Infarto: qué es, síntomas, tratamiento y cómo prevenir

Actualizado en abril 2024

El infarto agudo de miocardio es la muerte de las células del músculo cardíaco provocada por la obstrucción total o parcial de las arterias coronarias, lo que reduce el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al miocardio, resultando en síntomas como dolor en el pecho que se irradia hacia el brazo, náuseas, sudor frío o palidez, por ejemplo.

El infarto, también conocido como infarto agudo de miocardio (IAM) o ataque al corazón, generalmente ocurre debido a la acumulación de placas de grasa en el interior de las arterias coronarias, lo que puede ser causado por factores genéticos o de riesgo como el tabaquismo, la obesidad y una dieta desequilibrada.

El infarto es una emergencia médica que puede poner en peligro la vida, por lo que es necesario acudir inmediatamente al servicio de urgencias para recibir el tratamiento recomendado por el cardiólogo, que puede incluir medicamentos, cateterismo o angioplastia para regular el flujo sanguíneo hacia el corazón.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Entre los principales síntomas del infarto se incluyen los siguientes:

  • Dolor del lado izquierdo del pecho en forma de opresión que se irradia al brazo izquierdo o al derecho, al cuello, a la espalda o a la mandíbula en forma de entumecimiento o dolor;  
  • Palidez (rostro blanco);
  • Náuseas;
  • Sudor frío;
  • Mareos;
  • Malestar;
  • Falta de aire;
  • Sensación de ardor en algunos de los brazos o mandíbula.
Lea también: 12 principales síntomas de infarto tuasaude.com/es/sintomas-de-infarto

Estos síntomas habitualmente se inician de forma gradual y empeoran progresivamente, con una duración de más de 20 minutos.

Sin embargo, en algunas situaciones, el infarto puede ocurrir de forma súbita, con un empeoramiento muy rápido, situación conocida como infarto fulminante. Conozca qué causa y cómo identificar el infarto fulminante.

Además, los síntomas de un infarto en las mujeres incluyen dolor abdominal, mareos o sensación de peso en los brazos, muchas veces sin sentir el dolor en el pecho, lo que puede llevar a confundirse con problemas menos graves como gastritis, gases o ansiedad.

Dado que el tratamiento debe realizarse en el hospital, es importante llamar al servicio de emergencias tan pronto como aparezcan los primeros síntomas, y si hay pérdida de conciencia, es crucial realizar compresiones cardíacas hasta que llegue la ayuda médica. Sepa cómo hacer la reanimación cardiopulmonar correctamente.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico del infarto lo realiza el cardiologista o el médico general en el hospital, mediante la evaluación de los síntomas y los resultados de exámenes como el electrocardiograma, también conocido como ECG, y análisis de laboratorio como la troponina. Sepa más sobre los exámenes que evalúan el corazón.

Cuáles son las causas

En la mayoría de los casos, el infarto es causado por el bloqueo total o parcial de una o más arterias coronarias debido a placas de grasa, llamadas aterosclerosis, lo que impide el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al músculo cardíaco, lo que lleva a la muerte de células del miocardio.

Lea también: 9 principales causas de infarto y cómo disminuir el riesgo tuasaude.com/es/causas-de-infarto

Además, el infarto también puede ocurrir debido a espasmos en las arterias coronarias, infecciones o daños en el músculo cardíaco, o disecación (ruptura) de las arterias coronarias.

Factores de riesgo de infarto

Entre los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que una persona tenga un infarto se incluyen los siguientes:

  • Haber sufrido un infarto o preeclampsia anteriormente;
  • Antecedentes familiares de infarto;
  • Ser fumador;
  • Presión alta;
  • Colesterol LDL alto o HDL bajo;
  • Triglicéridos altos;
  • Obesidad abdominal;
  • Diabetes;
  • Síndrome metabólico.

Además, algunas enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide, o el uso de drogas ilícitas también pueden aumentar el riesgo de infarto.

Otros factores de riesgo para el infarto son el sedentarismo, la depresión, el estrés y una dieta pobre en vegetales y frutas y/o rica en grasas.

