Dolor en el brazo izquierdo: 16 causas y qué hacer

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
octubre 2022

Existen varias causas que pueden originar el dolor en el brazo izquierdo, que pueden indicar una distensión muscular, luxación del hombro o tendinitis, por ejemplo, las cuales generalmente no son graves siendo fáciles de tratar.

No obstante, en ciertas situaciones, el dolor en el brazo izquierdo puede estar indicando un problema grave y tratarse de una emergencia médica, como en el caso de infarto o de fractura; por esta razón, es importante prestar atención a otros síntomas que puedan surgir de forma simultánea.

Es por eso, si además de dolor en el brazo izquierdo se presentan otros síntomas, como dolor o sensación de opresión en el pecho, sudoración fría o náuseas, se debe acudir al médico o a la urgencia médica para que se diagnostique cuál es la causa y se indique el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas

Las causas más comunes que pueden originar el dolor en el brazo izquierdo son:

1. Infarto

El dolor en el brazo izquierdo puede ser una señal de infarto, también conocido como ataque cardíaco. Esto sucede porque en el infarto es común que el dolor que surge en el pecho termine irradiándose hacia el brazo izquierdo, causando una sensación de peso, además de hormigueo.

Además, el infarto se acompaña de otros síntomas característicos como la sensación de opresión en el pecho, náuseas, sudoración fría o palidez. Conozca los principales síntomas de infarto.

Qué hacer: siempre que haya sospecha de infarto es muy importante acudir lo antes posible al servicio de urgencias, especialmente en casos de antecedentes de diabetes, presión alta, obesidad y colesterol elevado.

2. Angina

Otra condición cardíaca que puede estar asociada al dolor en el brazo es la angina de pecho, sin embargo, en la angina, generalmente el dolor que surge en el pecho es menos intensa.

El dolor relacionado con la angina puede aparecer después de la realización de algún esfuerzo y se caracteriza por una sensación de pesadez, dolor u opresión en el pecho, la cual se puede irradiar hacia el brazo, el hombro o el cuello. Conozca más detalles sobre la angina de pecho.

Qué hacer: en caso de haber sospecha de angina es importante acudir al servicio de urgencias o consultar a un cardiólogo para que confirme el diagnóstico y se inicie el tratamiento adecuado. El médico podrá recomendar el uso de medicamentos anticoagulantes y antiplaquetarios, vasodilatadores o betabloqueantes, por ejemplo.

3. Tendinitis

El dolor en el brazo izquierdo también puede ser señal tendinitis, que consiste en la inflamación de los tendones, causada por esfuerzos repetitivos, como en personas que practican natación, tenis o pintura, así como permanecer por largos períodos de tiempo en una mala postura, por ejemplo. Sin embargo, la tendinitis también puede afectar a personas que sufrieron de una caída y se golpearon el hombro o codo contra el suelo.

El dolor puede ser localizado solamente en el hombro o irradiarse también por el brazo y llegar hasta el codo, causando dificultad para realizar movimientos con el brazo, debilidad en la extremidad y sensación de punzadas o calambres en el hombro.

Qué hacer: el tratamiento puede ser realizado mediante analgésicos, antiinflamatorios y aplicación de hielo, sin embargo, también es importante identificar y suspender la actividad que generó el surgimiento del problema. La fisioterapia también es una buena opción para los dolores persistentes que duran más de 1 mes. Vea en qué consiste el tratamiento para la tendinitis.

4. Distensión muscular

Los signos y síntomas de una distensión muscular en el brazo son dolor localizado sobre el músculo, que generalmente surge después de una caída, golpe o de algún esfuerzo físico cargando peso en el trabajo o en el gimnasio. La región puede estar ligeramente inflamada, sin embargo, no siempre es perceptible.

Qué hacer: durante las primeras 48 horas puede ser útil colocar una compresa fría en el lugar del dolor, y después de este período lo más indicado es colocar una compresa tibia durante 20 minutos, 1 o 2 veces al día. También puede aplicarse una pomada antiinflamatoria, como Diclofenaco, para aliviar la inflamación y el dolor. Conozca más detalles de cómo se puede tratar una distensión en los músculos.

