Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo aliviar los efectos secundarios de las vacunas

Fiebre, dolor de cabeza, inflamación o enrojecimiento en la región son algunos de los efectos secundarios más comunes de las vacunas, las cuales pueden surgir hasta 48 horas después de su administración. Muchas veces, estos efectos secundarios se manifiestan más rápido en los niños, dejándolos irritados, inquietos y llorosos.

En la mayoría de los casos los síntomas manifestados no son graves y suelen desaparecer en aproximadamente 3 a 7 días, sin necesidad de recurrir a la asistencia médica.

Cómo aliviar los síntomas más comunes

Algunos de los síntomas más comunes incluyen fiebre, enrojecimiento y dolor local, y para aliviar estos síntomas existen algunas técnicas que se pueden hacer en casa que alivian la incomodidad causada por la vacuna.

Cómo aliviar los efectos secundarios de las vacunas

1. Enrojecimiento, hinchazón y dolor en la región

Después de la aplicación de la vacuna, la región del brazo o la pierna puede enrojecerse, inflamarse y ponerse dura, causando dolor e incomodidad al moverlos o al tacto. Estos síntomas son comunes y no son graves, pudiendo causar molestias y limitar los movimientos durante algunos días.

Qué hacer: Para aliviar estos síntomas se recomienda aplicar hielo en la región donde fue colocada la vacuna durante 15 minutos, 3 veces al día hasta que los síntomas desaparezcan. El hielo debe estar cubierto con un pañal de tela o un paño de algodón, para que éste no entre directamente en contacto con la piel.

2. Fiebre o dolor de cabeza

Después de la aplicación de una vacuna puede aparecer fiebre baja, durante 2 o 3 días. Además de esto, también es común que aparezca dolor de cabeza, principalmente el día en que se administró la vacuna.

Qué hacer: Para disminuir la fiebre y el dolor de cabeza, se pueden tomar medicamentos antipiréticos y analgésicos prescritos por el médico como Paracetamol, que ayudan a aliviar la fiebre y el dolor. Estos medicamentos se pueden prescribir en forma de jarabe, gotas, supositorios o comprimidos, y las dosis recomendadas deben ser indicadas por el pediatra o el médico general.

3. Indisposición y cansancio

Después de la aplicación de una vacuna es normal sentir malestar, cansancio y somnolencia, además de ser comunes alteraciones gastrointestinales como mareos, diarrea o falta de apetito.

En el caso del bebé o en los niños estos síntomas pueden ser manifestados a través de llanto constante, irritabilidad y normalmente no tienen ganas de jugar, pudiendo quedarse somnoliento y sin apetito también.

Qué hacer: Para aliviar el malestar es necesario comer alimentos ligeros a lo largo del día como sopa de verduras o fruta cocida, por ejemplo, bebiendo siempre mucha agua a lo largo del día para garantizar la hidratación. En el caso del bebé, debe optar por darle pequeñas cantidades de leche o papillas para evitar la indisposición. El sueño también ayuda a recuperarse más rápido, por lo que también se recomienda descansar bastante y dormir bien en los 3 días después de la colocación de la vacuna.

Los síntomas adversos de las vacunas pueden surgir tanto en niños como en adultos, pero son más comunes en sistemas inmunes debilitados por enfermedades como por ejemplo SIDA o cáncer.

Cuándo debe ir al médico

Cuando la fiebre dura más de 3 días o cuando el dolor y el enrojecimiento en la región no se curan al cabo de 1 semana, se recomienda consultar al médico, ya que pueden existir otras causas para los síntomas presentes, que pueden necesitar tratamiento específico.

Además de esto, cuando el niño no puede comer bien después de 3 días también se recomienda consultar al pediatra, que evaluará las razones de la falta de apetito.

En los casos más graves, los efectos secundarios causados ​​por la vacuna pueden incluir shock anafiláctico, comezón y bolitas en la piel o inflamación en el cuello, estos son motivos para llamar con urgencia una ambulancia o ir directamente a la emergencia hospitalaria. Estos síntomas son a menudo causados ​​por una alergia grave a alguno de los componentes de la vacuna.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...