Lea también: Dolor en el pecho: 11 causas y qué hacer tuasaude.com/es/dolor-en-el-pecho

Calculadora de riesgo de infarto

Utilice la siguiente calculadora y conozca si presenta riesgo de sufrir un infarto:

Erro
cm
Erro
cm
Erro

La calculadora de riesgo de infarto es solo una herramienta de orientación, no constituye un diagnóstico y no sustituye la consulta con un cardiólogo.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento del infarto se realiza en el hospital, bajo la orientación del cardiólogo, y tiene como objetivo restablecer el flujo sanguíneo hacia el músculo cardíaco y evitar complicaciones.

Los principales tratamientos para el infarto son:

1. Uso de medicamentos

El uso de medicamentos para el infarto se inicia tan pronto como la persona llega al hospital, y generalmente incluye:

  • Antiagregantes plaquetarios, como ácido acetilsalicílico;
  • Anticoagulantes, como heparina;
  • Opioides, como morfina, para ayudar a aliviar el dolor;
  • Nitratos, como nitroglicerina, para aumentar la dilatación de los vasos sanguíneos, facilitando el flujo de oxígeno al corazón;
  • Estatinas, para reducir el colesterol;
  • Medicamentos para reducir la presión arterial y el trabajo del corazón, como los betabloqueantes o inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.

Además, pueden administrarse medicamentos trombolíticos o fibrinolíticos por vía intravenosa, como tenecteplasa o alteplasa, para disolver el coágulo o trombo que obstruye la arteria coronaria.

2. Oxigenoterapia

La oxigenoterapia, si es necesaria, también se inicia inmediatamente cuando la persona llega al hospital, para aumentar la cantidad de oxígeno en la sangre y reducir el esfuerzo del corazón.

Se realiza junto con el uso de medicamentos y una monitorización intensiva de la enfermedad. Este tipo de tratamiento puede administrarse con cánula nasal, máscara de oxígeno o incluso ventilación mecánica, según la gravedad de los síntomas y la saturación de oxígeno en el cuerpo.

3. Tratamiento no medicamentoso

El tratamiento no medicamentoso para el infarto puede incluir cateterismo cardíaco o angioplastia coronaria con colocación de stent para desobstruir las arterias coronarias y restablecer el flujo sanguíneo hacia el miocardio.

Además, en algunos casos, el médico puede recomendar una cirugía de bypass coronario. Vea cómo se realiza el bypass coronario.

Cómo prevenir un infarto

Para prevenir el infarto, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Mantener un peso adecuado, evitando la obesidad;
  • Practicar actividades físicas con regularidad, al menos 3 veces por semana;
  • No fumar;
  • Controlar la presión alta, con medicamentos orientados por el médico;
  • Controlar el colesterol, con la alimentación o el uso de medicamentos indicados por el médico;
  • Tratar correctamente la diabetes;
  • Evitar el estrés y la ansiedad;
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas en exceso.

Asimismo, se recomienda realizar un chequeo regularmente, al menos 1 vez por año, con el médico general o el cardiólogo, para que los factores de riesgo de un infarto sean detectados lo antes posible y sean dadas las indicaciones para mejorar la salud y disminuir el riesgo.

Lea también: 7 estrategias para prevenir enfermedades del corazón tuasaude.com/es/prevencion-de-enfermedades-cardiovasculares

Posibles complicaciones 

El infarto puede causar complicaciones como arritmias, insuficiencia cardíaca, pericarditis, problemas en las válvulas cardíacas, choque cardiogénico o paro cardíaco.

Lea también: Principales síntomas de un paro cardíaco y qué hacer tuasaude.com/es/sintomas-de-paro-cardiaco

Por eso, es importante buscar ayuda médica o acudir al servicio de urgencias inmediatamente cuando aparezcan los síntomas de infarto, para iniciar rápidamente el tratamiento y evitar complicaciones que pueden poner en peligro la vida.

Vídeos relacionados