Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Dexametasona: para qué sirve, dosis y efectos secundarios

La dexametasona es un glucocorticoide sintético que ejerce una potente acción antiinflamatoria e inmunosupresora, siendo muy utilizado para tratar alergias severas y problemas inflamatorios del organismo, como artritis reumatoide, asma grave o urticaria.

Este medicamento puede comprarse en las farmacias mediante la presentación de una receta médica, consiguiéndose en diversas presentaciones: comprimidos, jarabes y en solución inyectable. 

La presentación a ser utilizada por el individuo dependerá del criterio médico, de la localización y de la enfermedad a tratar. Uno de los nombres comerciales más conocidos de la dexametasona es el decadron.

 

Dexametasona: para qué sirve, dosis y efectos secundarios

Para qué sirve la dexametasona

Está indicado en diversas afecciones alérgicas e inflamatorias, incluyendo problemas reumáticos, trastornos de piel, ojos, glandulares, pulmonares, sanguíneos y gastrointestinales. 

Cuando se trata de enfermedades agudas, las inyecciones intravenosas e intramusculares, son las más indicadas, si es posible una vez superada la fase aguda, es conveniente que el inyectable sea sustituido por la terapia con corticoides vía oral.

En qué dosis se debe tomar

La posología de la Dexametasona puede variar, por eso es importante seguir cuidadosamente las recomendaciones del médico. Las dosis que suelen ser recomendadas son las siguientes:

1. Jarabes y comprimidos

La dosis inicial varía entre 0,75 y 15 mg por día, dependiendo de la enfermedad a tratar, gravedad y de la respuesta de la persona. Si es prescrito por varios días, la dosis debe ser reducida gradualmente a lo largo del tratamiento.

2. Inyectable

La posología inicial de la dexametasona inyectable, que generalmente se utiliza puede variar entre 0,5 y 20 mg por día, dependiendo de la enfermedad específica a ser tratada. La administración debe ser realizada por un profesional de la salud.

Posibles efectos secundarios

Los efectos adversos que pueden ocurrir durante el tratamiento con dexametasona son: retención de líquidos, insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes susceptibles, alcalosis con disminución de potasio, hipertensión, debilidad muscular, pérdida de masa muscular, osteoporosis, fragilidad en los huesos, problemas gastrointestinales, retraso en la cicatrización de heridas, fragilidad de la piel, acné, petequias y equimosis, eritema, sudoración excesiva, dermatitis alérgica, urticaria y angioedema. 

Además, pueden ocurrir convulsiones, aumento de presión intracraneal, vértigo, dolor de cabeza, depresión, euforia y disturbios psicóticos, alteración en el sistema endocrino, disturbios oftalmológicos, inmunosupresión, reacción anafiláctica y candidiasis orofaríngea. También puede haber una reducción en el número de linfocitos y monocitos, arritmias cardíacas, cardiomiopatía, hipersensibilidad, tromboembolia, aumento de peso, aumento de apetito, náuseas, hipo y malestar.

Contraindicaciones

La dexametasona está contraindicada en personas con infecciones fúngicas sistémicas o con hipersensibilidad a los sulfitos, o a cualquier componente presente en la fórmula. Además, no debe ser administrado a personas que hayan recibido recientemente vacunas de virus vivo.

En el caso de mujeres embarazadas o que están amamantando sólo debe ser utilizada bajo indicación del obstetra.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • EMS. Dexametasona. Disponible en: <https://www.ems.com.br/arquivos/produtos/bulas/bula_dexametasona_10482_1010.pdf>. Acceso en 17 Jun 2020
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje