10 beneficios de la lactancia materna para la salud del bebé

La lactancia materna, además de alimentar al bebé con todos los nutrientes necesarios para que crezca saludable, aporta beneficios importantes para garantizar la salud del mismo, como fortalecer su sistema inmunitario y favorecer su crecimiento y desarrollo, pues la leche materna es rica en proteínas y nutrientes elaborados especialmente para cada etapa de la vida del recién nacido. 

La leche materna es el único alimento que el bebé necesita hasta los 6 meses de edad, por lo que no es necesario complementar su alimentación con ningún otro alimento ni líquido, ni siquiera con agua. 

10 beneficios de la lactancia materna para la salud del bebé

De esta forma, la lactancia materna aporta los siguientes beneficios para el bebé:

1. Suministrar todos los nutrientes al bebé

La leche materna es producida de forma equilibrada y contiene niveles adecuados de proteínas, carbohidratos, grasas y agua para favorecer el crecimiento y desarrollo del bebé. Lo ideal es que él consuma toda la leche de un pecho antes de pasar al otro, pues así recibe todos los nutrientes de la mamada completa. 

2. Facilitar la digestión

La leche materna es digerida fácilmente por el intestino del bebé, lo que favorece una adecuada absorción de nutrientes y un aumento de la frecuencia de la lactancia, aportando más calorías y alimentos al bebé. En los casos donde el niño consume fórmulas infantiles en polvo, la digestión es más lenta, pues ninguna leche artificial es tan buena como la leche materna. 

3. Reducir cólicos

La fácil digestión de la leche materna también ayuda a evitar problemas como gases y cólicos intestinales; asimismo, también contiene sustancias responsables por proteger y reparar el intestino delicado del recién nacido. 

4. Prevenir anemias

La leche materna contiene un tipo de hierro que es altamente absorbido por el intestino del bebé y, además, posee vitamina B12 y ácido fólico, que son importantes para la producción de los glóbulos rojos, células responsables por el transporte de oxígeno en la sangre. 

5. Evitar diarrea

La leche materna es rica en bacterias que colonizan el intestino del recién nacido y componen su flora intestinal, actuando como una barrera protectora que también ayuda en la digestión y en la regulación del tránsito intestinal. 

6. Fortalecer el sistema inmunitario

Por ser rica en anticuerpos producidos por la madre, la leche materna es una forma natural de defensa para el bebé, pues lo protege contra problemas como asma, neumonía, gripes, dolor de oído y afecciones intestinales. Esto ayuda a evitar enfermedades graves al inicio de la vida del recién nacido, y si este se enferma, el organismo de la madre aumenta la cantidad de proteínas y células de defensa en la leche, facilitando así la recuperación del bebé. 

7. Desarrollar el sistema nervioso

La leche materna es rica en DHA, un tipo de grasa "buena" que participa en la formación de las neuronas y favorece la memoria, el aprendizaje y la atención. El DHA es uno de los componentes del omega-3, nutriente igualmente importante para prevenir problemas neurológicos como TDAH, Alzheimer y demencia.

Conozca otros beneficios del omega-3

8. Prevenir obesidad

Por su efecto antiinflamatorio, los niños que fueron amamantados durante la infancia tienen menor riesgo de desarrollar problemas como obesidad, diabetes y trastornos cardíacos a lo largo de toda la vida. 

9. Estar siempre lista para ser consumido

Aparte de ser el mejor alimento para el bebé, la leche materna siempre está lista, a la temperatura adecuada y libre de contaminación que podría causar diarreas e infecciones en el recién nacido. 

10. Prevenir alergias

Los bebés que son amamantados de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad tienen menores probabilidades de desarrollar alergias alimentarias, en especial alergias a la leche, a la soya, a los pescados y mariscos, al huevo y al cacahuate. 

Conozca qué no comer durante la lactancia para evitar problemas en el bebé

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: