Síndrome de Reye: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en diciembre 2021

El síndrome de Reye es una enfermedad rara pero que puede llegar a ser grave y a menudo mortal, debido a que produce la inflamación del cerebro y la rápida acumulación de grasa en el hígado. Esta afecta principalmente a niños con edades entre 4 y 12 años; no obstante, los adultos también pueden presentarla, y el riesgo aumenta si existen casos de esta afección en la familia.

Por lo general, esta enfermedad se presenta con náuseas, vómitos, confusión o delirio, y las causas están relacionadas con ciertos virus, como el virus de la gripe o la varicela, y el uso de aspirina o medicamentos derivados de los salicilatos para tratar la fiebre en niños con estas infecciones. Por esta razón, es más común en el invierno, donde el número de infecciones virales aumenta.

El síndrome de Reye tiene cura si se diagnostica temprano y su tratamiento consiste en reducir los síntomas de la enfermedad y controlar la inflamación del cerebro y del hígado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Entre los principales síntomas del síndrome de Reye se incluyen los siguientes:

  • Dolor de cabeza;
  • Vómitos;
  • Somnolencia;
  • Irritabilidad;
  • Cambios de personalidad;
  • Desorientación;
  • Delirio;
  • Visión doble;
  • Convulsiones;
  • Insuficiencia hepática.

El diagnóstico del síndrome de Reye es realizado mediante la evaluación de los síntomas presentados por el niño, además de que el médico puede indicar la realización de una biopsia del hígado, punción lumbar y otros estudios como una tomografía computarizada o resonancia magnética, por ejemplo. Este síndrome se puede confundir con encefalitis, meningitis, envenenamiento o insuficiencia hepática.

Posibles causas

Actualmente, las causas del síndrome de Reye no son completamente conocidas; sin embargo, se piensa que están relacionadas con ciertos virus, como el virus de la gripe o la varicela y el uso de aspirina o medicamentos derivados de los salicilatos para tratar la fiebre en niños con estas infecciones. Asimismo, el uso exagerado de paracetamol también puede desencadenar la aparición del síndrome de Reye.

Por otra parte, parece que las personas que desarrollan el síndrome de Reye pueden tener cierta predisposición genética que se exacerba con el uso de aspirina. 

Tratamiento del síndrome de Reye

El tratamiento del síndrome de Reye consiste en controlar las funciones del corazón, pulmones, hígado y cerebro de los niños, así como la interrupción inmediata del consumo de aspirina o medicamentos relacionados con el ácido acetilsalicílico.

Para ello, pueden ser administrados por vía intravenosa líquidos como soluciones de electrolitos y glucosa para mantener el equilibrio en el funcionamiento del organismo, y vitamina K para prevenir hemorragias. Algunos medicamentos, como manitol, corticosteroides o glicerol también están indicados para reducir la presión en el interior del cerebro.

La recuperación del síndrome de Reye depende de la inflamación del cerebro, pero cuando se diagnostica a tiempo, los pacientes pueden recuperarse totalmente de la enfermedad. En las situaciones más graves, las personas pueden sufrir lesiones de por vida y, en las peores ocasiones, perder la vida.