7 problemas de columna y cómo tratar

Revisión médica: Dr. Francisco Couto Valente
Ortopedista- Traumatólogo
mayo 2022

Los problemas de columna, como hernia discal, osteofitos o hiperlordosis, pueden surgir en la región cervical, lumbar o torácica, causando dolor en la zona afectada que, en algunos caos, puede irradiarse a otros regiones, como a las piernas, brazos o cuello.

Generalmente, los problemas en la columna surgen con el envejecimiento natural del cuerpo, pero también pueden ocurrir debido a una mala postura, exceso de peso, por falta de actividad física o ser consecuencia de alteraciones congénitas.

Es importante consultar al ortopedista siempre que haya sospecha de un problema en la columna, principalmente si hay dolor en la columna que no mejora y/u otros síntomas, como sensación de ardor o quemazón en las piernas o brazos, para identificar la causa e iniciar el tratamiento indicado, que puede incluir el uso de medicamentos analgésicos, fisioterapia y, en algunos caos, cirugía.

Los principales problemas de columna, son:

1. Hernia discal

La hernia de disco es un problema que puede presentarse en la región cervical, lumbar o torácica y surge cuando un disco vertebral, localizado entre las vértebras de la columna se desliza, saliendo de su posición correcta; o se rompe, causando compresión de los nervios de la zona.

Generalmente, la hernia discal produce dolor en la zona en la que se encuentra, además de sensación de quemazón, hormigueo o impresión de debilidad en los brazos o piernas. Conozca más sobre los síntomas de la hernia discal.

Cómo tratar: el tratamiento para la hernia de disco debe ser realizado por el ortopedista, el cual puede indicar fisioterapia o el uso medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, como paracetamol o ibuprofeno, para aliviar el dolor y disminuir la inflamación. En los casos más graves, el médico puede indicar cirugía.

2. Osteofitos

Los osteofitos, también conocidos como picos de loro, son una alteración que surgen en las vértebras de la columna, en que hay formación de nuevas estructuras óseas en los bordes de las vértebras, conocidas como osteofitos, que presentan la formas de gancho, semejante a un pico de loro.

Los osteofitos pueden causar síntomas como dolor intenso en la espalda u hormigueo en los brazos o piernas, y generalmente se produce debido al envejecimiento normal de la columna o por una mala postura a lo largo de los años. También puede ocurrir debido a otros problemas como hernia de disco, artrosis, escoliosis o artritis reumatoide, por ejemplo. 

Cómo tratar: el tratamiento para los osteofitos debe ser orientado por el ortopedista, el cual puede indicar el uso de analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno; e incluso corticoides para reducir el dolor y la inflamación. Además, la fisioterapia puede ser indicada para ayudar a fortalecer los músculos alrededor de las vértebras afectadas, y en algunos caos, puede ser necesaria cirugía. Conozca mejor cómo se realiza el tratamiento de los osteofitos.

3. Artrosis en la columna

La artrosis en la columna es una enfermedad conocida como osteoartrosis de la columna o espondiloartrosis, que ocurre debido a un desgaste del cartílago de las vértebras, pudiendo afectar diferentes regiones de la columna, como la cervical o la lumbar.

Este enfermedad puede causar dolor en la espalda que empeora con el movimiento, dificultad para mover la zona afectada o sensación de hormigueo o adormecimiento en las piernas, brazos o cuello.

A pesar de que es más común en las personas de la tercera edad, también puede afectar a jóvenes y ser causada por accidentes, exceso de actividad física o por cargar mucho peso, por ejemplo. 

Cómo tratar: el tratamiento de la artrosis en la columna debe ser orientado por el ortopedista y tiene como objetivo promover el alivio de los síntomas. De esta forma, puede ser indicado el uso de medicamentos analgésicos, antiinflamatorios, corticoides u opioides, por ejemplo. Además, el médico puede indicar fisioterapia y, en algunos casos, cirugía.

