9 síntomas de COVID-19 (con test online)

Los primeros síntomas del COVID-19 son dolor de cabeza y corporal, cansancio, tos, secreción o congestión nasal, que pueden aparecer hasta 14 días después del contacto con el virus.

Estos síntomas pueden variar de una persona a otra, pudiendo ser más leves, similares a los de la gripe, o más graves, ocasionando dolor en el pecho y dificultad para respirar, especialmente en personas mayores y/o con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades autoinmunes o cáncer, por ejemplo.

Si presenta signos y síntomas de COVID-19, se recomienda la realización de un test de COVID-19 y mantenerse aislado para evitar transmitir la enfermedad a otras personas. Conozca las principales vacunas contra el COVID-19 disponibles.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas de la COVID-19 son:

  1. Tos seca y persistente;
  2. Fiebre por encima de 38º C;
  3. Fatiga excesiva;
  4. Dolor muscular generalizado;
  5. Dolor de cabeza;
  6. Dolor de garganta;
  7. Congestión nasal o nariz tapada;
  8. Alteraciones en el tránsito intestinal, especialmente diarrea;
  9. Pérdida del gusto y olfato, situación conocida como anosmia.

Además, debido a la irritación de las vías respiratorias provocada por la infección, también puede surgir la sensación de picazón en la garganta y carraspera.

En algunos casos, también se pueden notar cambios en los dedos, comúnmente conocidos como "dedos de COVID", que pueden ser indoloros o causar dolor intenso, picazón, hinchazón y la aparición de ampollas, además de piel áspera, con protuberancias y coloración roja o morada.

¿Fiebre interna puede ser síntoma de COVID-19?

La fiebre interna puede suceder cuando el organismo intenta combatir una infección, surgiendo como primer sigo antes de la fiebre. De esta forma, es posible que algunas personas infectadas con COVID-19 puedan sentir fiebre interna antes de cualquier otro síntoma. Conozca qué es la fiebre interna.

¿Cuándo surgen los primeros síntomas?

Luego de la infección por el SARS-CoV-2, los primeros síntomas de COVID-19 pueden demorar entre 2 a 14 días en aparecer, siendo normalmente notado al inicio cansancio excesivo y dolor de cabeza y en el cuerpo.

Los síntomas de COVID-19 pueden ser semejantes a los de una gripe común, pudiendo ser confundidas ambas enfermedades. Por esta razón, es importante la realización de un test para confirmar el COVID-19.  Vea cómo diferenciar los síntomas de COVID-19, gripe o resfriado

Test online de síntomas

Si cree que puede estar infectado de COVID-19, responda a continuación las preguntas para descubrir cuál es el riesgo y qué hacer:

  1. 1. ¿Siente dolor de cabeza o malestar general?
  2. 2. ¿Siente dolor muscular generalizado?
  3. 3. ¿Siente cansancio excesivo?
  4. 4. ¿Tiene congestión nasal o goteo nasal?
  5. 5. ¿Presenta tos intensa, especialmente seca?
  6. 6. ¿Presenta fiebre por encima de los 38º C?
  7. 7. ¿Siente dificultad para respirar o falta de aire?
  8. 8. ¿Tiene los labios o el rostro ligeramente azulados?
  9. 9. ¿Tiene dolor de garganta?
  10. 10. ¿Estuvo en algún país con elevado número de casos (ej.: China, Italia...), en los últimos 14 días?
  11. 11. ¿Cree que estuvo en contacto con alguien que pueda tener COVID-19, en los últimos 14 días?
  12. 12. ¿Siente un dolor intenso o una presión persistente en el pecho?
  13. 13. ¿Tiene pérdida de olfato o del gusto?

El test de síntomas es solo una herramienta de orientación, no es un diagnóstico y no sustituye la consulta con un infectólogo o el médico general.

Síntomas graves de COVID-19

En los casos más graves, los síntomas iniciales empeoran rápidamente, apareciendo dificultad para respirar, dolor en el pecho y confusión, por ejemplo. En estos casos, la infección se considera grave y debe ser tratada en el hospital lo más pronto posible.

