Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es un Linfoma y cómo identificar los síntomas

El linfoma es un tipo de cáncer que afecta los linfocitos, que son células responsable por proteger al organismo contra infecciones y enfermedades. Este tipo de cáncer se desarrolla principalmente en los ganglios que se encuentra en las axilas, ingle, cuello, estómago, intestino y piel, causando su inflamación y síntomas como dolor, fiebre y pérdida de peso.

Existen 2 tipos de linfoma, el Linfoma  Hodgkin, que es muy poco frecuente y con más probabilidades de cura, y el Linfoma no Hodgkin, que tiene más de 50 tipos diferentes que pueden ser más graves o difíciles de tratar. La diferencia entre ellos está básicamente en las características de las células malignas, que pueden ser analizadas después de la biopsia del tejido afectado.

El linfoma es el cáncer más común en los ancianos, a partir de los 60 años de edad, y su tratamiento incluye la realización de qui,ioterapia, radioterapia o cirugía de trasplante de médula, y las probabilidades de curación son mayores cuando los síntomas son identificados al inicio y el tratamiento es iniciado cuanto antes.  

Qué es un Linfoma y cómo identificar los síntomas

Principales signos y síntomas

Los síntomas más comunes son:

  1. Ganglios inflamados en el cuello, cerca de la clavícula, en las axilas, en el abdomen o en la ingle;
  2. Fiebre constante;
  3. Sudoración nocturna profusa;
  4. Cansancio y debilidad;
  5. Comezón;
  6. Malestar;
  7. Pérdida del apetito;
  8. Pérdida de peso sin causa aparente;
  9. Falta de aire, dificultad para respirar y tos.

Cualquier persona puede desarrolla un linfoma, sin embargo, algunas personas pueden tener mayor riesgo como aquellas que tienen antecedentes familiares de la enfermedad, las personas que pasaron por un trasplante de órganos, personas infectadas con algunos virus como el VIH, Epstein-Barr o HTLV-1 o que tiene una enfermedad autoinmune como el lupus.  

Qué hacer en caso de sospecha

En caso surja varios de estos síntomas se recomienda acudir en primera instancia a un médico general, esto con la finalidad que indique la realización de exámenes de diagnóstico como examen de sangre y bipsia del tejido, para evaluar si existen células afectadas y confirmar o no la enfermedad, iniciando el tratamiento más adecuado. 

Después de ser confirmado el diagnóstico, se deben realizar otros exámenes como radiografía, tomografía, resonancia magnética o ecosonograma, de manera de observar el tamaño del linfoma, las regiones afectadas y el grado de su desarrollo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento debe ser indicado por un hematólogo o por un oncólogo, y dependerá del tipo de linfoma, del estadio en que se encuentra la enfermedad, la región afectada, la edad y el estado general de salud del enfermo. 

El tratamiento puede incluir quimioterapia, radioterapia o trasplante de médula, siendo que el linfoma Hodgkin tiene más probabilidades de cura que el linfoma no Hodgkin y, los mejores resultados se logran cuando la enfermedad es descubierta y tratada precozmente. 

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar