17 molestias del embarazo (y cuándo acudir al médico)

Actualizado en diciembre 2023

Las molestias del embarazo, como náuseas matutinas, acidez, dolor de cabeza, hemorroides, dolor de espalda, falta de aire, estreñimiento o hinchazón en los pies, son muy comunes en la gestación, pudiendo surgir debido a los cambios hormonales normales del embarazo y al aumento de peso del útero.

Estas molestias pueden ser aliviadas con medidas simples, como comer en intervalos cortos, evitar acostarse después de una comida, mantener el cuerpo hidratado y hacer ejercicios recomendados por el médico.

Las molestias del embarazo deben siempre ser comunicadas al obstetra durante las consultas prenatales. Sin embargo, si están acompañadas de otros síntomas, como dolor en el pecho, respiración acelerada o adormecimiento, por ejemplo, se debe acudir al centro de urgencias más cercano inmediatamente.

Imagem ilustrativa número 1

17 principales molestias del embarazo

Las principales molestias del embarazo incluyen:

1. Náuseas matutinas

Las náuseas matutinas son comunes al inicio del embarazo, pudiendo iniciar entre la 2.ª y la 4.ª semana, y son causadas por las alteraciones hormonales normales de la gestación, que aumentan la acidez del estómago, y tienden a desaparecer alrededor del 3.er o 4.° mes de gestación.

Para aliviar las náuseas matutinas, se puede comer en intervalos cortos cada 2 o 3 horas y en pequeñas cantidades o usar remedios naturales como té de jengibre, que pueden ayudar a aliviar las molestias. Vea las opciones naturales para aliviar las náuseas matutinas.  

2. Insomnio

El insomnio puede surgir debido a los cambios hormonales en el cuerpo de la mujer, siendo más común al final de la gestación debido al tamaño de la barriga, lo que puede dificultar encontrar una posición cómoda para dormir, causando cansancio y somnolencia durante el día.

Para aliviar estas molestias, se puede dormir con una almohada entre las piernas y acostada de lado o en una posición que sea cómoda, para ayudar a reducir las molestias que entorpecen el sueño. Conozca cómo aliviar el insomnio del embarazo.  

3. Aumento del apetito

El aumento del apetito en el embarazo y el deseo por alimentos específicos puede surgir en cualquier trimestre de la gestación. 

Esto ocurre debido a que los síntomas de náuseas matutinas, acidez y sensación de ardor en el estómago disminuyen su intensidad o debido a carencias nutricionales de la gestante.

4. Mareos

Los mareos son un síntoma común al inicio del embarazo debido a las alteraciones hormonales normales y al aumento del flujo de sangre en el cuerpo de la mujer, lo que puede causar presión baja.

Sin embargo, los mareos en el embarazo también pueden surgir debido a deshidratación, hipoglucemia o anemia, por ejemplo.

5. Dolor de cabeza

El dolor de cabeza en el embarazo es un síntoma común durante el 1.er trimestre de la gestación, siendo causado por cambios hormonales normales del embarazo, cansancio, congestión nasal o hambre, pudiendo ser aliviado con reposo, hidratación o alimentación ligera.

Por otra parte, en el 2.° y el 3.er trimestre, el dolor de cabeza puede ser causado por presión alta, diabetes gestacional o incluso ganancia excesiva de peso. Conozca las principales causas de dolor de cabeza en el embarazo.  

Cuando el dolor de cabeza surge en el 2.° o en el 3.er trimestre, inicia de forma repentina y está acompañado de otros síntomas como dolor de estómago, náuseas o visión borrosa, se debe acudir inmediatamente al hospital, pues puede ser indicativo de preeclampsia o eclampsia. Conozca cómo identificar los síntomas de eclampsia y de preeclampsia.  

6. Aumento de la sensibilidad en los senos

El dolor y el aumento de la sensibilidad en los senos pueden comenzar a ser sentidos por la mujer embarazada a partir del 1.er trimestre de la gestación debido a alteraciones hormonales que hacen que los senos de la gestante aumenten de tamaño y se tornen más sensible y firmes, pudiendo causar dolor o molestias.

Para aliviar estas molestias, se recomienda utilizar un sostén para aliviar la sensibilidad, el dolor o la sensación de peso en los senos. Este sostén también puede ser utilizado por la noche para dar soporte a las mamas y aliviar las molestias.

7. Estreñimiento

El estreñimiento en el embarazo puede surgir debido a los cambios hormonales y a la presión del útero, que hacen que la digestión se torne más lenta, pudiendo durar hasta el final de la gestación.

El estreñimiento en el embarazo puede ser aliviado bebiendo alrededor de 2 litros de agua al día, haciendo ejercicio físico regular, como caminatas o hidrogimnasia, y aumentando el consumo de alimentos ricos en fibras, en forma de granos enteros, frutas y vegetales frescos. 

8. Exceso de gases

El exceso de gases en el embarazo también está relacionado con los cambios hormonales, los cuales tornan más lento el tránsito intestinal, facilitando la producción de gases, lo que puede durar hasta el final de la gestación.

Para aliviar esta molestia, se recomienda evitar alimentos que estimulen la producción de gases, como frijoles, repollo, brócoli o coliflor, por ejemplo, además de mantener el cuerpo hidratado y consumir alimentos ricos en fibras, como frutas frescas y pan integral o cereales. Conozca otros consejos sobre cómo aliviar el exceso de gases en el embarazo.

9. Hemorroides

Las hemorroides en el embarazo pueden surgir debido a la dilatación de los vasos sanguíneos en la región anal, por la compresión de esos vasos por el peso del útero y también por los cambios hormonales del embarazo, los cuales pueden hacer que el intestino trabaje más lento, causando estreñimiento que hace que se requiera de un esfuerzo mayor para defecar y la dilatación de los vasos sanguíneos.

Las hemorroides en el embarazo pueden ser aliviadas haciendo baños de asiento con agua tibia y evitando permanecer sentada o de pie por mucho tiempo.

Asimismo, también es importante aumentar la ingesta de agua y evitar ejercer fuerza excesiva a la hora de evacuar, por ejemplo. Vea otras formas de aliviar las hemorroides al final del embarazo

10. Ganas frecuentes de orinar

Durante el embarazo, la mujer puede sentir la necesidad de orinar más veces durante el día o requerir levantarse durante la noche para ir al baño, y esto ocurre debido al mayor flujo de sangre a la región pélvica, causado por la hormona beta-HCG.

Asimismo, el crecimiento del útero puede presionar la vejiga, por lo que los riñones se vuelven más eficientes para librarse de las toxinas del cuerpo, aumentando el volumen de la orina y causando ganas frecuentes de orinar.

En este caso, es importante no reducir la cantidad de líquidos ingeridos, pues mantener el cuerpo hidratado es fundamental para el desarrollo saludable del bebé.

Además, es importante no aguantar las ganas de orinar e intentar vaciar totalmente la vejiga, pues dejar orina retenida en la vejiga puede aumentar el riesgo de infección urinaria. Conozca cómo identificar los síntomas de infección urinaria en el embarazo.  

11. Acidez

La acidez es un síntoma común en cualquier trimestre del embarazo, y ocurre debido a las alteraciones hormonales normales que ocasionan una mayor producción de ácido por el estómago y aumentan la relajación de los músculos del estómago y el esófago, y también por la compresión que ejerce el útero en el estómago.

Para aliviar estas molestias, es importante no acostarse justo después de comer, comer en pequeñas cantidades y en intervalos menores de 2 a 3 horas y colocar la cabecera de la cama más alta. Vea otras formas de aliviar la acidez en el embarazo.  

12. Dolor de espalda

El dolor de espalda puede surgir al inicio del embarazo; no obstante, este es más común al final de la gestación. 

Esto ocurre debido al crecimiento del útero, lo que causa una alteración en la forma del cuerpo y en el centro de gravedad, haciendo que la parte inferior de la espalda sea empujada hacia adelante, mientras que al abdomen es proyectado hacia afuera. Conozca otras causas de dolor de espalda en el embarazo y cómo aliviarlo.

13. Cólicos

Los cólicos en el embarazo son normales, principalmente al inicio de la gestación debido a la implantación del embrión y la adaptación del cuerpo de la mujer al crecimiento del bebé, pudiendo ser aliviados con reposo y relajación.

Sin embargo, también pueden surgir en el 2.° o el 3.er trimestre del embarazo debido a las contracciones de práctica, conocidas como contracciones de Braxton-Hicks, y en este caso se recomienda mover el cuerpo o hacer ejercicios recomendados por el médico. Vea otras causas de cólicos en el embarazo.

No obstante, si los cólicos ocurren luego de las 37 semanas de gestación, poseen intensidad progresiva, se vuelven más constantes a lo largo del tiempo y no mejoran cuando se cambia de posición, pueden ser indicativos de trabajo de parto. Conozca cómo identificar los síntomas del trabajo de parto.  

14. Falta de aire

La falta de aire es más común en el 3.er trimestre de embarazo y ocurre debido al aumento del tamaño del útero, lo cual puede causar compresión en los pulmones, los cuales no logran expandirse como antes de la gestación, dificultando la respiración. Vea otras causas de falta de aire en el embarazo.

Para aliviar estas molestias, la mujer debe sentarse, colocar las piernas hacia arriba y relajarse, respirando profundamente. Asimismo, se debe evitar hacer esfuerzos excesivos y situaciones de estrés y debe realizar ejercicios de meditación y respiración, pues estos pueden ayudar a reducir esta molestia.

Sin embargo, si surge falta de aire intensa, dificultad para respirar, respiración rápida o jadeos, dolor en el pecho, labios o dedos azulados o adormecimiento de las manos o los pies, se debe buscar ayuda médica lo antes posible o acudir al centro de emergencias más cercano.

15. Dolor pélvico

El dolor pélvico en el embarazo ocurre porque el ligamento redondo, responsable por la fijación del útero en los músculos abdominales, se distiende para soportar el peso del bebé y el tamaño del útero en crecimiento. Conozca otras causas de dolor pélvico en el embarazo.  

Para aliviar estas molestias, se recomienda hacer estiramientos que trabajen la cadera y la pelvis. Estos ejercicios incluyen varias posiciones de yoga, que además de aliviar los dolores, proporcionan relajación.

16. Calambres

Los calambres en el embarazo pueden surgir debido a los cambios hormonales normales de la gestación y a la reducción de la circulación sanguínea en las piernas debido a la compresión de los vasos y de las arterias de la pelvis por el peso del útero.

Sin embargo, también pueden surgir debido al aumento de peso, problemas de circulación, deshidratación o por deficiencias nutricionales. Vea otras causas de calambres en el embarazo.

Al sentir calambres, se debe hacer un masaje o estirar suavemente la pantorrilla, haciendo movimientos con los pies, tirando del talón hacia abajo y de los dedos del pie hacia arriba, o aplicar compresas calientes en la región con calambres, como pies, tobillos o piernas. 

17. Hinchazón en los pies

La hinchazón en los pies surge principalmente al final del embarazo debido al mayor volumen de sangre circulando en el organismo, lo que aumenta la retención de líquidos.

Asimismo, también ocurre debido al peso del útero, el cual puede comprimir las venas y arterias de la región pélvica, dificultando la circulación y el retorno de la sangre de los pies y piernas hacia el corazón.

Para aliviar la hinchazón, al sentarse o al acostarse se deben colocar los pies a una altura mayor que el cuerpo, con la ayuda de un banco o almohadas. Además, no se deben usar zapatos apretados ni estar mucho tiempo de pie y se debe practicar ejercicio regularmente, como caminata o natación, según las indicaciones del médico. Vea otras formas de acabar con la hinchazón de los pies en el embarazo.

Cuándo acudir al médico

Es importante consultar al obstetra si las molestias en el embarazo están acompañadas de otros síntomas, tales como:

  • Dolor de cabeza intenso o que surge de forma repentina;
  • Dolor de estómago o abdominal;
  • Visión borrosa;
  • Hinchazón y ganancia de peso rápida;
  • Náuseas o vómitos;
  • Pérdida del apetito o pérdida de peso;
  • Fiebre;
  • Sangrado vaginal;
  • Reducción de la cantidad de orina y de las ganas de orinar;
  • Desmayos;
  • Convulsiones.

Estos síntomas deben ser evaluados por el médico, pues pueden indicar problemas de salud que requieren de tratamiento inmediato, con el objetivo de evitar complicaciones para la mujer y el bebé.