Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Angioplastia: qué es, cómo se hace y posibles riesgos

La angioplastia es una cirugía que permite abrir una arteria muy estrecha o que está bloqueada por una acumulación de colesterol, permitiendo abrir la arteria y normalizar el flujo sanguíneo hacia el corazón, cerebro o pulmones. Esta cirugía normalmente se indica para el tratamiento de la angina o infarto, llamada angioplastia coronaria, y se realiza en el hospital por un cardiólogo, utilizando un tubo fino que se inserta en una arteria en la ingle o en el brazo, alcanzando la arteria afectada alrededor del corazón, permitiendo remover la placa de grasa que causó la obstrucción de la arteria.

Otros tipos de angioplastia son la angioplastia carotídea, cerebral y la pulmonar realizadas en la arteria carótida localizada en el cuello, responsable de transportar oxígeno hacia el cerebro, en vasos sanguíneos del cerebro o en la arteria yugular en el cuello para alcanzar las arterias de los pulmones, siendo indicadas para la prevención o tratamiento del derrame cerebral o tratamiento de la hipertensión pulmonar.

En algunos casos, durante la angioplastia puede ser necesario el uso de un stent, un dispositivo metal o polímero que ayuda a mantener la arteria abierta, restaurando el flujo sanguíneo para el corazón o cerebro y evitando que la arteria se obstruya nuevamente.

Angioplastia: qué es, cómo se hace y posibles riesgos

Principales indicaciones

La angioplastia está indicada para el tratamiento de la acumulación de placas de grasa en los vasos sanguíneos del corazón, del cuello o del cerebro que pueden causar la obstrucción de estos vasos, impidiendo que la sangre circule de forma adecuada.

De esta forma, las principales indicaciones de la angioplastia incluyen:

  • Reducir el dolor en el pecho o angina;
  • Mejorar el flujo de sangre hacia el corazón durante o después de un infarto;
  • Prevenir o tratar el derrame cerebral;
  • Tratar la hipertensión pulmonar tromboembólica crónica.

Además, la angioplastia puede estar indicada por el médico si la persona no presenta mejoría de la salud cardíaca, incluso con el uso de medicamentos, cambios en la alimentación y la práctica de ejercicio físico, ya que en este caso el riesgo de que la persona tenga un infarto es mayor y la angioplastia puede abrir rápidamente una arteria bloqueada, reduciendo los daños al corazón.

Tipos de angioplastia

La angioplastia puede realizarse por el cirujano de dos forma diferentes, que incluyen:

1. Angioplastia com balón

La angioplastia con balón se realiza utilizando un catéter con un pequeño balón inflable en la punta que es inflado con aire cuando se inserta dentro de la arteria, limpiando la placa de colesterol que está causando el estrechamiento u obstrucción del vaso sanguíneo, que facilita el paso de sangre hacia el músculo cardíaco o al cerebro.

Este tipo de angioplastia rara vez es realizada sin otro procedimiento, siendo generalmente realizada antes de la angioplastia con stent.

2. Angioplastia con stent

La angioplastia con stent se realiza después de la angioplastia con balón, en que el cirujano coloca dentro de una arteria un stent, que es una pequeña red de metal o polímero, que funciona como un andiamo o soporte para el vaso sanguíneo, ayudando a prevenir de nuevo el estrechamiento de la arteria y manteniéndola siempre abierta para facilitar el flujo sanguíneo.

Cómo se realiza

La angioplastia es realizada en el hospital por un cirujano cardíaco, neurólogo o neumólogo, quien realiza un pequeño corte en la piel, en la zona de la ingle o en el brazo, por el que se inserta un tubo fino dentro de una arteria hasta que se alcanza los vasos sanguíneos afectados en el corazón, cerebro o en los pulmones. Generalmente, no se necesita anestesia general, sin embargo se utiliza anestesia en la zona en que se realizará el corte y, si es necesario, puede darse un sedante para que la persona se relaje durante la angioplastia.

Después de alcanzar el vaso sanguíneo afectado, el médico debe inflar el balón que se encuentra en la punta del catéter para remover la placa de grasa que causó la obstrucción y, posteriormente, si es necesario, se coloca un stent en la arteria para mantenerla abierta y garantizar el flujo sanguíneo normal del corazón o cerebro.

Durante todo el proceso, el médico observa la colocación del catéter por medio de rayos x, utilizando un contraste inyectado por medio de un catéter, para saber por dónde está pasando y para garantizar que el balón y el stent se coloquen en el sitio correcto.

Cómo es la recuperación

Después de la angioplastia, la persona debe permanecer internada en el hospital para disminuir el riesgo de la hemorragia y para que el médico pueda evaluar la presencia de infección. Sin embargo, es posible regresar a casa en menos de 24 horas, siendo recomendado evitar esfuerzos como cargar objetos pesados, subir escaleras en los primeros 2 días o realizar actividad física.

Además, después de recibir el alta hospitalaria, se recomienda beber mucho líquido, por lo menos 8 vasos de agua al día para ayudar a la recuperación y eliminación del contraste aplicado durante la angioplastia.

El médico también debe indicar el uso de medicamentos como aspirina, que debe tomarse por tiempo indeterminado por todas las personas que se realizan una angioplastia, además del clopidogrel o ticagrelor, para personas que se le realizan angioplastia con stent, para evitar la formación de coágulos.

Otros cuidados importantes para mantener los vasos sanguíneos saludables después de la angioplastia, además de tomar los medicamentos indicados por el médico, son evitar fumar, mantener los niveles de colesterol malo bajos, cambiar a una alimentación con menos grasas malas, mantener un peso saludable, controlar otras enfermedades como diabetes o presión alta y realizar actividades físicas recomendadas por el médico.

Posibles complicaciones

Aunque la angioplastia sea más segura que una cirugía abierta para corregir la arteria, existen algunos riesgos como la formación de coágulos, hemorragia o infección. Por eso, se debe siempre buscar ayuda médica lo antes posible o acudir al servicio de urgencias más cercano, en caso de que la persona presente síntomas como:

  • Sangrado en la zona en que se realizó el corte de la piel;
  • Dolor o molestia en la zona en que el catéter fue insertado;
  • Enrojecimiento o hinchazón en la zona donde el catéter fue insertado;
  • Fiebre con temperatura axilar superior a 37,5ºC;
  • Alteración de la temperatura o del color de la piel en donde se realizó el corte;
  • Cansancio excesivo o debilidad;
  • Dolor en el pecho o dificultad para respirar;
  • Dificultad para caminar o hablar;
  • Adormecimiento en un lado del cuerpo.

Además, en algunos casos, también pueden surgir lesiones en los riñones, ya que durante el procedimiento se utiliza un contraste que, en personas con antecedentes de alteraciones renales, puede causar daños en este órgano.

Cuál es la diferencia entre cateterismo y angioplastia

El cateterismo y la angioplastia son procedimientos realizados de la misma forma, por medio de la colocación de un catéter en la arteria de la pierna o del brazo, por medio de un pequeño corte en la piel.

Sin embargo, el cateterismo se utiliza para realizar el diagnóstico de enfermedades del corazón como angina o infarto, o del sistema circulatorio cerebral como hemorragia, aneurisma o trombosis en el cerebro, ya que permite examinar el interior de los vasos sanguíneos. La angioplastia es un tratamiento quirúrgico indicado para remover las placas de grasa de las arterias y restaurar el flujo sanguíneo para el corazón, cerebro o pulmones. Conozca más sobre el cateterismo y cómo se realiza.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • BYRNE, R. A. 40 years of angioplasty - remembering patients and pioneers. EuroIntervention. 12. 17; 2041-2043, 2017
  • LEUNG, T. W; et al. Angioplasty and Stenting. Front Neurol Neurosci. 40. 152-163, 2016
  • TANABE, Nobuhiro; et al. Balloon pulmonary angioplasty for chronic thromboembolic pulmonary hypertension: A systematic review. Respir Investig. 56. 4; 332-341, 2018
  • WILKENS, Heinrike; et al. Chronic thromboembolic pulmonary hypertension (CTEPH): Updated Recommendations from the Cologne Consensus Conference 2018. Int J Cardiol. 272S. 69-78, 2018
  • SANNINO, Anna; et al. Double layered stents for carotid angioplasty: A meta-analysis of available clinical data. Catheter Cardiovasc Interv. 91. 4; 751-757, 2018
  • SONG, J. K.; ESKRIDGE, J. M. Intracranial angioplasty and thrombolysis. Neurosurg Clin N Am. 11. 1; 49-65, 2000
  • AL-LAMEE, Rasha; DAVIES, Justin; MALIK, Iqbal S. What is the role of coronary angioplasty and stenting in stable angina?. BMJ. 352. i205; 1-7, 2016
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje