13 tés para la tos (y cómo prepararlos)

Actualizado en febrero 2024
Evidencia científica

Los tés para la tos, como el de eucalipto, canela, tomillo o jengibre, ayudan a fluidificar las secreciones, lo que permite expulsar las flemas con mayor facilidad, combatir los microorganismos responsables de algunas alteraciones respiratorias y tratar la tos, por lo que son una buena opción casera para mejorar este síntoma.

Además, se aconseja aumentar el consumo de agua para fluidificar las secreciones y facilitar su salida, así como calmar la garganta y aliviar la tos. Para ello, se deben tomar otras medidas como evitar las corrientes de aire y andar con los pies descalzos durante el tratamiento para la tos.

Es importante que ante el surgimiento o empeoramiento de síntomas que acompañen a la tos, como fiebre o dificultad para respirar, se acuda con el médico general o neumólogo para que realice una exploración clínica y oriente el tratamiento adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales tés

Los principales tés para la tos son:

1. Té de canela, clavos de olor y limón

La canela y el clavo son bactericidas y ayudan a eliminar los microorganismos causantes de la tos. El limón y la miel contienen propiedades expectorantes que ayudan a fortalecer el sistema inmune debido a su alto contenido de vitamina C.

Esta receta de té de canela con clavos de olor y limón es fácil de elaborar y posee propiedades calmantes, favoreciendo la disminución de la tos, debiendo prepararse de la siguiente forma:

Ingredientes:

  • 1 palo de canela;
  • 3 clavos de la India;
  • 1 rodaja de limón;
  • 1 cucharada de miel;
  • 1/2 litro de agua.

Modo de preparación:

Colocar todos los ingredientes menos la miel en una tetera y dejar hervir durante 5 minutos. Esperar a que se enfríe, colar, endulzar con una cucharada de miel y beber 2 tazas de este té al día.

Cuidados: este remedio casero solo está contraindicado en bebés de menos de 1 año de edad, ya que estos todavía no pueden consumir miel. En este caso, se puede recurrir a la misma receta, pero sin añadir la miel.

2. Té de eucalipto

El té de eucalipto puede ser empleado en caso de afecciones respiratorias, ya que cuenta con propiedades que inhiben el desarrollo de los microorganismos responsables por las mismas, ayuda a fluidificar el moco, es expectorante, antiinflamatorio y, además, favorece el alivio de la tos. Vea otros beneficios del té de eucalipto

Ingredientes:

  • 1 cucharada de hojas de eucalipto;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Colocar 1 cucharada de eucalipto en el litro de agua previamente hervida y dejar reposar por aproximadamente 10 minutos. Posteriormente, colar, servir en una taza y beber. Este té se puede tomar hasta 3 veces al día.

Cuidados: el té de eucalipto debe evitarse en embarazadas, durante la lactancia y en niños menores de 2 años de edad. Asimismo, no debe ser tomado por personas con hipertensión ni por quienes están bajo tratamiento con antiepilépticos y sedantes, ya que puede disminuir su efecto.

3. Té de tomillo

El tomillo tiene propiedades para combatir bacterias y fluidificar y ayudar a expulsar las flemas. De esta manera, es una buena opción para tratar alteraciones respiratorias como bronquitis y tos, ya que ayuda a relajar los músculos de las vías respiratorias, aliviando este síntoma.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de tomillo;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Colocar 1 cucharada de tomillo en 1 litro de agua previamente hervida y dejar reposar por aproximadamente 10 minutos. Posteriormente, colar, servir en una taza y beber. Este té se puede tomar hasta 3 veces al día.

Cuidados: en caso de embarazo o lactancia, se debe consultar al médico, ya que a pesar de que el tomillo no está totalmente contraindicado durante estas etapas, puede ocasionar efectos tanto en la madre como en el bebé en caso de no recibir la orientación adecuada.

4. Remedio de zanahoria para la tos infantil

Un buen remedio casero para acabar con la tos infantil es el jugo puro de zanahoria, pues esta verdura contiene altas dosis de vitamina C y es antitusígena, lo que contribuye a disminuir las crisis de tos que persisten durante algunas semanas después de un episodio de gripe.

Ingredientes:

  • 1 zanahoria mediana;
  • Miel.

Modo de preparación:

Rallar la zanahoria y colocarla en un vaso dentro del refrigerador. Al cabo de unos minutos, la zanahoria liberará su propio jugo, el cual debe ser colado y mezclado con la misma cantidad de miel. Esta preparación debe ser tomada varias veces al día.

Cuidados: la miel solo debe ser utilizada en niños con más de 1 año de edad, ya que en bebés puede causar botulismo. Para niños más pequeños, se puede dar únicamente el jugo de la zanahoria.

5. Té de ortiga para la tos alérgica

La tos alérgica se caracteriza por una tos seca persistente que no está asociada a gripes ni resfriados. En este caso, un gran remedio casero para la tos alérgica es el té de ortiga.

La ortiga es una planta medicinal que contiene propiedades antihistamínicas, razón por la cual combate las diversas alergias y es eficaz para tratar la tos seca, pudiendo ser utilizada incluso por niños. Sin embargo, se debe hablar con el pediatra antes de iniciar este tratamiento para asegurarse de que se trata de una tos alérgica.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de hojas secas de ortiga;
  • 200 ml de agua.

Modo de preparación:

Colocar agua en una olla y dejar hervir, luego retirar del fuego y añadir la ortiga. Tapar la olla y esperar a que enfríe un poco. Colar y beber a continuación, si lo desea puede endulzar el té con 1 cucharada de miel. Tomar 2 tazas al día.

Cuidados: este remedio casero debe evitarse durante el embarazo y la lactancia, en personas con insuficiencia cardíaca o renal, con hipertensión arterial y en diabéticos, ya que puede tener un efecto hipoglucemiante.

6. Té de hierbabuena

El té de hierbabuena es utilizado para aliviar la tos, dolor de la garganta y resfriados, porque sus aceites esenciales, como el mentol y sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, ayudan a desinflamar la garganta y las vías respiratorias.

Además de eso, la hierbabuena tiene propiedades antibacterianas e inmunológicas, ayudando a combatir más rápido las infecciones que causan gripes y resfriados.

Ingredientes:

  • 6 hojas picadas de hierbabuena;
  • 150 ml de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Agregar la hierbabuena en la taza con agua hirviendo y dejar reposar durante 5 a 10 minutos. Colar y endulzar con miel, si así lo desea, y tomar de 3 a 4 tazas al día.

Cuidados: la hierbabuena se debe evitar en personas con reflujo grave o hernia de hiato, además de los niños menores de 5 años. En mujeres embarazadas, la hierbabuena puede llegar a ser insegura, principalmente cuando se toma por vía oral en grandes cantidades, ya que podría dañar el útero. 

7. Té de jengibre con equinácea

El té de jengibre y equinácea aportan antiinflamatorias, expectorantes y antialérgicas que ayudan a reducir los síntomas de la tos.

Ingredientes

  • 1 cm de jengibre;
  • 1 cucharadita de hojas de equinácea;
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Agregar las hojas de equinácea y el jengibre en la taza de agua hirviendo, tapar y dejar reposar. Colar y beber a continuación. Conozca otros tés con jengibre para aliviar la tos.

Cuidados: el jengibre está contraindicado en personas que poseen piedras en la vesícula, tienen enfermedades hemorrágicas o utilizan medicamentos anticoagulantes. Durante el embarazo, el consumo máximo de jengibre debe ser de 1 g por día y por un intervalo máximo de 3 días seguidos. 

En el caso de la equinácea, no ser usada por niños, mujeres embarazadas, que estén lactando o por personas con tuberculosis, leucemia, enfermedades del colágeno, esclerosis

8. Té de regaliz

El té de regaliz ayuda a disminuir irritaciones en la región de la garganta, además de contribuir a la eliminación la flema, siendo una hierba muy útil para tratar problemas respiratorios, como la bronquitis, por ejemplo.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de té de raíz de regaliz;
  • 1 taza de agua hirviendo;
  • Miel para endulzar al gusto.

Modo de preparación:

Agregar el regaliz en la taza con agua hirviendo, tapar y dejar reposar durante 10 minutos. Colar y endulzar con miel al gusto. Beber el té hasta 2 veces al día.

Cuidados: el té de regaliz no debe ser bebido por mujeres embarazadas o que estén lactando, ni por personas con problemas cardíacos, enfermedades renales y niveles bajos de potasio en la sangre.

9. Té de orégano

El té de orégano tiene propiedades que aumentan la producción de secreciones pulmonares, ayudando en la tos seca, resfriado común y algunas enfermedades, como bronquitis, sinusitis y laringitis, ya que también tiene propiedades antibacterianas. Conozca más beneficios del orégano para la salud.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de sopa de orégano fresco o seco;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Colocar el orégano en la taza de agua hirviendo y dejar reposar durante 5 a 10 minutos. Después colar y beber tibio entre 2 a 3 tazas por día.

Cuidados: esta hierba está contraindicada en personas susceptibles a desarrollar alergias a cualquiera de las plantas de la familia de las lamiáceas, entre las cuales se encuentra el orégano. 

10. Té de eneldo

El té de eneldo tiene propiedades antiespasmódicas y expectorantes, y es por eso, que también puede ser usado en el tratamiento de la tos seca y productiva o síntomas asociados al asma.

Ingredientes:

  • 1 cuchara de hojas y semillas de eneldo;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Colocar 1 cuchara de hojas y semillas de eneldo en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar durante 15 minutos, colar y tomar a seguir.

Cuidados: el eneldo puede causar reacciones alérgicas en personas con alergias a las plantas de la familia de las zanahorias, como la asafétida, alcaravea, apio, cilantro e hinojo. El eneldo puede reducir el azúcar en la sangre, siendo utilizado con precaución en personas con diabetes o que consumen medicamentos que bajan la glucemia.

11. Té de granada

El té de granada es rico en polifenoles, flavonoides, alcaloides y triterpenos, que son sustancias con acción antioxidante y antiinflamatoria, que ayudan a combatir el dolor de garganta y aliviar el dolor, las molestias y la tos.

Ingredientes

  • 10 gramos de cáscara de granada;
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Agregar las cáscaras de granada a una olla con agua. Cuando empiece a hervir, dejarlo durante 5 minutos más y luego retirarlo del fuego. Tapar y deja reposar el té durante otros 5 minutos. Esperar a que esté tibio y beber 2 a 3 veces al día.

El té de granada no debe ser utilizado por niños menores de 2 años, mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como por personas que sufran de gastritis o úlceras estomacales, ya que puede causar irritación en el estómago. 

12. Té de limón y miel

El té de limón y miel ayuda a combatir la tos, pues afloja las flemas, despeja las vías respiratorias de sustancias irritantes y calma la garganta.

Además, el limón tiene propiedades antiinflamatorias y fortalece del sistema inmunológico y la miel tiene acción antimicrobiana y ayuda a hidratar la garganta, lo que te permite aliviar la tos provocada por la gripe, el resfriado y el dolor de garganta, por ejemplo.

Ingredientes

  • Jugo de ½ limón;
  • 1 cucharadita de miel;
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Hervir el agua, apagar el fuego y luego agregar el jugo de medio limón y una cucharadita de miel, mezclando bien. Esperar a que esté tibio y beber a continuación.

El té de limón y miel no debe ser tomado por personas alérgicas al limón, la miel, el polen o al propóleo. Además, debido a que contiene miel, este té no debe ser tomado por niños con menos de 2 años de edad.

13. Té de albahaca

El té de albahaca tiene un efecto broncodilatador y relajante de los músculos bronquiales, lo que puede ayudar a combatir problemas respiratorios y mejorar la tos provocada por gripes, resfriados, asma, bronquitis o infecciones respiratorias.

Ingredientes

  • 10 hojas frescas o secas de albahacas;
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Colocar a hervir el agua, una vez que alcance la ebullición, retirar del fuego y agregar las hojas de albahaca. Tapar y dejar reposar durante 5 a 10 minutos, colar y beber tibio 1 taza hasta 3 veces al día.

El té de albahaca no debe ser consumido por mujeres embarazadas o en período de lactancia, ya que puede afectar el desarrollo del bebé.

Este té también debe ser usado con precaución por personas que usan medicamentos para la diabetes o la presión arterial alta, así como en aquellas que toman anticoagulantes, debiendo ser tomado solo bajo orientación médica.

Vea cómo preparar varias recetas para tratar la tos en el vídeo a continuación:

youtube image - Remedios Caseros para la Tos