Vacunas COVID-19: cuáles son, cómo funcionan y efectos

Actualizado en agosto 2023

Están siendo estudiadas y desarrolladas varias vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo para intentar combatir la pandemia causada por el nuevo coronavirus. Hasta el momento las principales vacunas aprobadas para el uso de emergencia por la OMS son:

  • Pfizer y BioNTech (Comirnaty, BNT162): la vacuna presenta 95% de eficacia contra la infección y 100% contra casos graves de la enfermedad;
  • Moderna (mRNA-1273): la vacuna presenta 94,1% de eficacia contra la infección y 95% contra casos graves de la enfermedad;
  • Instituto de Investigación Gamaleya (Sputnik V): la vacuna rusa presenta 91,6% de eficacia contra el COVID-19;
  • AstraZeneca y Universidad de Oxford (AZD1222): la vacuna demostró una eficacia de 70,4% contra la infección y 100% contra casos graves;
  • Sinovac (Coronavac): demostró tener una tasa de eficacia de 78% para casos leves y de 100% para infecciones moderadas y graves;
  • Johnson & Johnson (JNJ-78436735): presenta una tasa de eficacia del 66 a 85%, siendo que esta tasa varia de acuerdo al país donde se aplique. Sin embargo, presenta una eficacia del 100% contra casos graves de COVID-19.

Otras vacunas como la NVX-CoV2373 de Novarax, la Ad5-nCoV, de CanSino o la Covaxin de Bharat Biotech también están siendo utilizadas, especialmente en China e India.

Imagem ilustrativa número 1

Cómo funcionan las vacunas del COVID-19

Las vacunas contra el COVID-19 han sido desarrolladas en base a 3 tipos de tecnología:

  • Tecnología genética del ARN mensajero (Pfizer y Moderna): causa que las células saludables del organismo produzcan la misma proteína que el coronavirus utiliza para entrar en las células, lo que hace que el sistema inmunológico produzca anticuerpos que, durante una infección, puedan neutralizar esta proteína e impedir así el desarrollo del virus en el cuerpo;
  • Uso de adenovirus modificados (AstraZeneca, Sputnik V y J&J): consiste en utilizar adenovirus, que son virus inofensivos para el cuerpo humano, y modificarlos genéticamente para que actúen de forma semejante al coronavirus, pero sin riesgos para la salud. Esto hace que el sistema inmunitario produzca anticuerpos capaces de eliminar el virus, en caso de que ocurra una infección;
  • Uso del coronavirus inactivado (Coronavac): es empleada una forma inactivada del nuevo coronavirus que no provoca la infección ni problemas para la salud, pero sí permite al organismo producir los anticuerpos necesarios para combatir el virus.

Todas estas formas de funcionamiento son teóricamente eficaces y ya funcionan en la producción de las vacunas para otras enfermedades. Vea cuáles son las dudas más comunes sobre la vacuna del COVID-19

El Dr Esper Kallas, infectólogo y profesor titular del Departamento de Enfermedades infecciosas y parasitarias de la Facultad de Medicina de la USP, aclara las principales dudas respecto a la vacunación:

youtube image - ¿La vacuna del coronavirus es segura? con el Dr. Esper Kallas

¿Cuántas dosis de la vacuna son necesarias?

El número de dosis necesarias para garantizar la mayor protección contra el nuevo coronavirus varía de acuerdo con la vacuna:

  • Coronavac: 2 dosis con intervalo de 2 a 4 semanas;
  • Pfizer e BioNTech: 2 dosis con intervalo de 28 días;
  • Moderna: 2 dosis con intervalo de 28 días;
  • Covaxin: 2 dosis con intervalo de 28 días;
  • AstraZeneca: 2 dosis, con intervalo de 12 semanas;
  • Sputnik V: 2 dosis con intervalo de 21 días;
  • Johnson & Johnson: originalmente se realizaba en 1 dosis única, pero se está recomendando que al cabo de dos meses de haberse colocado la vacuna, se coloque una 2º dosis.

Las vacunas que requieran de dos aplicaciones, la OMS recomienda que ambas dosis sean del mismo laboratorio, sin que haya, hasta ahora, un beneficio reconocido en el uso de dosis de vacunas diferentes.

En el caso de la vacuna bivalente de Pfizer, se indica que se aplica una dosis en personas de 12 años o más cerca de los 3 meses tras finalizar el esquema de primario de vacunación o dosis de refuerzo.

¿Es necesario colocarse la tercera dosis de la vacuna?

En varios países de América Latina ya ha sido autorizada la tercera dosis o dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19, e incluso en países como Chile ya se está colocando la 4º dosis de la vacuna.

Actualmente, en Estados Unidos el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda la colocación de la tercera dosis para todas las personas mayores de 12 años de edad en el caso de la vacuna Pfizer, y en mayores de 18 años de edad en el caso de las vacunas Moderna y Janssen.

Con relación a las vacunas Pfizer y Moderna, la aplicación de la dosis de refuerzo se debe realizar 5 meses después de haber completado el esquema general de vacunación, y en el caso de la vacuna Janssen, la administración de la dosis de refuerzo se debe llevar a cabo al menos 2 meses después de haber recibido la dosis única inicial. 

La Organización Mundial de la Salud recomendó esta dosis adicional para las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Sinopharm, Sinovac y Janssen. 

¿La vacuna es eficaz contra las nuevas variantes del virus?

De acuerdo con la OMS [3], las vacunas contra el COVID-19 deberán presentar efecto contra las variantes del virus que vayan surgiendo, ya que estimulan una compleja respuesta inmune de todo el organismo, el cual estará "atento" a las partículas del nuevo coronavirus aunque surjan nuevas modificaciones en su estructura.

A pesar de que se identifique una nueva variante, las posibilidades de desarrollar una infección grave que ponga la vida en riesgo, son mucho menores para quien está totalmente inmunizado, es decir, con más de 2 semanas posteriores a la segunda dosis de la vacuna.

Se espera que a lo largo del tiempo y a medida que vayan surgiendo nuevas variantes, la composición de las vacunas se actualice gradualmente para proporcionar una mayor protección.

Vacuna bivalente contra la COVID-19

La vacuna bivalente contra la COVID-19 protege contra la cepa original del SARS-CoV-2 y contra omicron y sus subvariantes. La recomendación es que la vacuna bivalente de Pfizer se aplique al menos 3 meses después de finalizar el esquema de vacunación primaria o la última dosis de refuerzo, con indicación de dosis única.

La vacuna bivalente está aprobada para niños de 12 años y más.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto?

El efecto de protección de la vacuna contra COVID-19 puede tardar algunas semanas, ya que el cuerpo necesita tiempo para producir los anticuerpos que garantizarán inmunidad contra la infección.

Además, en el caso de las vacunas que requieren 2 dosis, la protección solo se obtiene de 2 a 3 semanas después de la segunda dosis.

¿Niños y adolescentes pueden aplicarse la vacuna?

Las recomendaciones del Centro de Tratamiento y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) es que todos los niños y adolescentes con más de 5 años sean vacunados, siendo indicada la administración de la vacuna de Pfizer-BioNTech hasta los 18 años. 

Posibles efectos secundarios

De acuerdo con la OMS, los efectos colaterales más comunes de las vacunas que están siendo utilizadas contra el COVID-19 son:

  • Dolor en el lugar de la inyección;
  • Cansancio excesivo;
  • Dolor de cabeza;
  • Dolor muscular;
  • Fiebre y escalofríos;
  • Diarrea

Estos efectos colaterales son semejantes a los de muchas otras vacunas, incluidas la vacuna de la gripe común, por ejemplo. Generalmente surgen en los primeros días después de la vacunación y desaparecen rápidamente sin necesitar de ningún tratamiento específico. Vea cómo aliviar los efectos secundarios de las vacunas.

Aún existe el riesgo de que la vacuna del COVID-19 cause alergia grave en algunas personas. Aunque este sea un efecto muy raro, debe ser atendido lo antes posible. Por este motivo, muchas personas necesitan esperar de 15 a 30 minutos antes de poder irse del puesto de vacunación. Aún así, cualquier personas que presente signos de alergia grave algunas horas después de la vacunación, como hinchazón de la cara o dificultad para respirar, debe acudir rápidamente al hospital.

¿La vacuna del COVID-19 puede causar trombosis?

Aunque haya algunos relatos de personas que desarrollaron trombosis venosa profunda o embolia pulmonar después de la vacunación contra COVID-19, el riesgo de este tipo de complicaciones se considera extremadamente bajo. Sin embargo, el riesgo de trombosis por COVID-19, es mucho mayor.

Además, se han identificado casos raros de trombosis asociada a trombocitopenia (disminución de la cantidad de plaquetas) 4 a 52 días después de las vacunas de adenovirus (AstraZeneca y Johnson & Johnson). Por ello, ante la presencia de signos y síntomas de trombocitopenia y trombosis después de la vacunación, como falta de aire, dolor en el pecho y piernas, visión borrosa o hematomas, por ejemplo, es importante consultar al médico para que se inicie el tratamiento. En estos casos, no se  aconseja la segunda dosis de la vacuna.

A pesar de los reportes, la manifestación de trombosis debido a la vacunación es rara, por lo que esta no debe ser interrumpida, además de considerarse segura por las principales autoridades de salud, como la Agencia Europea de Medicamentos, la COFEPRIS o la OMS.

¿La vacuna puede causar síndrome de Guillain-Barré?

De acuerdo a la FDA, en Estados Unidos, la vacuna de Jonhson & Johnson parece aumentar el riesgo de desarrollar el síndrome de Guillain-Barré en los primeros 42 días después de la vacunación. Sin embargo, estos casos son muy raros y no son una contraindicación para la aplicación de la vacuna, la cual debe continuarse aplicando.

El síndrome de Guillain-Barré afecta principalmente los músculos y normalmente causa el surgimiento de hormigueo y debilidad en los brazos y piernas. En caso de que se identifique este tipo de síntomas en los primeros 2 meses después de la vacunación, es importante consultar a un médico o acudir al servicio de urgencias. Conozca más sobre el síndrome de Guillain-Barré, sus síntomas y tratamiento.

¿Quien ya tuvo COVID-19 puede aplicarse la vacuna?

La orientación es que todas las personas puedan ser vacunadas de forma segura, a pesar de haber tenido o no infección anterior por COVID-19. Aunque los estudios indiquen que después de la infección el cuerpo desarrolla defensas naturales contra el virus durante al menos 90 días, otros estudios también indican que la inmunidad que da la vacuna es hasta 3 meses mayor.

Solo se considera activa la inmunidad completa de la vacuna después de que todas las dosis de la vacuna sean administradas.

En cualquiera de los casos en que se haya aplicado la vacuna o se haya tenido una infección anterior por COVID-19, se recomienda continuar teniendo medidas de protección individual, como el uso de mascarilla, lavado frecuente de las manos y distanciamiento social.

¿Es seguro tomar la vacuna del COVID-19 y la de la gripe juntas? 

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, la aplicación de la vacuna del COVID-19 y la de la gripe puede ser llevada a cabo el mismo día, pues esto no interfiere en la eficacia de las vacunas. Sin embargo, la recomendación es que la administración sea realizada en grupos musculares diferentes. En caso de que esto no sea posible, se puede aplicar en el mismo grupo muscular, siempre que haya una distancia de 2,5 cm entre cada vacuna, ya que así es posible diferenciar los efectos secundarios en caso de que surjan. Vea otras dudas sobre la vacuna de la gripe.

Contraindicaciones de la vacuna

La vacuna contra el COVID-19 no debe aplicarse a personas con antecedentes de reacciones graves a alguno de los componentes de la vacuna. Además, la vacunación debe ser realizada bajo la indicación de un médico y después de una evaluación en el caso de los niños con menos de 16 años, mujeres embarazadas y que están lactando.

En el caso de pacientes en tratamiento con inmunosupresores o con enfermedades autoinmunes es importante que la vacuna se aplique bajo la supervisión del médico responsable del tratamiento.

Pon a prueba tus conocimientos

Prueba tus conocimientos sobre la vacuna del COVID-19 y conoce más información y la explicación de algunos mitos más comunes: