Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

¿Qué puede causar ganglios inflamados?

Los ganglios linfáticos inflamados, conocidos popularmente como ganglios inflamados, y científicamente como adenopatía, la mayoría de las veces indican que está ocurriendo un proceso infeccioso o inflamatorio en la región o cerca de la región donde surgen. Pueden aparecer por varios motivos, desde una simple irritación de la piel o una infección hasta por enfermedades autoinmunes, uso de medicamentos o cáncer.

Los ganglios, también llamados ganglios linfáticos, están esparcidos por todo el cuerpo, pues forman parte del sistema linfático, una importante parte del sistema inmune, que se encarga de filtrar la sangre y ayudar a eliminar microorganismos dañinos. Sin embargo, cuando se inflaman es común que sean visibles o palpables en algunas regiones específicas, como la ingle, las axilas y el cuello.

Generalmente los ganglios inflamados suelen medir pocos milímetros de diámetro, surgiendo por causas benignas y pasajeras, desapareciendo en un período alrededor de 3 a 30 días. Sin embargo, si crecen más de 2,25 cm, duran más de 30 días o si surgen otros síntomas como pérdida de peso sin razón aparente y fiebre constante, es importante consultar un médico general o un infectólogo para investigar las posibles causas y recomendar el tratamiento más adecuado.

¿Qué puede causar ganglios inflamados?

Causas más comunes

Los ganglios linfáticos son pequeñas estructuras redondeadas, y cuando se agrandan, se suelen notar en regiones cercanas donde ocurre un proceso inflamatorio o infeccioso, como ocurre en el cuello después de una faringitis o en la ingle después de una infección genital, por ejemplo.

Las causas son diversas, y hay que recordar que no existe una regla. Sin embargo, las causas más comunes incluyen:

1. En la ingle

La ingle es la región más común donde se inflaman los ganglios linfáticos, ya que los linfonodos de esta región pueden indicar que cualquier parte de la pelvis y de los miembros inferiores está comprometida, ocurriendo en situaciones como: 

  • Enfermedades de transmisión sexual como sífilis, chancroide, granuloma inguinal, herpes genital;
  • Infecciones genitales como candidiasis u otras vulvovaginitis e infecciones peneanas causadas por bacterias o parásitos;
  • Inflamación en la pelvis y región abdominal inferior como infecciones urinarias, cervicitis o prostatitis;
  • Infección o inflamación en las piernas, glúteos o pies, causadas por foliculitis, forúnculos e inclusive por una simple uña enterrada;
  • Otras como por ejemplo algunos tipos de cáncer como el del cuello uterino, el de ovario, en la región genital, en el ano o en la piel, además de las enfermedades autoinmunes o enfermedades sistémicas.

Además de esto, como este conjunto de linfonodos está cerca de una región donde frecuentemente ocurren inflamaciones, pequeños cortes o infecciones, es común que se note el aumento de los ganglios, aunque no se presenten síntomas. 

2. En el cuello

Los ganglios linfáticos de la región cervical y que también se localizan sobre la mandíbula, detrás de las orejas y la nuca, generalmente se inflaman debido a alteraciones en las vías respiratorias y de la región de la cabeza como: 

  • Infecciones de las vías respiratorias como faringitis, resfriados, gripes, mononucleosis, otitis y gripes;
  • Conjuntivitis;
  • Infecciones de la piel como la foliculitis del cuero cabelludo y acné inflamado;
  • Infecciones de la boca y de los dientes como herpes, caries, gingivitis y periodontitis;
  • Infecciones menos comunes como la tuberculosis ganglionar, la toxoplasmosis, la enfermedad del arañazo del gato o las micobacteriosis atípicas, a pensar de que son más raras, también pueden originar este tipo de alteración;
  • Otras como por ejemplo algunos tipos de cáncer como el de cabeza y cuello y linfoma, enfermedades autoinmunes o enfermedades sistémicas.

Además de esto, algunas enfermedades infecciosas sistémicas como la rubeola, el dengue o el zika, también pueden hacer con las ganglios se agranden en el cuello. Vea más sobre las enfermedades que pueden hacer que los ganglios del cuello se inflamen.  

¿Qué puede causar ganglios inflamados?

3. En la axila

Los linfonodos axilares son los responsables por el drenaje de toda la circulación linfática del brazo, pared torácica y mamas, por lo que cuando están inflamados pueden indicar: 

  • Infecciones de la piel, como foliculitis o piodermitis;
  • Infecciones de las prótesis mamarias;
  • Otras: cáncer de mama o enfermedades autoinmunes.

La región de las axilas también es muy susceptible a sufrir de irritaciones por productos como desodorantes o cera para depilar, o por cortes realizados al momento de remover los vellos, lo que también puede ser causa de un aumento de los ganglios.

4. En otras regiones

Otras regiones también pueden presentar ganglios linfáticos inflamados, sin embargo, son menos comunes. Un ejemplo es la región por encima de la clavícula o supraclavicular, ya que no es un sitio común para que surjan ganglios inflamados, por tanto, la presencia de esta alteración puede indicar una enfermedad más grave como cáncer de pulmón, esófago, mediastino o intra abdominal. 

En la región anterior del brazo, puede indicar infecciones en el antebrazo y en la mano, o enfermedades como linfoma, sarcoidosis, tularemia y sífilis secundaria.

5. En varios lugares del cuerpo

Algunas situaciones pueden causar el aumento de los ganglios en diversas regiones del cuerpo, tanto en las regiones más expuestas como en las más profundas como en el abdomen o en el tórax. Esto suele ocurrir en enfermedades que comprometen el sistema inmune a nivel sistémico o generalizado como por ejemplo el VIH, SIDA, tuberculosis, mononucleosis, citomegalovirus, leptospirosis, sífilis, lupus o un linfoma, además del uso de ciertos medicamentos como la Fenitoína.

¿Qué puede causar ganglios inflamados?

Cuándo es necesario acudir al médico

Los ganglios inflamados generalmente se caracterizan por tener consistencia fibrosa y elástica, no se encuentran fijos, miden pocos milímetros y pueden ser dolorosos o no. Sin embargo, pueden presentar algunas alteraciones que indican enfermedades preocupantes como cáncer, linfoma o tuberculosis, estas son:

  • Que mida más de 2,5 cm;
  • Que tenga consistencia dura, adherida a los tejidos profundos y que no se mueva;
  • Que persista por más de 30 días;
  • Que esté acompañado de fiebre que no mejora en 1 semana, sudores nocturnos, pérdida de peso inexplicable o malestar y;
  • Que tenga localización epitroclear, supraclavicular o esparcida por varios lugares del cuerpo.

En esta situación, se debe buscar atención con un médico general o infectólogo, para que se realice la evaluación clínica, además de una ecografía o tomografía y exámenes de sangre que evalúen la presencia de una infección o inflamación en el organismo. Cuando la duda persiste, es posible que el médico solicite la biopsia del ganglio, que demostrará si tiene características benignas o malignas.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje