Vómito: qué es, síntomas, causas y tratamiento

El vómito es la expulsión forzada del contenido del estómago a través de la boca, que puede ocurrir de manera involuntaria como una forma del cuerpo de deshacerse de sustancias o agentes irritantes para el estómago o el intestino, como sucede en casos de gastroenteritis o intoxicación alimentaria, pero también puede ocurrir de manera voluntaria, como en la bulimia.

El vómito, también conocido como emesis, puede aparecer en el primer trimestre del embarazo, o también ser causado por apendicitis, cálculos renales o úlceras estomacales, por ejemplo, y suele estar asociado a otros síntomas como dolor abdominal, fiebre, aumento de la frecuencia urinaria o presencia de sangre en el vómito.

Es importante consultar a un gastroenterólogo o médico general cuando los vómitos duren más de 1 día o estén acompañados de otros síntomas, para que se diagnostique y se inicie el tratamiento más adecuado y así evitar complicaciones, como la deshidratación, por ejemplo.

Imagem ilustrativa número 1

Síntomas de vómito

Los principales síntomas del vómito son:

  • Expulsión del contenido del estómago por la boca;
  • Náuseas;
  • Sabor amargo en la boca o aumento de la salivación;
  • Sudor frío o palidez;
  • Dolor de cabeza o en la espalda;
  • Diarrea o dolor abdominal;
  • Aumento de la frecuencia urinaria o dificultad para orinar;
  • Pérdida de apetito.

Además, en algunos casos puede haber malestar general, mayor sensibilidad a la luz o a los sonidos, mareos, vértigos, somnolencia o confusión mental, por ejemplo.

Es importante que, en presencia de estos síntomas, se consulte a un gastroenterólogo o a un médico general para identificar la causa del vómito y comenzar el tratamiento más adecuado.

Además, se debe buscar atención médica inmediata o acudir al servicio de urgencias más cercano si se vomita en grandes cantidades, o si los vómitos van acompañados de síntomas como dolor de cabeza intenso, rigidez en el cuello, dolor abdominal intenso, presencia de sangre en el vómito, dolor en el pecho o entumecimiento en alguna parte del cuerpo.

Cómo confirmar el diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico, el gastroenterólogo o el médico general evaluarán el historial médico, el inicio y la frecuencia de los vómitos, y los síntomas asociados.

Además, el médico debe realizar un examen físico para evaluar si hay signos de deshidratación, como piel seca, boca seca, ojeras o fiebre, por ejemplo. Descubre cómo identificar los síntomas de deshidratación.

El médico también puede solicitar análisis de sangre o de orina para evaluar la presencia de infecciones, o realizar una prueba de embarazo.

Principales causas

Las principales causas de los vómitos son:

  • Gastroenteritis, intoxicación alimentaria o indigestión;
  • Úlcera gástrica, reflujo gastroesofágico, gastritis, enfermedad de Crohn o gastroparesia;
  • Cálculos biliares, pancreatitis, colecistitis o cálculos renales;
  • Migraña, laberintitis, mareo por movimiento o síndrome de vómitos cíclicos;
  • Apendicitis u obstrucción gastrointestinal;
  • ACV, meningitis, encefalitis o tumor cerebral;
  • Cetoacidosis diabética.

Además, el dolor intenso, las alergias alimentarias, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, la quimioterapia, la radioterapia, la anestesia general, la parosmia o un infarto también pueden causar vómitos.

Lea también: 12 principales síntomas de infarto tuasaude.com/es/sintomas-de-infarto

El vómito puede ser causado por el embarazo y puede ocurrir varias veces al día, conocido como hiperémesis gravídica.

Otra causa de los vómitos es la bulimia, un trastorno alimentario en el que la persona presenta un impulso alimentario seguido de un comportamiento compensatorio, como inducir el vómito después de comer o incluso usar laxantes en exceso. Descubre cómo identificar los síntomas de la bulimia.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento del vómito debe ser realizado bajo la supervisión de un gastroenterólogo o un médico general, según la gravedad y la causa del vómito.

Si el vómito ha sido causado por enfermedades gastrointestinales, neurológicas o cardíacas, el médico debe indicar un tratamiento específico para la enfermedad.

Medicamentos para el vómito

Generalmente, el médico puede recetar medicamentos antieméticos, como ondansetrón, metoclopramida, domperidona o difenhidramina, por ejemplo, para aliviar los episodios de vómito. Consulte los principales medicamentos para el vómito.

En casos de deshidratación, el médico puede recomendar aumentar la ingesta de líquidos, como agua o tés, además de suero casero, soluciones de rehidratación oral o, en casos más graves, suero fisiológico por vía intravenosa en un entorno hospitalario.

Mira el video con la nutricionista Tatiana Zanin sobre cómo preparar adecuadamente suero casero:

Cuidados durante el tratamiento

Algunos cuidados durante el tratamiento del vómito pueden ayudar a acelerar la recuperación e incluyen:

  • Mantener el cuerpo hidratado, bebiendo al menos 2 litros de agua por día;
  • Evitar consumir café, refrescos, bebidas azucaradas o alcohólicas;
  • Consumir alimentos ligeros, como sopa de verduras, arroz blanco, gelatina o galletas tipo cream cracker;
  • Evitar alimentos grasos o dulces;
  • Comer en pequeñas cantidades y en intervalos más cortos;
  • Evitar alimentos demasiado calientes, ya que el vapor de la comida puede causar náuseas y vómitos;
  • Evitar alimentos picantes o muy condimentados;
  • Consumir bebidas frías;
  • Descansar.

Además, es importante evitar olores fuertes que puedan desencadenar los vómitos, como perfumes, productos de limpieza o humo de cigarrillo, por ejemplo. Consulta también algunos consejos sobre cómo dejar de vomitar.

Lea también: Cómo quitar el vómito: 14 consejos efectivos tuasaude.com/es/como-quitar-el-vomito

Cuándo acudir al médico

Es importante consultar a un médico siempre que el vómito dure más de 1 día o vaya acompañado de otros síntomas.

En el caso de los niños, se debe buscar atención médica inmediata si el vómito va acompañado de síntomas como:

  • Diarrea;
  • Signos de deshidratación;
  • Fiebre superior a 37,8 ºC;
  • Ausencia de orina durante más de 6 horas;
  • Falta de apetito y sed;
  • Somnolencia y cansancio;
  • Dolor o dificultad para mover el cuello;
  • Confusión mental.

Además, los adultos también deben buscar atención médica inmediata en caso de síntomas de un accidente cerebrovascular, infarto, cetoacidosis diabética, apendicitis u obstrucción intestinal, ya que son situaciones graves que pueden poner en peligro la vida.