Enfermedades de las uñas: 11 causas y qué hacer

La presencia de alteraciones en las uñas puede ocurrir por un proceso de envejecimiento natural o alguna lesión como golpes, pero también puede ser señal de algunos problemas de salud, como deficiencia de vitaminas, alteraciones hormonales, infecciones por hongos, diabetes, enfermedades del corazón y pulmones, e incluso cáncer.

Esto ocurre porque la mayoría de los problemas de salud graves son capaces de afectar la oxigenación y alterar el proceso de crecimiento y desarrollo de las uñas, haciendo que surjan alteraciones como cambios en el color, brillo, forma y textura, necesitando atención y cuidados médicos.

Las uñas saludables generalmente tienen un aspecto blanco transparente con la base rosada, por lo que cuando surgen alteraciones en las uñas que no hayan sido causadas por lesiones, se aconseja consultar a un dermatólogo o un médico general para realizar una exploración, solicitar exámenes, diagnosticar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Principales enfermedades de las uñas

Las principales enfermedades de las uñas son:

1. Uñas quebradizas y secas

Contenido sensible
Esta imagen puede tener contenido que es incómodo para algunas personas.
Imagem ilustrativa número 2

Las uñas quebradizas y secas son aquellas que se quiebran o astillan fácilmente, las cuales normalmente están relacionadas con el envejecimiento natural, pero también pueden ser consecuencia de alergias a productos como esmaltes, detergentes, jabones o productos de limpieza, por ejemplo, así como el exceso de manicure o remoción de uñas de gel. Vea otras causas de uñas quebradizas y qué hacer.

Esta alteración también puede ser señal de hierro, ácido fólico, vitaminas A, B12 o C, ya que son responsables de producir una proteína que da fuerza a las uñas, o de enfermedades como psoriasis, micosis, hipertiroidismo o anemia.

Qué hacer: se deben evitar los productos que puedan causar alergia, dar descanso a las uñas y evitar realizar manicure durante alrededor de 2 semanas. Si la alteración aún persiste, es importante consultar a un dermatólogo para que evalúe si hay alguna deficiencia de vitaminas u otra enfermedad para que indique el tratamiento adecuado.

2. Manchas blancas en las uñas

Imagem ilustrativa número 3

Las manchas blancas en las uñas, también llamadas leuconiquia, normalmente surgen debido a algún trauma local, como golpes, pegarse con una pared o machucarse el dedo con una puerta. Sin embargo, este tipo de manchas también puede surgir con las variaciones hormonales a lo largo del ciclo menstrual.

Generalmente, estas manchas no indican algún problema de salud, pero pueden surgir con el uso de algunos antibióticos o enfermedades como vitiligo o lepra, por ejemplo. Vea otras causas de manchas blancas y cómo es el tratamiento.

Qué hacer: se debe dejar la uña crecer naturalmente hasta que las manchas blancas desaparezcan. No obstante, en caso de que la mancha se mantenga igual a lo largo de varias semanas, se aconseja consultar al dermatólogo.

3. Uñas amarillentas

Imagem ilustrativa número 1

Las uñas amarillentas son comunes en personas de la tercera edad y no en todos los casos indican un problema de salud. Este tipo de coloración también puede observarse con el uso de algunos medicamentos como los antibióticos, productos de limpieza o humo de cigarro. Además, la ingesta excesiva de zanahoria, calabaza o camote, también puede dejar las uñas amarillas.

Además, las uñas amarillas también pueden surgir por infecciones de hongos en las uñas o por enfermedades como diabetes, psoriasis o artritis reumatoide, enfermedades del hígado como cirrosis o hepatitis, o problemas pulmonares como bronquitis o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Vea otras causas de uñas amarillas y qué hacer.

Qué hacer: se aconseja consultar un dermatólogo para evaluar la presencia de infección por hongos o psoriasis en la uña e iniciar el tratamiento adecuado. En caso de sospecharse de otras enfermedades, se debe consultar a un médico general, el cual puede realizar una evaluación inicial y referir para otros especialistas como el gastroenterólogo o neumólogo, dependiendo del tipo de enfermedad que esté causando la uñas amarillas.

4. Uñas azuladas

Imagem ilustrativa número 4

Las uñas azuladas pueden ser causadas por un bajo nivel o falta de oxígeno en la sangre, haciendo que la piel tenga una coloración púrpura. Esta condición se conoce como cianosis y normalmente es es un síntoma común cunado se está en un ambiente frío, por ejemplo. Sin embargo, si la coloración azulada surge en otros momentos, puede indicar problemas circulatorios, como enfermedad de Raynaud, alteraciones respiratorias como enfisema, asma, neumonía o enfermedades del corazón, como insuficiencia cardíaca.

Qué hacer: se deben utilizar guantes o calentar el ambiente, en caso de que las uñas sean causadas por ambientes fríos. Sin embargo, en caso de que el problema aparezca con frecuencia, tarde en desaparecer o surja con otros síntomas como falta de aire o cansancio excesivo, se debe consultar a un médico general o un cardiólogo para que se realice el diagnóstico y tratamiento más adecuado. Conozca cuáles son los síntomas que pueden indicar problemas en el corazón.

5. Uñas rojizas

Imagem ilustrativa número 7

Las uñas rojizas, principalmente en los bordes, pueden ser causadas por una condición llamada paroniquia, causada por inflamaciones debido a la infección por bacterias, virus o levaduras, debido a traumas como remoción de cutículas, machucones o por una uña encarnada, por ejemplo. En algunos casos, puede haber formación de pus en los bordes de las uñas. Vea qué es la paroniquia.

Sin embargo, algunos problemas de salud pueden tornar a las uñas rojizas completamente, como enfermedades del corazón o de los pulmones, presión arterial alta o derrame cerebral, por ejemplo.

Qué hacer: se debe consultar a un dermatólogo en caso de que la uña esté rojiza en los bordes para que se realice el tratamiento con antibióticos o drenaje de pus. Sin embargo, en caso de que las uñas se pongan completamente rojas, se debe consultar a un médico inmediatamente o acudir al servicio de urgencias más cercano para que la causa sea tratada lo antes posible.

6. Uñas verdosas

Contenido sensible
Esta imagen puede tener contenido que es incómodo para algunas personas.
Imagem ilustrativa número 8

Las uñas verdosas, ocurren por una infección que dejas las uñas con un aspecto verde azulado o verde oscuro y es causada por la bacteria Pseudomonas aeruginosa.

Esta condición puede surgir en las uñas de las manos o de los pies y generalmente no produce dolor, sin embargo, la piel alrededor de la uña puede hincharse, causar dolor o estar enrojecida.

Qué hacer: se debe consultar a un dermatólogo para iniciar el tratamiento que debe ser realizado con antibióticos para combatir la bacteria.

7. Uñas con líneas oscuras o negras

Imagem ilustrativa número 5

Las líneas oscuras son causadas por una alteración conocida científicamente como melanoniquia, que es más común en personas con piel oscura, pero que también puede surgir repentinamente por el uso de algunos medicamentos como antibióticos o zidovudina, un medicamento utilizado en el tratamiento del VIH.

Esta líneas oscuras pueden presentar coloración café, gris o negra, que van desde la base de la uña hasta el borde superior, y desarrollarse en las uñas de las manos o de los pies. Cuando estas líneas se observan a lo largo del tiempo puede ser señal de un aumento de la producción de melanina, que es un pigmento que da color a la piel, lo cual puede ser uno de los primeros síntomas de melanoma, un tipo de cáncer de piel. Conozca más sobre los síntomas de melanoma en uñas.

