Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

7 Exámenes que deben realizarse durante el embarazo

Los exámenes en el embarazo son importante para que el obstetra haga el seguimiento del desarrollo del bebé y de la salud de la mujer. Por ello, en todas las consultas se evalúa el peso de la gestante, la presión arterial y la circunferencia abdominal, e indica la realización de algunos exámenes como análisis de sangre, orina, ginecológicos y ultrasonidos. 

Además, en algunos casos, principalmente cuando la mujer tiene más de 35 años, el médico puede indicar la realización de otros exámenes, ya que el embarazo a esta edad puede tener algunos riesgos asociados- Por eso, las citas médicas para el seguimiento se realizan con más frecuencia y puede realizarse una biopsia de vellosidades coriales, amniocentesis y cordocentesis, por ejemplo.

Normalmente, durante el primer trimestre de embarazo se realizan más exámenes, ya que es fundamental el seguimiento de la salud materna en las primeras semanas de gestación. A partir del segundo trimestre de embarazo se solicitan menos exámenes y estos son encaminados a la evaluación del desarrollo del bebé.

7 Exámenes que deben realizarse durante el embarazo

Los exámenes indicados durante el embarazo tienen como objetivo evaluar la salud y desarrollo del bebé, así como la salud de la mujer. Además, por medio de los exámenes solicitados por el obstetra, se puede identificar alguna anomalía relacionada con el bebé o si existe algún riesgo durante el embarazo o en el momento del parto. Los principales exámenes que deben realizarse en el embarazo son:

1.  Hematología

La hematología o hemograma tiene como objetivo informar el estado de las células sanguíneas de la mujer, como los eritrocitos y plaquetas, además de las células de defensa del organismo que también se reportan en este examen, los leucocitos. De esta forma, el hemograma notifica al médico si hay infecciones, así como señales de anemia, por ejemplo, pudiendo indicar el uso de suplementos. 

2. Tipo de sangre y factor Rh

Este examen de sangre sirve para determinar el grupo sanguíneo de la madre y el factor Rh, si es positivo o negativo. Si la madre tiene factor Rh negativo y el bebé factor Rh positivo que heredó del padre, cuando la sangre del bebé entre en contacto con la de la madre, el sistema inmune de la misma producirá anticuerpos contra él; pudiendo causar, en un segundo embarazo, enfermedad hemolítica del recién nacido. Por lo que es importante que este examen se realice en el primer trimestre de gestación, ya que en caso necesario, pueden tomarse medidas de precaución para evitar una respuesta inmunológica exagerada que pueda tener complicaciones en el bebé.

Vea cómo puede afectar el factor Rh negativo de la madre al bebé en el embarazo.

3. Glucosa en ayunas

La glucosa en ayuno es importante para evaluar si existe riesgo de desarrollar diabetes gestacional, siendo importante la realización tanto en el primer como en el segundo trimestre de gestación, así como para realizar el seguimiento y control de la diabetes, por ejemplo, en caso de que la mujer ya cuente con este diagnóstico. 

Además, entre la 24º y 28º semana de gestación, el médico puede indicar la realización del examen PTGO, también conocido como examen de tolerancia oral a la glucosa o curva de tolerancia a la glucosa, que es un examen más específico para el diagnóstico de diabetes gestacional.

Vea cómo se realiza la curva de tolerancia a la glucosa.

4. Exámenes para identificar infecciones

Algunas infecciones por virus, parásitos o bacterias pueden transmitirse hacia el bebé durante el parto o interferir en su desarrollo, ya que en algunos casos pueden atravesar la placenta. Además, en el caso de que la mujer sea portadora de alguna enfermedad infectocontagiosa crónica, como VIH, por ejemplo, es importante que el médico realice un seguimiento frecuente del virus en el organismo y ajuste las dosis de los medicamentos. 

De esta forma, las principales infecciones que deben evaluarse en los exámenes durante el embarazo son:

  • Sífilis, que es causada por la bacteria Treponema pallidum, que puede contagiar al bebé durante la gestación o durante el parto, dando como resultado sífilis congénita, que puede distinguirse por sordera, ceguera o problemas neurológicos en el bebé. El examen para sífilis se le conoce como VDRL y debe realizarse en el primer y segundo trimestre de gestación, además de que es importante que la mujer realice el tratamiento de forma correcta para evitar el contagio al bebé;
  • VIH, que puede causar el Síndrome de Inmunodeficiencia Humana, SIDA, el cual puede contagiarse al bebé durante el parto. Por eso, es importante que la mujer sea diagnosticada, se verifique la carga viral y se ajuste el tratamiento;
  • Rubéola, que es una enfermedad causada por el virus de la familia Rubivirus y que cuando se adquiere durante el embarazo puede resultar en malformaciones en el bebé, sordera, alteración en los ojos o microcefalia, siendo importante que se realicen exámenes para identificar el virus durante el embarazo;
  • Citomegalovirus, así como la rubéola, la infección por citomegalovirus puede traer consecuencias al desarrollo del bebé, lo cual puede suceder cuando la mujer no recibe tratamiento inicial y el virus logra pasar al bebé a través de la placenta o durante el parto. Por eso, es importante que se realice el examen para identificar la infección por citomegalovirus durante el embarazo;
  • Toxoplasmosis, es una enfermedad infecciosa causada por un parásito que puede representar riesgos graves para el bebé cuando la infección sucede el último trimestre de embarazo, por lo que es importante que la mujer tenga cuidado para evitar la infección, así como realizar el examen para iniciar el tratamiento y prevenir complicaciones. Vea más sobre la toxoplasmosis en el embarazo;
  • Hepatitis B y C, que son enfermedades infecciosas causadas por virus que también pueden ser transmitidas hacia el bebé, pudiendo provocar parto prematuro o un bebé de peso bajo.