5. Ataque de pánico o crisis de ansiedad

Durante un ataque de pánico o crisis de ansiedad es posible que se presenten síntomas como agitación, palpitaciones cardíacas, dolor en el pecho, sensación de calor, sudoración, falta de aire y sensación extraña en el brazo. Además, en una crisis de pánico, la persona puede que no consiga salir de casa, evitando el contacto con otras personas y prefiriendo quedarse solo en la habitación.

Qué hacer: ante una crisis de pánico o de ansiedad es importante intentar respirar profundo, mantener la calma y, si es necesario, puede permanecer agachado para sentirse más protegido.

6. Ruptura del manguito rotador

El dolor en el brazo izquierdo puede surgir debido a una ruptura del manguito rotador en el hombro, el cual está formado por cuatro músculos, el infraespinal, supraespinal, redondo menor y subescapular; que son responsables del movimiento y de la estabilidad del hombro.

Las lesiones en esta zona suelen ser debido a una inflamación causada por el desgaste, irritación o por un impacto debido al uso excesivo de la articulación, que es más común en atletas o personas que trabajan cargando peso con los brazos, causando dolor en el brazo que empeora al moverlo, debilidad en el brazo o dificultad en las actividades del día a día.

Qué hacer: el tratamiento de la ruptura del manguito rotador debe ser indicado por el ortopedista para reducir la inflamación de la articulación y ayudar a su regeneración, pudiendo incluir reposo del hombro, aplicación de hielo, fisioterapia e incluso el uso de antiinflamatorios o inyección de corticoides en la articulación. Conozca más sobre los tratamiento indicados en caso de ruptura del manguito rotador.

7. Luxación del hombro

Cuando hay un dolor fuerte en el hombro que se irradia hacia el brazo, puede ser una señal de hombro luxado, que sucede cuando el hueso se sale de su posición natural de la articulación del hombro. Este tipo de lesión es más común en personas que hacen deporte, como natación, baloncesto o natación, pero también puede presentarse en un accidente o al levantar un objetivo muy pesado de manera incorrecta.

Además del dolor, también es normal que la persona tenga una disminución de los movimientos que realiza con el brazo afectado. Conozca más sobre los síntomas del hombro dislocado.

Qué hacer: es importante consultar a un médico para que el brazo sea colocado en su posición natural. En algunos casos, el brazo puede regresar a su posición de forma natural y, en estas situaciones, para aliviar el dolor puede tomarse un baño tibio y aplicar una pomada, como Diclofenaco en el hombro y en el brazo.

8. Artrosis

La artrosis es una de las causas más frecuentes de dolor en el hombro, principalmente después de los 45 años de edad, y surge al ejecutar movimientos de gran amplitud que involucran al hombro o al codo. Este tipo de dolor puede permanecer por algunas horas y también puede haber la sensación de tener arena en la articulación y crujidos al movilizarlo. Conozca más sobre la artrosis.

Qué hacer: el tratamiento para la artrosis se realiza mediante el uso de medicamentos que ayudan a aliviar el dolor, los cuales deben ser prescritos por el ortopedista. Además, las sesiones de fisioterapia pueden ayudar a mejorar la movilidad del hombro. El tratamiento suele ser largo y, dependiendo del caso, puede ser necesario la realización de una cirugía.

9. Capsulitis adhesiva

En el hombro rígido, también llamado capsulitis adhesiva, la persona no consigue mover bien el hombro, el cual queda como "congelado" y causa dolor que se irradia hacia el brazo, siendo más intenso durante la noche.

Esta alteración puede surgir de forma repentina durante el sueño, pudiendo estar relacionada con trastornos psicológicos. Puede haber dolor en el hombro y los síntomas suelen mantenerse por varios meses, comprometiendo las tareas diarias como vestirse y peinarse, por ejemplo.

Qué hacer: se recomienda la realización de sesiones de fisioterapia con ejercicios de kinesioterapia y pilates, además de técnicas de movilización pasiva.

10. Fractura

Las fracturas en los brazos, los antebrazos y las clavículas son las más comunes y pueden generar dolores muy intensos en la región. Asimismo, otros síntomas que pueden surgir son hinchazón y deformidad en la zona, incapacidad para mover el brazo, presencia de hematomas y adormecimiento y hormigueo en el brazo.

