Insuficiencia respiratoria: qué es, tipos, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
marzo 2020

La insuficiencia respiratoria es un síndrome en que los pulmones presentan dificultad para hacer los intercambios gaseosos normales, no consiguiendo oxigenar adecuadamente la sangre o no siendo capaz de eliminar el exceso de dióxido de carbono, o ambos.

Cuando esto sucede, la persona puede desarrollar síntomas como intensa falta de aire, color azulado en los dedos y cansancio excesivo.

Existe dos tipos principales de insuficiencia respiratoria:

  • Insuficiencia respiratoria aguda: surge repentinamente debido a la obstrucción de las vías respiratorias, accidentes de tránsito, abuso de drogas o ACV, por ejemplo.

  • Insuficiencia respiratoria crónica: surge a lo largo del tiempo debido a otras enfermedades crónicas, como EPOC, que impide realizar las actividades diarias, como subir escaleras sin sentir la falta de aire.

La insuficiencia respiratoria tiene cura cuando el tratamiento es iniciado inmediatamente en el hospital, por lo tanto, es importante acudir al hospital cuando surjan los primeros signos de falta de aire. Además, en los pacientes crónicos, la insuficiencia respiratoria puede ser evitada con el tratamiento de la enfermedad desde el inicio.

Principales Síntomas 

Los síntomas de la insuficiencia respiratoria pueden variar de acuerdo con la causa, así como los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en el cuerpo. Sin embargo, los más comunes incluyen:

  • Sensación de falta de aire;

  • Piel, labios y uñas de color azulado;

  • Respiración rápida;

  • Confusión mental;

  • Cansancio excesivo y somnolencia;

  • Latidos cardíacos irregulares.

Estos síntomas pueden ir surgiendo lentamente, en el caso de la insuficiencia respiratoria crónica o aparecer de forma intensa y de un momento para otro, en caso de tratarse de una situación aguda.

En cualquiera de los casos, siempre que se identifiquen cambios a nivel respiratorio, es muy importante acudir al hospital o consultar a un neumonólogo, para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de insuficiencia respiratoria generalmente se realiza por el médico general o neumonólogo, aunque también puede ser realizado por el cardiólogo cuando surge como consecuencia de alguna alteración cardíaca.

En la mayor parte de los casos, este diagnóstico puede ser realizado solo con la evaluación de los síntomas, el historial clínico de la persona y la monitorización de sus signos vitales, además, se puede realizar una gasometría en una muestra de sangre, para evaluar las cantidad de oxÍgeno y dióxido de carbono.

Cuando no existe una causa aparente para la aparición de la insuficiencia, el médico puede ordenar un rayos X de tórax para identificar si existe algún problema pulmonar que pueda estar causando la alteración.

Posibles causas de la insuficiencia respiratoria

Cualquier enfermedad o condición que afecte directa o indirectamente al pulmón puede causar insuficiencia respiratoria. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Distrofia muscular u otras alteraciones que afecten los nervios de los músculos respiratorios;

  • Uso de drogas, especialmente en el caso de una sobredosis;

  • Enfermedades pulmonares, como EPOC, asma, neumonía o embolia;

  • Inhalación de humo u otros agentes irritantes.

Igualmente, algunos problemas cardíacos, como la insuficiencia cardíaca, pueden tener como secuelas la insuficiencia respiratoria, principalmente cuando el tratamiento no se realiza de manera adecuada.

Tratamiento para insuficiencia respiratoria

El tratamiento para la insuficiencia respiratoria aguda debe realizarse lo más rápido posible en el hospital y por esto, es importante acudir inmediatamente o llamar a una ambulancia por el número de emergencia, siempre que aparezcan signos de dificultad para respirar.

Para hacer el tratamiento de la insuficiencia respiratoria, es necesario estabilizar al paciente, suministrar oxígeno por máscara y monitorear sus signos vitales y dependiendo de la causa de los síntomas, iniciar el tratamiento específico.

Sin embargo, en los casos de insuficiencia respiratoria crónica, el tratamiento debe ser realizado diariamente con medicamentos para tratar el problema de origen, que puede ser EPOC, por ejemplo, y evitar la aparición de síntomas, como falta de aire severa que coloquen en peligro la vida del paciente.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em marzo de 2020. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em marzo de 2020.

Bibliografía

  • NIH. Respiratory Failure. Disponível em: <https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/respiratory-failure>. Acceso en 11 sep 2019
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.