4. Hiperlordosis

La hiperlordosis es una curvatura más acentuada en la columna hacia adentro, que puede presentarse tanto en la región cervical como en la lumbar, pudiendo causar dolor o malestar en el cuello o en la parte baja de la espalda.

Este problema en la columna puede ser causado por una mala postura, sedentarismo, obesidad o por un debilitamiento muscular progresivo, llamado distrofia muscular. Además, la hiperlordosis también puede surgir durante el embarazo, debido a alteraciones en la curvatura de la columna y del centro de gravedad del cuerpo, haciendo que la parte inferior de la espalda sea llevada hacia enfrente, mientras que el abdomen es proyectado hacia afuera.

El diagnóstico de la hiperlordosis es realizado por el ortopedista a partir de la evaluación de la postura y de los síntomas, además de la realización de radiografías. 

Cómo tratar: el tratamiento de la hiperlordosis debe ser realizado por el ortopedista, que puede indicar la práctica de actividades, como natación o pilates para fortalecer los músculos del abdomen que dan sustento a la columna. El médico también puede recomendar sesiones de fisioterapia o reeducación postural global o RPG. Conozca otros tratamientos para la hiperlordosis.

5. Hipercifosis

La hipercifosis, también conocida como cifosis o joroba, se produce cuando la columna presenta una curvatura acentuada hacia afuera, haciendo oque el cuello, hombros y cabeza se inclinen hacia enfrente, pudiendo causar dolor en la espalda, dificultad para mantener el cuerpo recto y, en algunos casos, dificultad para respirar.

Este problema en la columna puede ser causado por una mala postura, debilidad de lo músculos a los lados de la columna y de los abdominales, o debido a accidentes o caídas.

El diagnóstico de la hipercifosis es realizado por el ortopedista por medio de la evaluación de la columna y la realización de exámenes de imagen, como radiografías. 

Cómo tratar: el tratamiento de la hipercifosis debe estar orientado por el ortopedista, que puede indicar la práctica de ejercicio, fisioterapia o el uso de un chaleco ortopédico. En los casos más graves, el médico puede indicar una cirugía para corregir la desviación de la columna. Conozca mejor cómo se realiza el tratamiento de la hipercifosis.

6. Osteoporosis

La osteoporosis es otra enfermedad que puede afectar la columna, y que puede ocurrir cuando los huesos de esta zona se encuentran más debilitados y frágiles debido a la disminución de masa ósea por una menor capacidad del cuerpo para metabolizar y absorber el calcio de la alimentación, un mineral esencial para la salud de los huesos.

Esta enfermedad es más común después de los 50 años y en mujeres, especialmente después de la menopausia, aumentando el riesgo de fracturas en la columna.

La osteoporosis es una enfermedad crónica que no presenta síntomas, siendo descubierta en exámenes de rutina, como radiografías o densitometría ósea, o en casos de fracturas óseas que se producen de manera espontánea. Vea cómo identificar la osteoporosis.

Cómo tratar: el tratamiento de la osteoporosis debe realizarse de acuerdo a la orientación del médico general u ortopedista, siendo normalmente indicado el uso de medicamentos que estimulan la producción de la masa ósea, como suplementos de calcio y vitamina D.

Además, se puede hacer una alimentación más rica en calcio y vitamina D, bajo orientación de un nutricionista para complementar el tratamiento indicado por el médico. 

7. Escoliosis 

La escoliosis es una desviación lateral de la columna en forma de C o S, que afecta a muchos jóvenes y adolescentes, produciendo síntomas que pueden observarse a lo largo del tiempo y de acuerdo a la gravedad de la desviación, como un hombro más alto que otro, un lado de la cadera más inclinado hacia arriba o dolor muscular persistente. Conozca más sobre qué es la escoliosis y cómo identificarla.

En la mayoría de los casos, esta alteración no tiene una causa conocida, sin embargo, en algunos casos puede estar relacionada con la falta de actividad física, mala postura o con el hecho de permanecer mucho tiempo sentado o acostado con la columna en una mala posición, por ejemplo. 

