca todavía otros síntomas como dolor en el oído, dificultad para escuchar, picazón o producción de pus.

Lo que debe hacer: debe ir al otorrinolaringólogo para evaluar la infección e iniciar el uso de antibiótico, si es necesario. Generalmente los nódulos linfáticos desaparecen cuando la infección es tratada. 

4. Heridas o picadas en la piel

Las heridas y picadas son sitios donde las bacterias y virus pueden facilmente entrar en el organismo, y cuando esto ocurre el sistema inmune comienza a trabajar para eliminar el problema. En los casos más graves en el que existe un elevado número de microorganismos, el sistema inmune trabaja en exceso y puede causar la inflamación de los ganglios linfáticos. 

Lo que debe hacer:  es identificar el sitio de la herida o picada y evaluar si existen señales de infección como enrojecimiento, hinchazón y dolor intenso. En caso que esto ocurra se debe acudir a un médico general para iniciar el tratamiento adecuado. 

5. Enfermedades autoimunes

Las enfermedades autoinmunes como VIH, lupus o artritis reumatoide afectan gravemente el sistema inmune, y debido a esto las células de defensa dañadas se pueden acumular en los ganglios linfáticos, provocando su inflamación y la aparición de nódulos linfáticos. 

En estos casos, los nódulos pueden aparecer en varios sitios del cuerpo además del cuello, y normalmente no se desarrollan otros síntomas. 

Lo que debe hacer: si existen sospechas de que pueda tener alguna enfermedad autoinmune se aconseja ir al médico general para hacer exámenes e iniciar el tratamiento adecuado, si es necesario.

6. Cáncer

Los distintos tipos de cáncer exigen un trabajo muy grande por parte del sistema inmune y es por esto, es común que aparezcan nódulos linfáticos en varias regiones del cuerpo. Además los tipos más frecuentes de cáncer que provocan esto son los linfomas y la leucemia.

Lo que debe hacer: cuando todas las otras causas ya fueron excluídas, pero los ganglios siguen inflamados es necesario realizarse exámenes de sangre para identificar marcadores tumorales u otros exámenes que ayuden en el diagnóstico como tomografía computarizada o resonancia magnética.

Cómo se hace el tratamiento

Como los nódulos linfáticos son la respuesta del organismo en relación a la presencia de microorganismos invasores y/o inflamaciones, su tratamiento consiste en eliminarlos. Por esto puede ser necesario la ingesta de analgésicos, antiinflamatórios o hasta antibióticos, dependiendo de la causa que esté generando que se inflamen los ganglios linfáticos.

Aunque no sea muy frecuente, los nódulos linfáticos en el cuello pueden ser uno de los síntomas de un linfoma, un tipo de tumor que afecta al sistema inmune, en estos casos es necesario recurrir a un Oncólogo para que sean realizados tratamientos como radioterapia y quimioterapia para combatir la enfermedad. 

Un excelente remedio casero para los ganglios inflamados, es realizar en un frasco una mezcla de arcilla con cebolla rallada y luego debe ser aplicada sobre el ganglio inflamado y cubierto con una gasa durante 15 minutos, esto ayudará al organismo a combatir los agentes invasores. Consumir alimentos ricos en vitamina C y beber bastante agua también es indicado para fortalecer las defensas del individuo. 

Cuándo ir al médico

Ya que la inflamación de los ganglios del cuello pueden ser señal de problemas graves, se recomienda consultar un médico general cuando surgen sin ninguna razón aparente, cuando aumentan de tamaño a lo largo del tiempo, son muy duras o están acompañadas de otros síntomas como  fiebre persistente, sudores nocturnos o pérdida de peso.

Más sobre este tema:
Carregando
...