Deshidratación en niños: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en diciembre 2022

La deshidratación en bebés y niños es cuando hay poca cantidad de agua en el organismo para su correcto funcionamiento, causando síntomas como sed excesiva, disminución de la cantidad de orina, llanto sin lágrimas e irritabilidad.

La deshidratación suele ocurrir debido a episodios de diarrea, vómitos, exceso de calor o fiebre, que causan pérdida de agua por el organismo, que puede ser producido por infecciones virales o bacterianas, por ejemplo.

Los bebés y los niños se deshidratan con mayor facilidad que los adolescentes y adultos debido a que pierden relativamente más rápido los fluidos corporales. Por ello, en caso de signos y síntomas que indiquen deshidratación, se debe llevar al niño o bebé con un médico general o pediatra para que diagnostique la causa e indique el tratamiento má adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de deshidratación en los niños son:

  • Hundimiento de la fontanela, popularmente llamada mollera;
  • Hundimiento de los ojos;
  • Disminución de la frecuencia urinaria;
  • Piel, boca o lengua seca;
  • Labios agrietados;
  • Llanto sin lágrimas;
  • Pañales secos por más de 6 horas o con orina amarilla y con olor fuerte (en caso de bebés);
  • Irritabilidad o apatía.

Además, también puede haber somnolencia debido a que la pérdida de líquido produce disminución de la atención, letargia y sensación de cansancio, por lo que es importante acudir con un médico general o pediatra para recibir el tratamiento adecuado.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la deshidratación puede ser realizado en casa, lo ideal es comenzar a hidratarlo con leche materna, agua, agua de coco, sopas, alimentos ricos en agua o jugos para evitar que la condición del niño se agrave, además de esto también pueden utilizarse sales de rehidratación oral (SRO) que se compran en las farmacias como por ejemplo el Pedialyte. Lo ideal es que el niño vaya tomando pequeños sorbos a lo largo del día. Vea cuáles son los alimentos que contienen agua.

Rehidratación oral 

La cantidad de rehidratación oral dependerá de la gravedad de la deshidratación, siendo esta:

  • Deshidratación leve: 40-50 mL/kg de suero de rehidratación oral (SRO);
  • Deshidratación moderada: 60-90 mL/kg de peso en 4 horas;
  • Deshidratación grave: 100-110 mL/kg a través de vía intravenosa.

Si las causas fueran por vómitos o diarrea, el médico también podrá indicar la ingesta de algún medicamento antiemético o de medicamentos antidiarreicos y probióticos, si fuese necesario. En los casos más graves es posible que el médico indique que el niño debe ser hospitalizado para la colocación de suero intravenoso para su hidratación.

En todos los casos de deshidratación, ya sea leve o grave se debe iniciar la alimentación lo antes posible.

Rehidratación casera

Para rehidratar al niño o al bebé en casa se deben seguir los pasos a continuación:

  • Cuando haya diarrea se debe dar el suero de rehidratación oral (SRO) en la cantidad que el niño quiera, ya que si está deshidratado, el mecanismo de la sed responderá ingiriendo la cantidad de líquido necesaria. En caso que el niño tenga diarrea y todavía no se encuentre deshidratado, para evitar que esto ocurra se puede ofrecer a los niños menores de 2 años 1/4 a 1/2 taza de SRO y a los mayores de 2 años de 1/2 a 1 taza de SRO por cada evacuación.
  • Cuando exista vómito se empezará la rehidratación oral con poca cantidad: 1 cucharadita (5ml) cada 10 minutos en lactantes y en el niño más grande de 5 a 10 ml cada 2 a 5 minutos; e incrementar 2 a 3 onzas cada 15 minutos, hasta que el niño tolere bien la vía oral. La idea es dar poco volumen con mayor frecuencia.
  • Se recomienda darle al bebé o al niño líquidos adicionales como agua, agua de coco, leche materna y la fórmula infantil para satisfacer la sed.

La alimentación debe iniciarse 4 horas después de la rehidratación oral en caso de deshidratación, comenzando con alimentos de fácil digestión hasta tolerar la alimentación normal para mejorar el transito intestinal. Vea cómo debe ser la dieta en caso de vómitos y diarrea.

En el caso de los niños que ingieren lactancia materna exclusiva ésta nunca debe pararse, se debe continuar dándole con más frecuencia y en menor cantidad que lo habitual. En el caso de los niños que ingieran fórmulas infantiles se debe dar a media dilución durante las primeras 2 tomas en conjunto con las SRO y luego a dilución normal, observando siempre la tolerancia.

Vea cómo preparar el suero casero y otros consejos para tratar la deshidratación en el vídeo a continuación: 

youtube image - Cómo hacer SUERO CASERO | Tratamiento para la diarrea, vómitos y deshidratación

Cuándo acudir al médico

Se debe contactar al pediatra o se debe llevar al niño o al bebé a la emergencia hospitalaria si presenta los síntomas a continuación:

  • Letargo con dificultad para despertarse;
  • Dolor abdominal severo;
  • Vomita por más de 24 horas;
  • No orina por más de 6 horas;
  • Si al cabo de 24 horas continúa presentando síntomas de deshidratación;
  • Heces con sangre;
  • Fiebre asociada de más de 39ºC.

Estas pueden ser señales de que la deshidratación es severa, por lo que el médico podrá sugerir hospitalizar al niño o del bebé para colocarle hidratación vía intravenosa, además de medicamentos antieméticos y antidiarréicos en caso de ser necesario.