El diagnóstico de la escoliosis es realizado por medio de una radiografía que evidencia el grado de alteración, además de ser importantes para definir el mejor tratamiento.

Cómo tratar: dependiendo del grado de desviación en la columna el médico puede recomendar la realización de ejercicio en los casos leves, como natación, fisioterapia o el uso de un chaleco ortopédico. En los casos más graves, en hay una desviación más grande, normalmente está indicada la cirugía.

Cuándo acudir al médico

Se recomienda consultar al ortopedista, siempre que surja dolor constante en la columna para que pueda evaluarse e identificarse la causa.

Otros signos que pueden indicar una situación más seria incluyen:

  • Dolor intenso en la espalda que no mejora con el uso de analgésicos y antiinflamatorios;
  • Dificultad para moverse;
  • Dolor persistente o que empeora con el paso del tiempo;
  • Dolor en la columna que se irradia para otras zonas del cuerpo;
  • Fiebre y escalofríos;
  • Accidentes que puedan lesionar la columna;
  • Pérdida de más de 5kg en 6 meses sin motivo aparente;
  • Dificultad para controlar la orina y las heces;
  • Debilidad muscular.

Durante la consulta, además de evaluar los síntomas, el médico puede solicitar la realización de algunos exámenes, como radiografías o resonancia magnética para determinar la causa.

Es importante comunicar al médico las características del dolor, cuándo comenzó, qué esta haciendo cuando surgió, si existe algún situación en que empeora o su hay otras áreas afectadas. 

Prevención de la enfermedades de la columna

Para prevenir problemas en la columna vertebral, es importante practicar ejercicio regularmente bajo la orientación profesional para fortalecer los músculos abdominales, que son importante para sostener la columna.

Además, se debe tener una buena postura al estar sentado, acostado o al caminar, además de evitar levantar peso de forma incorrecta.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em mayo de 2022. Revisión médica por Dr. Francisco Couto Valente - Ortopedista- Traumatólogo, em septiembre de 2019.

Bibliografía

  • SÖZEN, Tümay; et al. An overview and management of osteoporosis. European Journal of Rheumatology. 4. 52-54, 2017
  • TU, K. N.; et al. Osteoporosis: A Review of Treatment Options. P&T. 43. 95-99, 2018
Abrir la bibliografía completa
  • SHAKIL, H.; et al. Scoliosis: review of types of curves, etiological theories and conservative treatment. J Back Musculoskelet Rehabil. 27. 2; 111-115, 2014
  • KOELÉ, M. C.; et al. The Clinical Relevance of Hyperkyphosis: A Narrative Review. Front Endocrinol (Lausanne). 11. 5; 2020
  • VIALLE, R.; et al. Lumbar hyperlordosis of neuromuscular origin: pathophysiology and surgical strategy for correction. Int Orthop. 31. 4; 513-23, 2007
  • ABDEL-AZIZ, M.; et al. Cervical osteophytosis and spine posture: contribution to swallow disorders and symptoms. Curr Opin Otolaryngol Head Neck Surg. 26. 6; 375-381, 2018
  • BENZAKOUR, T.; et al. Current concepts for lumbar disc herniation. Int Orthop. 43. 4; 841-851, 2019
  • DYDYK, A. M.; ET AL. IN: STATPEARLS [INTERNET]. TREASURE ISLAND (FL): STATPEARLS PUBLISHING. Disc Herniation. 2021. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK441822/>. Acceso en 06 ene 2022
  • GELLHORN, A. C.; KATZ, J. N.; SURI, P. Osteoarthritis of the spine: the facet joints. Nat Rev Rheumatol. 9. 4; 216-24, 2013
Revisión médica:
Dr. Francisco Couto Valente
Ortopedista- Traumatólogo
Traumatólogo formado en la Facultad Souza Marques en 2011, con CRM.RJ 52.92679-5. Miembro de la Sociedad Brasilera de Ortopedia y Traumatología.