Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué son y para qué sirven los corticosteroides

Los corticosteroides conocidos también como corticoides, cortisona o cortisol, son hormonas producidas por las glándulas suprarrenales que poseen una fuerte acción antiinflamatória, siendo por esto muy utilizados en el tratamiento de problemas crónicos como por ejemplo asma, alergias, artritis reumatoide, lupus o en casos de trasplante de riñón.

Existen varios tipos de corticoides que son utilizados de acuerdo con cada problema y estos son:

  • Corticoides tópicos: son cremas y lociones utilizadas para tratar reacciones alérgicas o enfermedades en la piel como urticaria o eczema;
  • Corticoides orales: comprimidos utilizados en el tratamiento de enfermedades crónicas inflamatórias como bronquitis, hepatitis, enfermedad de Crohn o artritis;
  • Corticoides inyectables: prescritos y administrados por el médico para tratar problemas crónicos como lupus, queloides o la artritis reumatoide;
  • Corticoides nasales: son sprays usados en el tratamiento del asma, rinitis alérgica y otras alergias respiratórias.

Además de esto, también existen corticosteroides en colírios que pueden ser utilizados en el tratamiento de ​​problemas oftálmicos, como conjuntivitis o uveítis, reduciendo la irritación y el enrojecimiento. 

Qué son y para qué sirven los corticosteroides

Principales efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes en casos de uso prolongado son: cansancio, aumento de los niveles de azúcar en la sangre, disminución de las defensas corporales, agitación, insomnio, dolor de cabeza, glaucoma, aumento del colesterol y triglicéridos, entre otros. 

Además de esto, los corticoides engordan cuando son utilizados en exceso ya que facilitan la acumulación de grasa abdominal y al aumento de peso, característico del síndrome de Cushing. 

Quién no debe usar

El uso de corticosteroides está contraindicado en pacientes con hipertensión, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, osteoporosis, epilepsia, úlcera gastroduodenal, tuberculosis, infecciones virales o por hongos. 

Además de esto, los corticoides pueden empeorar algunas enfermedades como diabetes, glaucoma, obesidad o psicosis, debiendo ser utilizados bajo orientación médica, en estos casos.

¿Es seguro utilizarlos durante el embarazo?

El uso de corticoides en el embarazo no es recomendado, una vez que aumenta el riesgo de que el bebé nazca bajo peso. Así que el uso de corticoides en el tratamiento de enfermedades crónicas en la embarazada debe ser hecho bajo orientación del obstetra y cuando los beneficios superan los riesgos potenciales.

Más sobre este tema:
Carregando
...