Tomillo: para qué sirve, propiedades y cómo se utiliza

Actualizado en septiembre 2023
Evidencia científica

El tomillo es una planta aromática que además de usarse en la cocina para dar sabor y aroma, también tiene propiedades medicinales, antiinflamatorias, antioxidantes y expectorantes, siendo muy utilizada para tratar problemas de salud, como bronquitis, tos o hasta mismo ayudar en el tratamiento del Alzheimer.  

Las partes normalmente utilizadas del tomillo son sus hojas y flores frescas o deshidratadas, de donde son extraídas sus sustancias activas y los aceites esenciales.

El nombre científico del tomillo es Thymus vulgaris, se puede comprar en tiendas de productos naturales, farmacias y supermercados en su forma natural o en formatos de uso medicinal, como tés, tinturas o aceite esencial. Sin embargo, el uso medicinal debe ser siempre realizado bajo orientación del médico u otro profesional de salud que tenga experiencia en el uso de plantas medicinales. 

Imagem ilustrativa número 4

Para qué sirve y beneficios

El tomillo aporta diversos beneficios para la salud, sirviendo para:

1. Combatir la tos

El tomillo es rico en sustancias con acción antiinflamatorias, expectorantes y antitusígenas, como el carvacrol y el γ-terpineno, que ayudan a eliminar el acceso de catarro de las vías aéreas y combatir la tos causada por resfriados, bronquitis, asma, inflamación de la faringe o coqueluche.

2. Controlar la presión arterial

Los terpenóides presentes en la composición del tomillo, como el timol y el α-terpineol, tienen acción antihipertensiva que actúan reduciendo la presión arterial, siendo muy útil para ayudar a controlar la presión alta.

Además de eso, el tomillo, cuando es utilizado en la forma seca o deshidratada, posee grandes cantidades de minerales, como el calcio y el potasio, que ayudan a aumentar el relajamiento de los vasos sanguíneos, permitiendo que la sangre circule con mayor facilidad, disminuyendo la presión arterial. Conozca más alimentos que ayudan a bajar la presión arterial.

3. Prevenir enfermedades cardiovasculares

Los terpenoides presentes en el tomillo poseen potente acción antioxidante, reduciendo los daños de los radicales libres en las células, manteniendo los vasos sanguíneos saludables, ayudando a disminuir los niveles de colesterol malo y aumentando el colesterol bueno. Por eso, el tomillo puede ayudar a prevenir el aparecimiento de enfermedades cardiovasculares, como infarto o derrame cerebral.

4. Combatir el acné

El timol presente en el tomillo, especialmente el aceite esencial, posee acción antiséptica, desinfectante y antimicrobiana, lo que ayuda a combatir el acné u otros problemas de la piel, como dermatitis, por ejemplo. 

5. Mantener la salud de los dientes y las encías 

El aceite esencial de tomillo es rico en timol con acción antibacteriana, que actúa inhibiendo el crecimiento de bacterias en la boca, como Streptococcus mutansStaphylococcus aureusEscherichia coli y Candida albicans, que puede causar caries y gingivitis.

6. Combatir las infecciones causadas por hongos

El timol y el limoneno, presentes en la composición del aceite esencial de tomillo, poseen una fuerte acción antifúngica que ayudan a eliminar los hongos, como la Candida Albicans, que puede causar infecciones en la piel y uñas.

Además de eso, el tomillo puede ayudar a combatir la infección causada por el hongo Cryptococcus neoformans, presente en el suelo o en las heces de las palomas, y que puede ser transmitido a los humanos a través de la inhalación, causando criptococosis, una enfermedad que afecta los pulmones y el sistema nervioso, pudiendo originar neumonía o meningitis. 

7. Combatir la ansiedad y el estrés 

Algunos estudios muestran [1,2] que las sustancias presentes en el tomillo, como el kaempferol, carvacrol y linalool, ayudan a combatir la ansiedad y el estrés, aumentando la actividad de los neurotransmisores en el cerebro, como el CABA, que contribuye en la sensación de relajamiento en el cuerpo, bienestar y tranquilidad, disminuyendo los síntomas de ansiedad como agitación y nerviosismo.

8. Ayudar en el tratamiento del Alzheimer

Según algunos estudios, [3,4] las sustancias presentes en el tomillo, pueden inhibir la colinesterasa, una enzima responsable de degradar acetilcolina, que es un neurotransmisor cerebral importante para la memoria. Las personas con Alzheimer normalmente tienen una disminución de la acetilcolina, lo que lleva a la pérdida de la memoria y disminución de la capacidad de aprendizaje.

Además de eso, el timol tiene acción antioxidante, antiinflamatoria y neuroprotectora, reduciendo la inflamación y los daños causados por los radicales libres en el sistema nervioso, lo que puede ayudar en el tratamiento del Alzheimer. Sin embargo, todavía son necesarios más estudios en personas que puedan comprobar estos beneficios. 

9. Ayudar a combatir el cáncer

Algunos estudios realizados en células cancerígenas mostraron que el tomillo ayuda a combatir el cáncer de mama, intestino, cuello de útero, hígado y pulmón, ya que es rico en timol y carvacrol, sustancias con acción antiproliferativa, lo que significa que redicen el crecimiento de las células tumorales [5]. Sin embargo, son necesarios más estudios en personas, para que se puedan comprobar estos beneficios.

Propiedades del tomillo

El tomillo posee propiedades antitusígenas, antioxidantes, antiinflamatorias, antifúngicas, antibacterianas, neuroprotectoras, anticancerígenas, antihipertensivas y hipolipémicas. Estas propiedades se deben a que el tomillo posee diversos compuestos bioactivos como el timol, carvacrol,  kaempferol, linalool y diversos terpenoides.

Cómo usar el tomillo

El tomillo en su forma natural puede ser usado en la culinaria como condimento para preparar carnes, pescados, legumbres o sopas, por ejemplo.

Para el uso medicinal, las partes utilizadas del tomillo son sus flores u hojas secas donde son extraídas sus sustancias activas y el aceite esencial.

Las principales formas medicinales de usar el tomillo son:

1. Té de tomillo

Para preparar el té de tomillo se deben colocar 2 cucharadas de hojas picadas en una taza de agua hirviendo y dejar reposar por 10 minutos, colar y beber hasta 3 veces al día. Si se desea, se puede endulzar con miel, que también ayuda a hidratar la garganta, aliviando en los casos de tos.

2. Jarabe de tomillo

Agregar 1 rama de tomillo seco en 3 tazas de agua hirviendo en fuego bajo hasta que el agua se evapore, disminuyendo un tercio de la cantidad inicial. Apagar el fuego y dejar reposar cerca de 3 minutos. Luego, cuando estuviera tibio, retirar la rama de tomillo y adicionar media taza de miel. Tomar una cucharada de jarabe de tomillo cada vez que sea necesario. Guardar el jarabe en un frasco de vidrio limpio y seco en la heladera, hasta 2 meses;

3. Baño de inmersión con tomillo

Agregar 140 g de hojas de tomillo seco en 1 litro de agua y hervir. Apagar el fuego y dejar reposar por 1 hora. Colar y adicionar en el agua de baño. Este baño puede ser realizado 1 vez por semana por 10 a 20 minutos, siendo recomendado acostarse en la cama durante al menos 1 hora después del baño;

4. Inhalación del aceite esencial de tomillo

Agregar 3 a 4 gotas de aceite esencial de tomillo en 1 litro de agua hirviendo. Luego, se debe cubrir la cabeza con una toalla abierta, de modo que cubra también el recipiente que contiene la solución del aceite esencial de tomillo. Inclinar la cabeza sobre el recipiente y aspirar el vapor por 10 minutos. Esta toalla ayuda a mantener el vapor de la solución por más tiempo.

El aceite esencial de tomillo no debe ser ingerido, sin embargo, puede ser utilizado sobre la piel o sobre las uñas, mezclando 1 a 3 gotas de aceite esencial de tomillo con 1 cuchara de té de aceite de coco u otro aceite vegetal. 

Contraindicaciones 

Cuando es utilizado con fines medicinales, el tomillo no debe ser usado por mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como en niños con menos de 12 años de edad o en personas con antecedentes de enfermedades dependientes de estrógeno, como cáncer de mama u ovario o endometriosis, por ejemplo.

El tomillo no debe ser utilizado con fines medicinales por personas con dificultad para respirar, heridas abiertas, infecciones de la piel, fiebre o infecciones graves y se debe tener precaución en los casos donde la persona sufre de presión arterial alta, problemas de circulación e insuficiencia cardíaca.

Las personas con gastritis, úlceras, colitis, síndrome del intestino irritable o con enfermedades hepáticas solo deben utilizar tomillo bajo supervisión médica.

Recetas saludables con tomillo

Algunas recetas saludables y fáciles de preparar para aprovechar las propiedades del tomillo son:

1. Receta de Pollo al horno con tomillo

Imagem ilustrativa número 6

Ingredientes

  • 1 limón;
  • 1 pollo entero;
  • 1 cebolla grande cortada en cuatro partes;
  • 1 cebolla morada picada groseramente;
  • 4 dientes de ajo;
  • 2 cucharadas de aceite de oliva;
  • Sal y pimienta al gusto;
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida;
  • 4 ramos de tomillo fresco.

Modo de preparación

Engrasar una bandeja con un poco de aceite de oliva o mantequilla y colocar el pollo. Hacer varios agujeros en el limón con un tenedor y colocar dentro del pollo. Agregar las cebollas y el ajo alrededor del pollo, regar con aceite de oliva y sazonar con sal y pimienta. Untar con mantequilla el pollo y cubrir con las ramas de tomillo.

Llevar al horno precalentado a 190 °C durante 20 minutos. Aumentar la temperatura para 200º C y hornear por 30 minutos más o hasta que la piel del pollo esté dorada y su carne cocida.

2. Salmón con tomillo y ajo

Imagem ilustrativa número 7

Ingredientes:

  • 500 g de filete de salmón;
  • 3 cucharas de sopa de aceite de oliva extra virgen;
  • 2 dientes de ajo picados;
  • 2 ramas de tomillo fresco;
  • 1 cuchara de sopa de jugo de limón;
  • Sal a gusto.

Modo de preparación:

En una bandeja, aderezar el salmón con el ajo, aceite, jugo de limón y sal, dejando marinar cerca de 30 minutos. Cubrir la bandeja con un papel de aluminio y asar cerca de 15 a 20 minutos. Servir enseguida.