10 síntomas del resfriado común

Los síntomas del resfriado suelen aparecer de 2 a 3 días después de la infección, pudiendo ser notada la nariz tapada, nariz congestionada, estornudos frecuentes, dolor de cabeza leve, sensación de malestar general y fiebre baja, en algunos casos

Los síntomas de resfriado normalmente duran cerca de 4 días y son causados por virus comunes, como el rinovirus, que se transmite a través de la inhalación de gotículas de secreciones nasales que contienen el virus suspendido en el aire, que se propagan cuando una persona infectada estornuda, tose o se suena la nariz, por ejemplo.

El resfriado es más frecuente en épocas frías del año, ya que durante este período es común que las personas permanezcan más tiempo en ambientes cerrados y con poca circulación de aire, lo que favorece la trasmisión del virus. Conozca más síntomas y causas del resfriado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas 

Los principales síntomas del resfriado común son:

  1. Secreción nasal acuosa y transparente;
  2. Congestión nasal;
  3. Flema de coloración amarilla o verdosa;
  4. Estornudos;
  5. Dolor de garganta;
  6. Tos;
  7. Dolor en el cuerpo;
  8. Dolor de cabeza leve;
  9. Fiebre baja;
  10. Sensación de malestar general.

Normalmente, estos síntomas aparecen de forma gradual y duran cerca de 4 días, pero pueden prolongarse por más tiempo en personas que fuman. Sin embargo, si no hay mejoría de los síntomas o la persona presenta fiebre mayor de 38,5 °C y moco verde, se debe consultar al médico. Vea qué significa el moco verde.

Cómo aliviar los síntomas

Por lo general, los síntomas de resfriado pueden tratarse fácilmente en casa, a través de algunas medidas simples, como:

1. Beber mucha agua

Mantener el cuerpo hidratado es fundamental para ayudar a combatir el virus del resfriado común, además de ayudar a fluidificar las secreciones nasales y facilitar su eliminación, mejorando las molestias de la rinorrea o la congestión nasal. Por tal razón, se debe beber mucha agua, al menos 8 vasos por día, jugos, tés, sopas o agua tibia con limón. Conozca la cantidad de agua que debe beber de acuerdo a su edad y peso.

Asimismo, es importante evitar bebidas con cafeína, como café o té negro, y bebidas alcohólicas, ya que pueden causar deshidratación.

2. Permanecer de reposo

El reposo es importante para ayudar al sistema inmunitario a combatir el virus, permitiendo que la persona se recupere del resfriado de forma más rápida, también ayuda a reducir las probabilidades de transmitir el virus a otras personas.

Además, se aconseja no acudir al trabajo o a la escuela, y permanecer de reposo en casa si presenta fiebre, tos fuerte o somnolencia.

3. Utilizar un humidificador

Utilizar un humidificador o vaporizador ayuda a aumentar la humedad del aire y aliviar la congestión nasal y la tos. Otra forma simple de aumentar la humedad del ambiente, es colocar un balde con agua en la sala o en la habitación donde se encuentra la persona resfriada. Vea los principales consejos para humidificar el ambiente.

4. Hacer gárgaras con agua tibia y sal

Las gárgaras con agua tibia y sal ayudan a aliviar las molestias del dolor de garganta y a limpiar la flema adherida a la misma. Aparte de esto, la sal ayuda a matar bacterias que puedan infectar la garganta, actuando como un antiséptico natural.

Para hacer gárgaras con agua tibia y sal, basta adicionar media cucharadita de sal en medio vaso de agua tibia, hacer gárgaras por algunos segundos y escupir luego el agua.

5. Lavar la nariz con suero 

Lavar la nariz con suero fisiológico ayuda aliviar la congestión nasal, eliminando las secreciones que congestionan la nariz y provocan goteo, además de prevenir el desarrollo de sinusitis.

Otra opción es utilizar soluciones salinas que pueden ayudar a aliviar los síntomas, incluso en niños, aconsejándose en el caso de los bebés succionar suavemente las secreciones de las narinas con un aspirador nasal después de aplicar la solución salina. Vea cómo destapar la nariz de forma efectiva.

Vea el siguiente video donde el enfermero Manuel Reis explica cómo lavar la nariz con suero:

Diferencia entre gripe y resfriado

La principal diferencia entre la gripe y el resfriado es la intensidad de los síntomas: en la gripe, estos son más intensos e incluyen fiebre alta que puede durar algunos días; en el caso del resfriado, los síntomas son más leves y fáciles de tratar. Conozca más sobre las principales diferencias entre gripe y resfriado.

Cómo se realiza el tratamiento

Los síntomas del resfriado suelen mejorar en unos días sin la necesidad de ningún tipo de tratamiento específico con medicamentos.

No obstante, el médico puede indicar un tratamiento con medicamentos con el fin de ayudar a aliviar los síntomas y las molestias del resfriado:

  • Analgésicos o antiinflamatorios, como paracetamol, dipirona o ibuprofeno, en casos de fiebre o dolor de garganta, cabeza o cuerpo;
  • Descongestionante nasal en aerosol, para aliviar la congestión nasal, pudiendo ser utilizado por adultos durante un máximo de 5 días;
  • Jarabe expectorante, como ambroxol o guaifenesina, para facilitar la eliminación de las secreciones nasales;
  • Jarabe mucolítico, como acetilcisteína o bromhexina, para fluidificar las secreciones nasales, facilitando su eliminación;
  • Antihistamínicos, como loratadina o desloratadina, para abrir las vías nasales y ayudar a aliviar la congestión y los estornudos.

Aparte de esto, es importante aumentar las defensas del organismo, pues así es posible que el sistema inmunitario combata el virus de forma más eficaz. De esta manera, para fortalecer la inmunidad y tratar el resfriado, se indica aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina C, como naranjas, piña, fresas y acerola, por ejemplo.

Vea el video con la nutricionista Tatiana Zanin con sugerencias de alimentos para fortalecer el sistema inmunitario y ayudar a combatir el resfriado:

Cuándo acudir al médico

Aunque no es necesario acudir al médico para curar el resfriado común, se recomienda consultar a un médico general o pediatra, en el caso de los niños, cuando se presenten los siguientes síntomas:

  • Fiebre superior a 38,5ºC, fiebre que dura 5 días o más o que retorne después de un período sin fiebre en adultos;
  • Fiebre de 38ºC en recién nacidos hasta las 12 semanas;
  • Fiebre que aumenta de intensidad o dura más de dos días en niños de cualquier edad;
  • Empeoramiento de los síntomas;
  • Falta de aire;
  • Sibilancias;
  • Dolor de garganta fuerte;
  • Dolor de oído;
  • Dolor de cabeza;
  • Dolor en los senos paranasales.

Asimismo, niños que presenten extrema confusión, somnolencia inusual o falta de apetito necesitan ser evaluados por el pediatra para iniciar el tratamiento más adecuado.