Gastroenteritis: tipos, síntomas y cómo tratar (con test online)

Actualizado en abril 2024

La gastroenteritis es una afección relativamente común que ocurre cuando el estómago y el intestino se inflaman debido a una infección por virus, parásitos o bacterias, ocasionando síntomas como dolor de estómago, náuseas y diarrea. 

La mayoría de las veces, la gastroenteritis ocurre al comer alimentos en mal estado o contaminados, pero también puede surgir después de un contacto cercano con otra persona con gastroenteritis o al llevarse las manos a la boca después de tocar una superficie contaminada.

Una de las precauciones más importantes durante la gastroenteritis es beber abundante líquido, ya que puede haber vómitos y diarrea severa, pudiendo causar que la persona se deshidrate. Además, también se debe consumir una alimentación de fácil digestión, para permitir que el sistema gastrointestinal repose y se recupere.

Imagem ilustrativa número 1

Tipos de gastroenteritis

Según la clase de microorganismo causante de la infección, la gastroenteritis puede dividirse en diferentes tipos:

1. Gastroenteritis viral

La gastroenteritis viral es la inflamación de las paredes del estómago y/o del intestino causada por diversos tipos de virus, siendo los más comunes son el rotavirus, calicivirus, adenovirus y astrovirus. Es una enfermedad extremadamente común y contagiosa, cuyos síntomas suelen aparecer entre 24 a 72 horas después de la exposición al virus y, por lo general, suelen durar entre 3 a 5 días, pudiendo persistir hasta 10 días. 

La gastroenteritis viral suele contagiarse a través del contacto con objetos o superficies contaminados; compartiendo comidas, bebidas o utensilios de cocina con personas portadoras del virus; ingiriendo alimentos contaminados con el virus y a través del aire.

2. Gastroenteritis bacteriana

La gastroenteritis bacteriana es la inflamación de las paredes del estómago y/o del intestino causada por diversos tipos de bacterias, como por ejemplo Escherichia Coli, Campylobacyer, Salmonella, Staphylococcus, Shigella, entre otros.

 Este tipo de gastroenteritis es causada por la ingesta de comida o agua contaminada con la bacteria o con las sustancias tóxicas que esta produce, también puede ocurrir por falta de higiene, como no lavarse las manos después de ir al baño o por el contacto con animales, por ejemplo, pudiendo ser transmitida de una persona a otra a través del contacto con objetos o superficies contaminadas.

Lea también: Gastroenteritis bacteriana: qué es, síntomas, causas y tratamiento tuasaude.com/es/gastroenteritis-bacteriana

3. Gastroenteritis parasitarias

Parásitos como Giardia Lamblia, Entamoeba histolytica o Cryptosporidium son agentes causales de una gastroenteritis parasitaria, siendo menos frecuentes que las virales y bacterianas. Estos parásitos producen alteraciones a nivel intestinal, transmitiéndose principalmente a través de la forma oral-fecal a través de la ingesta de alimentos o agua contaminados con heces o por contacto sexual-anal.  

4. Gastroenteritis no infecciosas

Las gastroenteritis no infecciosas suelen ser agudas, siendo la causa más común el uso de medicamentos, como los AINES utilizados para tratar el dolor, la inflamación y la fiebre, los cuales pueden causar inflamación del tracto gastrointestinal como efecto secundario por su uso prolongado, además de enfermedades como la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca que pueden causar inflamación de la mucosa a nivel intestinal.

Esta enfermedad también puede surgir por la ingesta de toxinas, principalmente proveniente de los alimentos como el botulismo o la intoxicación por ciguatera. Es importante recalcar que estos tipos de gastroenteritis no son contagiosas. 

Principales síntomas

 Los principales signos y síntomas indicativos de gastroenteritis son:

  • Diarrea severa y repentina;
  • Malestar general;
  • Dolor abdominal;
  • Náuseas y vómitos;
  • Fiebre baja y dolor de cabeza;
  • Pérdida de apetito.

La mayoría de los casos de gastroenteritis por virus y parásitos mejoran al cabo de 3 o 4 días, sin necesidad de un tratamiento específico. No obstante, se debe tener la precaución de realizar una dieta de fácil digestión, beber abundantes líquidos y mantenerse de reposo.