Además, lesiones o golpes en el brazo izquierdo también pueden causar dolor en la zona por algunos días, incluso si no hay una fractura.

Qué hacer: si ocurre una fractura, la persona debe acudir de inmediato al médico para ser evaluada con la ayuda de una radiografía. El tratamiento puede ser realizado mediante la inmovilización del miembro, medicamentos analgésicos y antiinflamatorios y, más tarde, sesiones de fisioterapia.

11. Osteoporosis

Cuando el dolor en los brazos parece localizarse en los huesos y se acompaña de dolor en otras zonas sonde hay hueso, como las piernas, puede ser una señal de osteoporosis. Este tipo de dolor puede estar presente incluso cuando se está en reposo, siendo más común en personas mayores de 50 años, especialmente en mujeres con menopausia.

Qué hacer: al diagnosticar la osteoporosis, el médico indicará el uso de medicamentos para fortalecer los huesos, fisioterapia, práctica de actividad física regular como caminar o ejercicios de musculación, así como la ingestión de alimentos ricos en calcio y de suplementos de calcio y de vitamina D, en el caso de ser necesario. Conozca cuáles son los alimentos ricos en calcio.

12. Mala circulación

La mala circulación en el brazo izquierdo puede ser causada por una obstrucción en un vaso sanguíneo o una trombosis en venas o arterias, por ejemplo, originando dolor o sensación de hormigueo o peso en el brazo, además de hinchazón.

Además, otros síntomas que pueden acompañar al dolor en el brazo izquierdo son alteración del color en las manos, las cuales pueden adoptar un aspecto pálido o morado.

Qué hacer: se debe consultar a un médico general a un angiólogo, el cual realizará una evaluación detallada y solicitará exámenes como ultrasonido con doppler del brazo. El tratamiento depende de la causa, pudiendo indicar el consumo de líquidos, ejercicios o, en casos más graves, el uso de medicamentos para facilitar la circulación. Conozca más sobre el tratamiento para la mala circulación.

13. Neuropatia diabética

La neuropatía diabética es una condición que ocurre debido a una exposición prolongada a altos niveles de azúcar en la sangre, lo que puede causar daños progresivos en los nervios del cuerpo, pudiendo afectar los brazos, manos o pies, llevando al surgimiento de síntomas como dolor agudo, sensación de ardor, hormigueo o adormecimiento.

La neuropatía diabética, generalmente es más frecuente en personas que no llevan tratamiento de diabetes de forma adecuada para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Vea cómo controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Qué hacer: se debe cumplir el tratamiento indicado por el endocrinólogo, que generalmente se realiza con medicamentos antidiabéticos, como insulina, para normalizar los niveles de azúcar en la sangre. Además, para aliviar el dolor, el médico puede recetar anticonvulsivos, antidepresivos u opioides, como pregabalina, amitriptilina o tramadol, por ejemplo. Conozca más sobre el tratamiento de la neuropatía diabética.

14. Artritis reumatoide

El dolor en el brazo izquierdo puede ser causado por artritis reumatoide, que es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune en que el sistema inmunológico produce anticuerpos que atacan las células saludables del cuerpo, causando inflamación en las articulaciones.

Cuando la artritis reumatoide afecta a la articulación del hombro, codo o muñeca, puede causar dolor de larga duración en el brazo izquierdo y/o derecho, inflamación, dificultad para sujetar objetos e incluso deformidad en la articulación.

Qué hacer: el tratamiento de la artritis reumatoide debe ser orientado por el reumatólogo e incluye el uso de medicamentos antiinflamatorios y fisioterapia, por ejemplo, para aliviar el dolor y la hinchazón en las articulaciones y mejorar la calidad de vida. Vea las opciones de tratamiento para la artritis reumatoide.

15. Hernia de disco

La hernia de disco consiste en el abultamiento del disco intervertebral, el cual, dependiendo de la región de la columna donde se encuentre, pudiendo generar algunos síntomas, como dolor en la espalda que se irradia hacia los brazos y el cuello, sensación de debilidad u hormigueo en uno de los brazos y dificultad para movilizar el cuello o levantar los brazos.