No obstante, algunas situaciones como darse un golpe en el dedo, utilizar zapatos apretados o si el dedo se queda atascado en algún objeto, puede ocasionar que la uña se ponga totalmente negra, debido a que ocurre un sangrado en la región y hace con que la misma se oscurezca, la cual en algunos casos puede estar acompañada por dolor e inflamación. 

Qué hacer: se debe consultar a un dermatólogo para que evalúe la causa del surgimiento de la línea oscura en las uñas. Si la mancha es causada por algún medicamento, el médico puede evaluar el cambio del fármaco. Sin embargo, si la mancha se desarrolló a lo largo del tiempo, cambiando de color, tamaño o forma, el médico debe realizar exámenes para diagnosticar melanoma y prescribir el tratamiento adecuado. Conozca más sobre el cáncer de piel.

No obstante, si la uña negra se debe a un traumatismo, no es necesario realizar ningún tratamiento, ya que la sangre allí presente se va absorbiendo de forma natural a medida que crece la uña.

8. Uñas onduladas

Las uñas onduladas o rugosas pueden presentarse como un proceso natural de envejecimiento, siendo común en personas de la tercera edad, pero también puede ocurrir por enfermedades de la piel que dejan las uñas secas, como la psoriasis, líquen plano, dermatitis atópica, alopecia areata o lupus, por ejemplo.

Qué hacer: se debe consultar a un dermatólogo que debe indicar el tratamiento más adecuado de acuerdo con la causa. Conozca más sobre cómo se realiza el tratamiento de la psoriasis en la uña.

9. Uñas redondeadas

Imagem ilustrativa número 10

Las uñas redondeadas y con las puntas de los dedos curvadas pueden iniciar de forma lenta a lo largo de los años sin que la persona se de cuenta, pudiendo empeorar con el tiempo, siendo generalmente sentidas cuando se hinchan y se hacen dolorosas al presionarlas, esto se conoce como acropaquia. Vea qué es la acropaquia y cómo tratar.

Esta condición puede ser consecuencia de la baja oxigenación de sangre debido a enfermedades cardiovasculares o pulmonares, pero también puede surgir en enfermedades hepáticas, enfermedad inflamatoria intestinal o infección por VIH.

Qué hacer: se debe consultar a un médico general para una evaluación inicial y la realización de exámenes. Dependiendo de la enfermedad causante, el médico puede referir a la persona a un cardiólogo, gastroenterólogo, neumólogo o infectólogo para el tratamiento adecuado.

10. Uñas curvadas hacia arriba

Imagem ilustrativa número 6

Las uñas curvadas hacia arriba, también llamadas coiloniquia, son una condición en que las uñas se proyectan hacia afuera y toman un aspecto de cuchara. Generalmente, esta condición es un signo de que la circulación sanguínea no logra llegar correctamente al centro de la uña, pudiendo ser un síntoma de falta de hierro, problemas cardíacos o hipotiroidismo, por ejemplo.

Qué hacer: se debe consultar un dermatólogo o un médico general para realizar análisis de sangre e identificar si es una carencia de hierro o si existe un trastorno en la tiroides o el corazón. Vea los alimentos ricos en hierro.

11. Desprendimiento de la uña

Imagem ilustrativa número 9

El desprendimiento de la uña es una condición llamada onicólisis, caracterizada por la separación total o parcial de la uña de las manos o de los pies y puede ser causada por el uso de zapatos apretados, limpieza excesiva de las uñas o alergias a productos de limpieza, por ejemplo.

Esta condición también puede ser causada por infección de hongos, enfermedades como psoriasis o hipertiroidismo, o el uso de algunos medicamentos como Captopril o retinoides.

Qué hacer: se debe evitar utilizar zapatos apretados o limpiar debajo de las uñas constantemente, además de recomendarse utilizar guantes para no tener contacto con productos de limpieza que puedan causar alergia. Si el desprendimiento de la uña no mejora, se debe consultar a un dermatólogo para que diagnostique la causa e indique el tratamiento más adecuado.