Los casos de gastroenteritis bacteriana toman más tiempo en curarse, pudiendo ser necesario el uso de antibióticos para mejorar los síntomas y curar la enfermedad.

Test online de gastroenteritis

Si cree que pueda tener gastroenteritis, seleccione los síntomas que siente a continuación: 

  1. 1. Diarrea intensa
  2. 2. Heces con sangre
  3. 3. Dolor abdominal o cólicos frecuentes
  4. 4. Náuseas y vómitos
  5. 5. Malestar general y cansancio
  6. 6. Fiebre baja
  7. 7. Pérdida del apetito
  8. 8. ¿En las últimas 24 horas consumió algún alimento que pudiera estar dañado?
  9. 9. ¿En las últimas 24 horas comió fuera de casa?
.

El test de síntomas es solo una herramienta de ayuda, pero no sirve para confirmar un diagnóstico, ni para sustituir la consulta con el médico.

Causas de la gastroenteritis

La gastroenteritis es más frecuente en niños y personas de la tercera edad, debido principalmente a la ingesta de alimentos en mal estado o contaminados. 

Después de consumir alimentos contaminados o en mal estado, es posible que las toxinas producidas por los microorganismos provoquen irritación de la mucosa gástrica y lleguen al torrente sanguíneo, desarrollándose virus, bacterias o parásitos en el organismo, ocasionando la infección.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la gastroenteritis es realizado por el médico general o gastroenterólogo, por medio de la evaluación de los síntomas que la persona presenta, además de realizar algunos exámenes físicos, como verificar la presión arterial y escuchar el corazón, teniendo en cuenta los antecedentes de salud.

El médico podrá también solicitar algunos exámenes más específicos para confirmar el diagnóstico, como análisis de heces, orina o sangre, por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la gastroenteritis consiste en mantener reposo y reponer la pérdida de líquidos con sales de rehidratación oral, que pueden ser compradas en las farmacias, o suero casero, debiendo aumentar también la ingesta de líquidos como agua, sopas, jugos y agua de coco, por ejemplo.

La alimentación debe ser leve y de fácil digestión para proporcionar los nutrientes necesarios, sin provocar vómitos o diarrea. Es importante evitar la ingesta de alimentos ricos en grasas, café y alimentos que provocan gases para aliviar los síntomas de la gastroenteritis y mejorar la inflamación. Vea cómo debe ser la dieta para la gastroenteritis.

En los casos más graves, donde hay síntomas de deshidratación, el médico podría indicar la colocación de hidratación por vía intravenosa en el hospital, de manera que la persona sea estabilizada más rápidamente. 

El consumo de medicamentos para interrumpir los vómitos y la diarrea solo deben ser ingeridos bajo indicación del gastroenterólogo, debido a que esto puede empeorar la gastroenteritis, debido a que puede provocar irritación en el estómago o evita que el microorganismo sea eliminado a través de las heces. Además, dependiendo de la causa de la gastroenteritis, el médico podrá indicar el uso de antibióticos para eliminar la bacteria.

Asimismo, también existen algunos suplementos probióticos que ayudan a regular la flora bacteriana, ayudando a reducir la diarrea y a reponer la flora bacteriana, siendo una excelente forma de acelerar la recuperación. Conozca otros beneficios de los probióticos y cómo consumirlos

Vea cómo preparar el suero casero para evitar la deshidratación en el vídeo a continuación: 

Cómo prevenir el contagio

Para prevenir el contagio de la gastroenteritis son indicadas algunas recomendaciones:

  • Lavarse bien las manos después de ir al baño o antes de cocinar;
  • Evitar compartir cubiertos u otros objetos con personas enfermas;
  • Mantener las superficies de la casa bien limpias, principalmente en la cocina y baños;
  • Evitar comer carne y pescados crudos o vegetales y frutas sin ser previamente bien lavados;
  • Evitar bañarse en aguas contaminadas o estancadas.

Los niños principalmente tienen un alto riesgo de contraer gastroenteritis a través de la infección por un virus conocido como rotavirus, especialmente cuando comienzan a ir a la guardería. En estos casos, es recomendada la aplicación de la vacuna contra el virus durante el primer año de vida.

Vídeos relacionados