El uso de un medicamento para la alergia, como los antihistamínicos, corticóides e inmunosupresores, por ejemplo, ayudan a aliviar los síntomas de alergia, como comezón, estornudo, hinchazón, irritación ocular o tos, que están asociados a reacciones alérgicas a determinadas sustancias, como por ejemplo ácaros, polen o alimentos.

Estos medicamentos para tratar la alergia pueden encontrarse en forma de comprimidos, gotas, spray, jarabes, colirios o cremas y solo deben ser utilizados bajo orientación médica, ya que la alergia puede ser desencadenada por numerosos factores que deben ser diagnosticados y prevenidos. Además de eso, existe una gran variedad de medicamentos adaptados a cada situación, debiendo ser usados bajo indicación médica de acuerdo al tipo de alergia que va a ser tratada.

En casos graves de alergias, con síntomas como hinchazón de los labios y de la lengua y dificultad para respirar, se debe pedir ayuda médica de forma urgente, pues la persona puede poner en riesgo su vida. En estas situaciones, normalmente son administrados medicamentos vía intravenosa o intramuscular. Vea cómo identificar los signos y síntomas de alergia a un medicamento

Los principales tipos de medicamentos que pueden ser utilizados en cuadros alérgicos son: 

1. Antihistamínicos

Los antihistamínicos son los medicamentos más usados para tratar síntomas alérgicos, como alergia nasal, en la piel o en los ojos, rinitis alérgica o urticaria, pudiendo ser usados a través de varias presentaciones como en comprimidos y jarabes. Algunos ejemplos son la loratadina, desloratadina, cetirizina, hidroxizina o fexofenadina, que actúan a nivel sistémico impidiendo la acción de la histamina, una sustancia relacionada con la respuesta alérgica que produce el organismo ante el componente que está causando la alergia.

Además de esto, esta clase de medicamentos también están disponible en colirios para tratar la alergia en los ojos, como por ejemplo, cloridrato de epinastina o fumarato de cetotifeno, o en spray y gotas nasales que actúan directamente en la nariz y pueden contener cloridrato de azelastina, por ejemplo, y pueden ser empleados solos o combinados con un antihistamínico de uso oral.

Asimismo, existen cremas y pomadas con antihistamínicos en la composición, como la prometazina, clemastina o dexclorfeniramina, que generalmente son utilizados en afecciones de la piel, utilizándose junto a otros antihistamínicos orales. Conozca los principales tipos de antihistamínicos para la alergia.

2. Descongestionantes

Los descongestionantes son muy usados como complemento de los antihistamínicos para síntomas de congestión y secreción nasal, porque ayudan a desinflamar los tejidos, aliviando la congestión nasal, el enrojecimiento y ayuda a liberar las secreciones nasales. Los medicamentos más utilizados son la pseudoefedrina, fenilefrina u oximetazolina, por ejemplo. Conozca más sobre cómo quitar la congestión nasal. 

3. Corticosteroides

Los corticoides actúan reduciendo la inflamación asociada a las alergias, pero generalmente se usan en casos más graves. Estos medicamentos también se encuentran disponibles en comprimidos, jarabes, gotas orales, cremas, pomadas, colirios, soluciones nasales o dispositivos por inhalación y deben ser utilizados con mucho cuidado porque presentan muchos efectos secundarios. Vea los principales efectos secundarios de los corticoides.

Algunos ejemplos de corticoides sistémicos empleados en cuadros alérgicos son la prednisolona, betametasona o deflazacort, por ejemplo. La beclometasona, mometasona, budesonida y fluticasona se usan generalmente en forma de spray nasal o por medio de dispositivos de inhalación oral y la dexametasona está presente en muchos colirios usados en la inflamación, irritación y enrojecimiento ocular.

Las pomadas y las cremas más empleadas tienen generalmente hidrocortisona o betametasona en su composición, usándose para tratar las alergias en la piel. Es importante que se aplique una capa fina durante un corto período de tiempo, de acuerdo con la indicación médica.

4. Broncodilatadores

En algunos casos puede ser necesario recurrir al uso de broncodilatadores, como el Salbutamol, Budesonida o Ipratropio, que actúan facilitando la entrada de aire en los pulmones, siendo indicados para tratar alergias respiratorias, como es el caso del asma.

Estos medicamentos se encuentran en forma de aerosol o polvo para inhalación, pero solo pueden ser comprados con receta médica.

5. Cromonas 

Las cromonas, como el cromoglicato dissódico o el nedocromil sódico, poseen acción antialérgica y antiinflamatoria, impidiendo la liberación de histamina que es causante de las reacciones alérgicas.

Su empleo es especialmente preventivo, ya que estos medicamentos demoran unos días en hacer efecto, por lo que deben ser utilizados de manera continuada. 

Se pueden encontrar en forma de spray nasal, como el Rilan, indicado en caso de asma leve, mejorando la respuesta asmática frente al ejercicio y a diferentes alérgenos. También se pueden usar en casos leves de rinitis alérgicas.

Otra forma de utilizar los cromonas es como colirio oftalmológico, como el Cromolerg, indicado para el tratamiento de la conjuntivitis alérgica. Conozca otros medicamentos para la conjuntivitis alérgica.

6. Inmunosupresores

Los inmunosupresores, como el pimecrolimo o tacrolimo, son medicamentos con acción antialérgica, pues actúan reduciendo el sistema inmunológico, ayudando a aliviar los síntomas de la alergia en la piel, especialmente en el caso de dermatitis atópica o eccema.

Generalmente, estos medicamentos son indicados por el médico cuando las cremas con corticoides no llegan a ser eficaces para reducir los síntomas de dermatitis atópica o cuando la persona tiene alergia a los corticoides.

Los inmunosupresores pueden encontrarse en forma de pomada o cremas para uso tópico sobre la piel, como Elidel o Tarfic. Conozca más sobre la dermatitis atópica y otras maneras de tratarla.

7. Antileucotrienos 

Los antileucotrienos, como el zafirlukast o montelucaste, actúan disminuyendo la acción de las sustancias llamadas leucotrienos, responsables por la inflamación de los pulmones o de la mucosa nasal, por eso son indicados para el tratamiento de algunas alergias respiratorias, como asma o rinitis alérgica.

Los antileucotrienos pueden ser encontrados en forma de comprimidos revestidos o masticables o en la forma de granulados, con los nombres comerciales Montelukast, Accolate y Senovital, por ejemplo, y no deben ser utilizados en el embarazo o lactancia, al menos que sea indicado por el médico.

Medicamentos en caso de alergia alimentaria

Los medicamentos para tratar las alergias que surgen por causa de la alimentación tienen como objetivo mejorar los síntomas como mareos, diarrea, irritación e hinchazón de la boca, ojos o lengua. La elección del medicamento depende de si la reacción alérgica es leve, moderada o grave, ya que existe el riesgo de sufrir un shock anafiláctico. Conozca cómo Identificar la alergia alimentaria y qué hacer.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em abril de 2022. Revisión clínica por Flávia Costa - Farmacéutica, em abril de 2022.

Bibliografía

  • Antonieta Garrote, Ramón Bonet. Alergias y antialérgicos. Causas, tipos y tratamiento. ELSEVIER. 2004
Revisión clínica:
Flávia Costa
Farmacéutica
Farmacéutica graduada por el Centro Universitario Newton Paiva en 2003. Máster en Ciencias Biomédicas por la UBI, Portugal.