Los síntomas más graves de la COVID-19 parecen surgir especialmente en personas mayores de 60 años o que tengan algún tipo de debilitamiento del sistema inmunológico, como puede ocurrir en casos de enfermedad autoinmune, enfermedad crónica o trasplantes.

Síntomas de cada variante

Los síntomas de infección por el SARS-CoV-2 pueden variar un poco de acuerdo con la variante responsable, pudiendo haber síntomas más o menos frecuentes e intensos. De manera general, el COVID-19 causa fiebre, tos, dolor muscular y en el cuerpo y dolor de garganta; no obstante, otros síntomas son más frecuentes cuando la infección ocurre por una variante específica: 

  • Alfa: pérdida o alteración del olfato o el gusto, disminución del apetito y escalofríos;
  • Beta: cansancio excesivo, vómitos y diarrea;
  • Gamma: cansancio excesivo, vómitos y diarrea;
  • Delta: dolor de cabeza, rinitis y estornudos constantes;
  • Ómicron: dolor de cabeza, rinitis, congestión nasal y cansancio excesivo. 

También es importante destacar que la persona puede no presentar ningún síntoma o presentar uno o más síntomas de infección. Asimismo, una persona infectada por la variante delta, por ejemplo, también puede presentar alteraciones del gusto, a pesar de que sea más común que ocurra en los casos de infección por la variante alfa. Por esta razón, es importante que sean realizadas pruebas de laboratorio para confirmar la variante responsable por el COVID-19.  Vea más sobre las variantes del COVID-19

Diferencia de síntomas entre COVID-19 y dengue

Tanto la COVID-19 como el dengue pueden causar algunos síntomas similares, como fiebre, dolor muscular o dolor de cabeza. Sin embargo, generalmente son más intensos en los casos de dengue.

Además, mientras que en la COVID-19 es común tener dificultad respiratoria, tos seca y congestión nasal, en el dengue estos síntomas no están presentes.

Otros síntomas diferentes incluyen manchas rojas en el cuerpo, dolor detrás de los ojos y dolor en las articulaciones, que son comunes en el dengue pero no ocurren en la COVID-19, por ejemplo. Vea cómo identificar todos los síntomas del dengue.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de COVID-19 es indicado por el médico y se realiza a través de la evaluación del historial de los antecedentes de contactos de la persona.

Sin embargo, el diagnóstico solo puede ser confirmado después de una prueba de COVID-19 mediante secreciones respiratorias o un examen de sangre para confirmar que realmente se trata de una infección por el nuevo coronavirus o no. Dependiendo del tipo de examen, los resultados podrán demorar horas o días para estar disponibles. Conozca más sobre la prueba de COVID-19.

Cómo se contagia el COVID-19

El contagio del coronavirus ocurre principalmente a través de la inhalación de gotas liberadas en el aire al toser o estornudar. Sin embargo, también es posible contraer COVID-19 al entrar en contacto con una superficie infectada y luego tocarse la cara, especialmente las membranas mucosas de los ojos, la nariz o la boca.

El riesgo de transmitir la enfermedad parece ser más alto dos días antes de que aparezcan los síntomas y durante los 3 días posteriores al inicio de los síntomas. Vea cómo se transmite el COVID-19.

Cómo se realiza el tratamiento

No existe un tratamiento específico para el COVID-19, por lo que se recomiendan medidas de apoyo, como la hidratación, el reposo y una dieta ligera y equilibrada.

Además, también se indican medicamentos para la fiebre y analgésicos, como el paracetamol, y medicamentos que puedan ayudar a mejorar la inmunidad y combatir los síntomas, siempre que se utilicen bajo supervisión médica para facilitar la recuperación. Vea cómo se realiza el tratamiento para el COVID-19.

En los casos más graves, en los que la persona presenta dificultad para respirar, por ejemplo, es importante que vaya al hospital para que se inicie el tratamiento más adecuado y se realice el monitoreo de los signos vitales, pudiendo ser indicada la administración de oxígeno y el uso de medicamentos específicos. 

Lea también: Medicamentos para el COVID: en casa y en el hospital tuasaude.com/es/medicamentos-para-el-coronavirus

Vídeos relacionados