Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué puede ser el sabor amargo en la boca

El sabor amargo en la boca puede tener varias causas que varían desde problemas más simples como mala higiene bucal o el uso de algunos medicamentos, hasta problemas más serios como infección por hongos o reflujo, por ejemplo. 

Además de esto, el uso de cigarrillo también puede darle un sabor amargo a la boca que dura desde algunos minutos hasta algunas horas. Normalmente, este tipo de alteración en el paladar mejora después de comer otros alimentos, beber agua o cepillar los dientes.

Sin embargo, si el sabor amargo se mantiene por mucho tiempo o si surge muy frecuentemente, se recomienda consultar a un médico general o a un gastroenterólogo para identificar si existe alguna enfermedad que pueda estar causando el síntoma e iniciar el tratamiento adecuado. 

Qué puede ser el sabor amargo en la boca

1. Mala higiene bucal

Esta es la principal causa del sabor amargo en la boca, especialmente al despertarse, y ocurre debido a ala acumulación de bacterias en la lengua y que va surgiendo en los dientes y las encías, causando también mal aliento. 

  • Qué hacer: para tratar esta causa, basta cepillarse los dientes y mantener una rutina, por lo menos, de cepillarse los dientes 2 veces por día, una al despertarse y otra antes de irse a dormir. Además de esto también es muy importante cepillarse bien la lengua porque la saburra lingual es la principal causa del sabor amargo en la boca. 

2. Uso de antibióticos o antidepresivos

Existen algunos medicamentos que, cuando son ingeridos, son absorvidos por el organismo y liberados en la saliva, llevando a una alteración del paladar, dejando la boca amarga. Algunos ejemplos son los antibióticos como la Tetraciclina, los medicamentos para la gota como el Alopurinol, el Litio u otros medicamentos usados en el tratamiento de algunas enfermedades cardíacas. 

Además de esto, personas que usan antidepresivos frecuentemente presentan la boca seca, lo que altera el gusto, ya que las papilas se encuentran más cerradas. 

  • Qué hacer: normalmente el gusto a sabor amargo desaparece después de algunos minutos de ingerir este tipo de medicamentos. Sin embargo, si es constante se puede consultar al médico para que evalúe la posibilidad de utilizar otro medicamento que no cause ese tipo de efectos secundarios. 

3. Embarazo

La disgeusia, también conocida como el sabor metálico en la boca, es un síntoma muy común a varias mujeres durante el primer trimestre del embarazo. Esto sucede debido a las alteraciones hormonales que ocurren en el cuerpo de la mujer, dejando el paladar más sensible. Vea otros síntomas que pueden ser señal de embarazo.

De esta forma, algunas embarazadas dicen que es un gusto semejante a tener una moneda en la boca o haber bebido agua de un vaso hecho de metal, por ejemplo.

  • Qué hacer: una excelente forma de eliminar el sabor amargo de la boca consiste en beber limonada o chupar una paleta de limón. generalmente, esta alteración dura apenas algunos días, desapareciendo naturalmente. 
Qué puede ser el sabor amargo en la boca

4. Uso de suplementos vitamínicos

Algunos suplementos vitamínicos que contienen elevadas cantidades de sustancias metálicas como zinc, cobre, hierro o cromo pueden hacer que surja un sabor metálico en la boca. Este efecto secundario es muy común y, normalmente, aparece cuando el suplemento es completamente absorbido por el cuerpo.

  • Qué hacer: en estos casos se debe esperar algunos minutos para permitir que el cuerpo absorba el suplemento. Si el sabor amargo es muy intenso o surge muy frecuentemente, se puede consultar al médico para evaluar la posibilidad de reducir la dosis o cambiar de suplemento.

5. Reflujo gastroesofágico

El reflujo ocurre cuando el contenido del estómago consigue llegar hasta el esófago, después de comenzar la digestión, transportando el ácido para la boca, lo que la deja con un gusto amargo y hasta con mal olor. 

  • Qué hacer: se debe evitar comer alimentos muy grasosos o de difícil digestión, ya que aumentan la producción de ácido por el estómago. Además de esto, también es importante evitar comidas muy voluminosas, ya que dificultan que el estómago se cierre. 

6. Hepatitis, hígado graso o cirrosis

Cuando el hígado no está funcionando correctamente, el cuerpo comienza a acumular elevadas cantidades de amoníaco, que es una sustancia tóxica, que normalmente es transformada en urea por el hígado y eliminada por la orina. Los niveles aumentados de esta hormona provocan una alteración del gusto, semejante al pescado o a la cebolla. 

  • Qué hacer: normalmente los problemas en el hígado son acompañados de otros síntomas como mareo o cansancio excesivo. Por esto, si existe alguna sospecha de enfermedades hepáticas se debe consultar a un hepatólogo para hacer exámenes de sangre y  confirmar el diagnóstico, iniciando el tratamiento si es necesario.

7. Resfriado, sinusitis y otras infecciones

Las infecciones del tracto respiratorio superior como resfriados, rinitis, sinusitis o amigdalitis, por ejemplo, pueden causar que surja el sabor amargo en la boca, debido a sustancias producidas por las bacterias de este tipo de infecciones. 

  • Qué hacer: en estos casos es importante beber, por lo menos, 2 litros de agua por día, ya que ayuda a aliviar el sabor amargo y facilitar la recuperación. Sin embargo, es importante consultar un médico general para identificar la causa específica e iniciar el tratamiento adecuado. 
Más sobre este tema:
Carregando
...