Qué hacer: el tratamiento de la hernia de disco debe ser orientado por un ortopedista, el cual puede indicar el uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, como paracetamol o ibuprofeno, para ayudar a aliviar el dolor y disminuir la inflamación. En los casos más graves, el médico puede recomendar la realización de cirugía. Vea las principales opciones de tratamiento para la hernia del disco.

16. Síndrome del Desfiladero Torácico

El síndrome del desfiladero torácico también puede causar dolor en el brazo izquierdo y ocurre debido a una compresión de los nervios y/ vasos sanguíneos que se localizan en la zona del desfiladero torácico, entre la clavícula y la primera costilla.

Generalmente, el síndrome de desfiladero torácico ocurre debido a lesiones o irritaciones en estas estructuras causadas por traumas, accidentes o esfuerzos repetitivos, como en el caso de atletas o actividad profesional, causando el surgimiento de síntomas como dolor en el brazo, hombro y cuello; además de sensación de hormigueo o dificultad para mover los brazos.

Qué hacer: el tratamiento del síndrome del desfiladero torácico debe hacerse con orientación del ortopedista, el cual puede indicar el uso de medicamentos analgésicos, antiinflamatorios o anticoagulantes, fisioterapia o incluso cirugía.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Psicólogo y Médico General, em octubre de 2022. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em abril de 2018.

Bibliografía

  • LU, L.; et al. Myocardial Infarction: Symptoms and Treatments. Cell Biochem Biophys. 72. 3; 865-7, 2015
  • JONES, M. R.; et al. Thoracic Outlet Syndrome: A Comprehensive Review of Pathophysiology, Diagnosis, and Treatment. Pain Ther. 8. 1; 5–18, 2019
Abrir la bibliografía completa
  • GRAHAM, P. Rotator Cuff Tear. Orthop Nurs. 37. 2; 154-156, 2018
  • FELDMAN, Eva L.; et al. Diabetic neuropathy. Nat Rev Dis Primers. 5. 1; 1-40, 2019
  • LIN, Yen-Ju; ANZAGHE, Martina; SCHULKE, Stefan. Update on the Pathomechanism, Diagnosis, and Treatment Options for Rheumatoid Arthritis. Cells. 9. 4; 880, 2020
  • SHARRAK, S.; AL KHALILI, Y. IN: STATPEARLS [INTERNET]. TREASURE ISLAND (FL): STATPEARLS PUBLISHING. Cervical Disc Herniation. 2021. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK546618/>. Acceso en 13 jun 2022
  • LU, L.; et al. Myocardial Infarction: Symptoms and Treatments. Cell Biochem Biophys. 72. 3; 865-7, 2015
  • HOSPITAL DO CORAÇÃO. Infarto Agudo no Miocárdio. Disponível em: <http://cardiol.br/boaspraticasclinicas/ferramentas/paciente/modelo-bpc/FolhetoIAM_2.pdf>. Acceso en 29 ene 2020
  • LONGO, Dan L. et al.. Medicina interna de Harrison. 18.ed. São Paulo: AMGH Editora, 2013. 2015-2018.
  • KISNER, Carolyn; COLBY Lynn Allen. Exercícios terapêuticos: Fundamentos e Técnicas. 6ª.ed. São Paulo: Manole, 2016.
  • Mark Dutton. Fisioterapia ortopédica: exame, avaliação e intervenção. 2ª.ed. Porto Alegre: Artmed, 2010.
  • HARVARD HEALTH PUBLISCHING. Ouch! Shoulder pain and how to treat it. Disponível em: <https://www.health.harvard.edu/pain/ouch-shoulder-pain-and-how-to-treat-it>. Acceso en 23 abr 2019
  • NHS. Shoulder pain. Disponível em: <https://www.nhs.uk/conditions/shoulder-pain/>. Acceso en 23 abr 2019
  • NETO, Onofre A.; COSTA, Carlos M. C.; SIQUEIRA, José T.; TEIXEIRA, Manoel J. Dor princípios e prática. 1.ed. Porto Alegre: Artmed, 2009. 656-695.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.