Neumonía viral: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
abril 2020

La neumonía viral es un tipo de infección en los pulmones que ocasiona la inflamación del aparato respiratorio, esta causa el surgimiento de ciertos síntomas, como fiebre, falta de aire y tos, los cuales van empeorando con el paso del tiempo. Este tipo de neumonía ocurre con más frecuencia en personas que poseen el sistema inmune debilitado, como niños y ancianos, principalmente.

Los principales virus causantes de este tipo de neumonía son aquellos que ocasionan resfriados y gripes, como el Influenza del tipo A, B o C, H1N1, H5N1 y el COVID-19, además de otros como el virus parainfluenza, virus sincitial respiratorio y adenovirus, por ejemplo, los cuales pueden ser transportados de una persona infectada a otra sana mediante las gotas de saliva o de secreción respiratoria que quedan suspendidas en el aire.

A pesar de que los virus relacionados con la neumonía viral sean fácilmente transmitidos de una persona a otra, no siempre la persona desarrolla neumonía, pudiendo surgir, normalmente, síntomas de resfriado o gripe, pues el sistema inmunitario es capaz de combatir estos virus. No obstante, aunque el riesgo de desarrollar neumonía no sea alto, es importante adoptar medidas de precaución, como evitar entrar en contacto próximo con la persona enferma y tener buenos hábitos de higiene, lavando las manos regularmente. 

Principales síntomas

Los síntomas de neumonía viral pueden surgir pocos días después del contacto con el virus, presentando agravamiento con el paso de los días; siendo los principales signos y síntomas:

  • Tos seca, la cual avanza para tos con flema transparente, blanca o rosada;
  • Dolor en el tórax y dificultad para respirar;
  • Fiebre hasta de 39 ºC;
  • Dolor de garganta o de oído;
  • Rinitis o conjuntivitis, condiciones que pueden acompañar los síntomas.

En personas mayores, los síntomas de neumonía también pueden incluir confusión, cansancio extremo y falta de apetito, incluso si no hay fiebre. Por otra parte, en bebés o niños, también es muy común que surja aceleración de la respiración que provoque la apertura exagerada de las alas de la nariz. 

La neumonía viral se diferencia de la bacteriana, generalmente, por tener un inicio repentino, producir una flema más transparente o blanca, además de tener otros signos de infección viral, como congestión nasal, sinusitis, irritación en los ojos y estornudos, por ejemplo; sin embargo, puede ser difícil diferenciar los 2 tipos de infección sin la realización de exámenes. A pesar de ello, es importante que el médico realice pruebas para identificar el agente causal de la neumonía y, de esta forma, el tratamiento de la neumonía sea lo más eficaz posible. 

Cómo saber si el bebé tiene neumonía

Con respecto a los bebés, los padres pueden sospechar de neumonía cuando los síntomas de la gripe presentados por este demoran en pasar o empeoran a lo largo de la semana, como fiebre que no baja, tos constante, falta de apetito, respiración rápida y dificultad para respirar, por ejemplo.

Es importante que el bebé sea llevado al pediatra para que sean realizados exámenes y así sea concluido el diagnóstico, dando inicio al tratamiento adecuado. Asimismo, es importante que se tengan ciertos cuidados durante el tratamiento del bebé, como por ejemplo:

  • Aplicarle suero fisiológico por vía de inhalación de 2 a 3 veces al día o de acuerdo con las indicaciones del pediatra;
  • Incentivar al bebé a alimentarse, dando preferencia a las frutas, la leche materna o fórmula;
  • Dar agua al bebé;
  • Vestir al bebé de acuerdo con la temperatura, evitando exponerlo a cambios bruscos de temperatura;
  • Evitar utilizar medicamentos para la tos que no hayan sido indicados por el pediatra, pues pueden facilitar la acumulación de secreciones en los pulmones.

En los casos más graves donde el bebé no quiera comer, tenga falta de aire o presente fiebre por encima de los 39 ºC, el pediatra puede recomendar la hospitalización para recibir oxígeno, administrar medicamentos vía intravenosa y recibir suero mientra no se pueda alimentar. 

Cómo confirmar el diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico de esta enfermedad, el médico podrá solicitar muestras de secreciones respiratorias de la nariz y de la garganta para ser analizadas en el laboratorio, las cuales deben ser recolectadas, idealmente, antes del 3º día de la enfermedad o antes del 7º día luego del inicio de los síntomas, con la finalidad de identificar el virus. 

Asimismo, son realizados exámenes como radiografía de tórax, para evaluar el compromiso de los pulmones; así como exámenes de sangre, que incluyen una hematología completa y la gasometría arterial, para evaluar la oxigenación de la sangre, determinando de esta forma cuál es la gravedad de la infección. En cualquier caso en que se sospeche de neumonía, se aconseja acudir al médico general, pediatra o neumonólogo para iniciar el tratamiento adecuado y evitar que se agrave la enfermedad. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para las infecciones virales es indicado por el médico y debe ser realizado bajo ciertas orientaciones como:

  • Reposo en casa, evitando acudir a la escuela o al trabajo;
  • Buena hidratación mediante agua, té, agua de coco o jugos naturales;
  • Dieta leve, evitando alimentos grasosos. 

Además, el tratamiento de una neumonía viral o de una gripe causada por los virus H1N1, H5N1 o el COVID-19, en personas que poseen riesgos de desarrollar neumonía, como ancianos y niños, también implica el uso de medicamentos antivirales recetados por el médico general o neumonólogo, como Oseltamivir, Zanamivir y Ribavirina, por ejemplo. 

El tratamiento puede ser realizado en casa, no obstante, cuando la persona demuestra signos de gravedad, como dificultad para respirar, baja oxigenación en la sangre, confusión mental o alteraciones en el funcionamiento de los riñones, puede ser necesaria la hospitalización para la administración de medicamentos vía intravenosa y el uso de mascarilla de oxígeno. Conozca más detalles sobre cómo debe ser el tratamiento de la neumonía viral

Cómo prevenir la neumonía viral

Para prevenir infecciones virales de cualquier tipo, es muy importante mantener las manos limpias, lavando o usando alcohol en gel siempre que se frecuenten sitios públicos, como en el autobús, centros comerciales y mercados, además de evitar compartir objetos de uso personal, como cubiertos y vasos. 

La vacuna contra la gripe, que es aplicada anualmente, también es una excelente forma de evitar la infección de los principales tipos de virus. 

Observe en el video a continuación cómo lavarse las manos de forma correcta para evitar la infección por virus:

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em abril de 2020. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em marzo de 2020.

Bibliografía

  • Ozéas Galeno da Rocha Neto, Ricardo Ferreira Leite, Bruno Guedes Baldi. Atualização em pneumonia comunitária viral. REV ASSOC MED BRAS. 2013; 59(1):78-84. Acesso em: 23/03/2020.
  • Maria João Rocha Brito. Pneumonias. 2012. Disponível em: <http://www.spp.pt/UserFiles/file/Publicacoes_Curso_Verao_2012/Pneumonias.pdf>.
Abrir la bibliografía completa
  • FIGUEIREDO, Luiz Tadeu Moraes. Pneumonias virais: aspectos epidemiológicos, clínicos, fisiopatológicos e tratamento. J Bras Pneumol. 2009;35(9): p.899-906. Acesso em: 23/03/2020. Disponível em: http://www.scielo.br/pdf/jbpneu/v35n9/v35n9a12.pdf.
  • BROADDUS, V. Courtney. et al. Murray & Nadel tratado de medicina respiratória. 6.ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2017. pp. 556-581.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.

Tuasaude en Youtube

  • LAVARSE LAS MANOS PUEDE SALVAR TÚ VIDA

    02:44 | 13014 visualizações