Estos exámenes deben realizarse en el primer trimestre y repetirlo en el segundo y/o en el tercer de gestación, de acuerdo a las indicaciones del obstetra. Además, en el tercer trimestre de gestación, entre la 35º y la 37º semana de gestación, es importante que la mujer se realice un examen para buscar estreptococo del grupo B, o Streptococcus agalactiae, que es una bacteria que pertenece la microbiota vaginal, sin embargo dependiendo de la cantidad puede representar un riesgo para el bebé en el momento del parto. Vea en qué consiste esta prueba.

7 Exámenes que deben realizarse durante el embarazo

5. Examen de orina y urocultivo

El examen de orina, también conocido como EGO, e importante para identificar la infección urinaria, que es frecuente durante el embarazo. Junto con el EGO, el médico también puede solicitar un urocultivo, principalmente si la mujer refiere síntomas de infección, ya que a partir de este examen es posible identificar el microorganismo causante y de esta forma y se podrá indicar el mejor tratamiento. 

6. Ultrasonido

El ultrasonido es importante durante el embarazo, ya que permite al médico realizar el seguimiento del desarrollo del bebé. De esta forma, el ultrasonido puede hacerse para identificar la presencia del embrión, el tiempo de embarazo y ayudar a determinar la fecha del parto, los latidos cardíacos del bebé, posición, desarrollo y crecimiento del bebé.

La recomendación es que este estudio se realice en todos los trimestres del embarazo, de acuerdo a la orientación del obstetra. Además del ultrasonido convencional, puede realizarse un ultrasonido estructural o morfológico, el cual permita la visualización del rostro del bebé e identificar enfermedades. 

Vea cuándo debe realizar el ultrasonido estructural.

7. Exámenes ginecológicos

Además de los exámenes normalmente solicitados por el médico, pueden recomendarse exámenes ginecológicos con el objetivo de evaluar la región íntima. También puede realizarse un examen preventivo, también conocido como Papanicolau que tiene como objetivo evaluar la presencia de alteraciones en el cuello uterino que puedan indicar cáncer, por ejemplo. De esta forma, la realización de estos exámenes es importante para que se prevengan complicaciones en la mujer.

Exámenes en el embarazo de riesgo

En caso de que el médico confirme un embarazo de riesgo puede solicitar la realización de más exámenes con el objetivo de evaluar el nivel de riesgo y, de esta forma, tomar medidas que disminuyan las complicaciones en la gestación tanto para la madre como para el bebé. El embarazo de riesgo es más frecuente entre las mujeres a partir de los 35 años, en quienes hay más probabilidades de aborto o de complicaciones. 

Esto sucede debido a que lo óvulos pueden sufrir algunas alteraciones que aumentan el riesgo del bebé de que sufra algún síndrome genético, como Síndrome de Down. Sin embargo, no todas las embarazadas que tienen más de 35 años tienen complicaciones durante la gestación, parto o posparto, habiendo mayor riesgo en mujeres obesas, diabéticas o que fuman.

Algunos de los exámenes que pueden ser solicitados por el médico son:

  • Perfil bioquímico fetal, que ayuda en el diagnóstico de enfermedades genéticas en el bebé;
  • Biopsia de las vellosidades coriales y/o cariotipo fetal, que sirve para diagnosticar enfermedades genéticas;
  • Ecocardiograma fetal y electrocardiograma, que evalúa el funcionamiento del corazón del bebé y normalmente se solicita cuando se ha detectado alguna anomalía cardíaca en este por medio de exámenes realizados anteriormente;
  • MAPA, el cual se indica a mujeres hipertensas, para evaluar el riesgo de preclampsia;
  • Amniocentesis, que sirve para detectar enfermedades genéticas, como el síndrome de Down e infecciones, como toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus. Este debe realizarse entre la 15º y 18º semana de gestación;
  • Cordocentesis, también conocido como muestra de sangre fetal, sirve para detectar alguna deficiencia cromosómica en el bebé o ante la sospecha de contagio por rubéola y toxoplasmosis tardía en el embarazo.

La realización de estos exámenes es importante porque ayuda a diagnosticar alteraciones importantes que pueden tratarse para que no afecten el desarrollo del feto. Sin embargo, a pesar de la realización de todos los exámenes, existen enfermedades que son diagnosticadas una vez que el bebé ha nacido. 

Bibliografía >

  • FASSINA, Jaqueline R.; PIMENTA-RODRIGUES, Marcus Vinicius. Aspectos laboratoriais da identificação de Streptococcus agalactiae em gestantes: uma mini-revisão. Interbio. Vol 7. 1 ed; 26-40, 2013
  • EL BEITUNE, Patrícia; DUARTE, Geraldo; MAFFEI, Cláudia Maria L. Colonization by Streptococcus agalactiae During Pregnancy: Maternal and Perinatal Prognosis. The Brazilian Journal of Infectious Diseases. Vol 9. 3 ed; 276-282, 2005
  • GROUP B STREP INTERNATIONAL. How to Help Protect Your Baby - ​More about GBS and How to Help Protect Your Baby​. Disponible en: <https://www.groupbstrepinternational.org/more-about-gbs-and-how-to-help-protect-your-baby.html>. Acceso en 23 Mar 2020
  • NEVES, David P. Parasitologia Humana. 12 ed. Editora Atheneu, 177-187.
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Toxoplasmose: sintomas, tratamento e como prevenir. Disponible en: <http://www.saude.gov.br/saude-de-a-z/toxoplasmose>. Acceso en 23 Mar 2020
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje