Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Aftas en la garganta: síntomas, causas y tratamiento

El afta en la garganta consiste en el surgimiento de una pequeña herida redondeada de color blanquecina o amarillenta, en el centro, y rojiza por fuera, que causa dolor e incomodidad. Generalmente, además de la incomodidad al hablar o al comer, la llaga en la garganta también puede causar el surgimiento de otros síntomas como fiebre, malestar general y aumento de los ganglios del cuello.

La mayoría de las veces este tipo de aftas surgen por ingestión de alimentos muy ácidos o, entonces, es una primera señal de que el sistema inmune está debil, pudiendo aparecer, por esto, cuando se tiene herpes, después de una gripe o de un resfriado. Cuando las aftas son muy grandes y demoran en cicatrizar también pueden indicar problemas más graves como SIDA o cáncer. 

Vea las señales y síntomas de cáncer que no debe ignorar.

El tratamiento del afta en la garganta se puede hacer con pomadas prescritas por el médico y la realización de algunos cuidados como por ejemplo evitar consumir alimentos ácidos y hacer gárgaras con agua tibia y sal.

Aspecto de un afta en la garganta
Aspecto de un afta en la garganta

¿Por qué salen las aftas en la garganta?

Las posibles causas de la aparición de las aftas en la garganta puede estar relacionado con:

  • Sistema inmune comprometido, especialmente cuando se tiene herpes, ya que el virus puede alcanzar la mucosa bucal y de la garganta;
  • Alta ingestión de alimentos ácidos;
  • Problemas estomacales como reflujo;
  • Falta de vitaminas del complejo B, ácido fólico y minerales como el hierro también puede ser otra de las causas del afta en la garganta.

Así que, si el problema surge más de 1 vez al mes o con menos de 1 semana de diferencia, se recomienda consultar al médico general para realizar exámenes de sangre e identificar alguna enfermedad que pueda estar provocando el problema, para iniciar el tratamiento adecuado y evitar que vuelvan a surgir.

Otras situaciones que pueden causar pequeñas heridas dolorosas en la garganta son cáseum, amigdalitis y estomatitis aftosa, que es más frecuente en los bebés.

Tratamiento para las aftas en la garganta

El tratamiento para las aftas inflamadas en la garganta se puede hacer con pomadas corticoides y antiinflamatorias tópicas como por ejemplo Bexident AFT, Quadriderm crema o Bencidamina en spray o con pomadas anestésicas tópicas como Xylocaína Pomada 5%, prescritas por el médico, que pueden aplicarse con el dedo o con la ayuda de un isopo.

Otros remedios que se pueden utilizar para aliviar el dolor son el paracetamol o el ibuprofeno, por ejemplo, sin embargo, su uso también debe ser orientado por el médico. Para tratar las aftas en la garganta recurrentes y de un tamaño mayor a 1 cm de diámetro, se puede utilizar otras técnicas como el láser de CO2 y el Nd: YAG debiendo ser realizado en el hospital o en la clínica.

Vea una lista más completa de los medicamentos utilizados para curar las aftas o postemillas.

Remedios caseros para las aftas en la garganta

Además del tratamiento farmacológico, también se pueden adoptar algunas medidas caseras para disminuir la inflamación y facilitar la cicatrización, debiendo enjuagarse o hacer gárgaras con:

  • Extracto de manzanilla, ya que tiene propiedades antisépticas;
  • Extracto de propóleo, por su acción antibiótica;
  • Té de hojas de albahaca, por ser antibacteriana y cicatrizante;
  • Caléndula, ya que contiene propiedades antiinflamatórias.

Estos remedios caseros deben ser utilizados, 2 a 3 veces al día, y, preferiblemente, después de cepillarse los dientes. 

¿Cómo curar el afta más rápido?

Para ayudar a curar el afta en la garganta, se debe seguir algunos cuidados como: 

  • Enjuagar la boca con un antiséptico bucal después de cepillarse los dientes para ayudar a eliminar las bacterias y limpiar la región;
  • Evitar ingerir alimentos ácidos como limón, piña, tomate, kiwi y naranja, ya que la acidez aumenta el dolor;
  • Aumentar la ingestión de alimentos ricos en vitaminas del complejo B, ácido fólico y ferro como banana, mango, yogurt descremado o jugo de manzana, ya que esta puede ser una de las causas de su aparición;
  • Hacer gárgaras con agua tibia y sal o con agua oxigenada diluida en agua, ya que son antisépticos, dejando la región limpia. Para hacer las gárgaras, se debe agregar 1 cucharada de sal en 1 vaso de agua tibia o 2 cucharadas de agua oxigenada 10 volumes en 1 vaso de agua. 
  • Evitar empeorar las lesiones en la boca, evitando comer alimentos duros como tostadas, maní, nueces;
  • Usar un cepillo de diente suave;
  • Evitar los productos para higiene oral que contienen lauril éter sulfato sódico.

Con el tratamiento y adoptando estas medidas, el afta en la garganta tienda a desaparecer naturalmente en pocos días. 

Vea qué comer cuando tenga un afta para acelerar la recuperación: 

¿Cuándo acudir al médico?

Cuando las aftas son muy frecuentes surgiendo más de 6 veces al año, sus causas deben ser investigadas y por eso se debe observar si hay otros síntomas al mismo tiempo e ir al médico. Si el médico tiene dudas sobre lo que está originando las aftas, puede solicitar:

  • Hemograma completo con recuento de VSH;
  • Hierro, ferritina y captación del hierro, vitamina B12;
  • Anti-VIH, cultivos virales y biopsia.

Sin embargo, normalmente no hay necesidad de solicitar exámenes, siendo sólo para casos de difícil control.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...