Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Miastenia gravis: Qué es, síntomas y tratamiento

La miastenia gravis o miastenia grave es una enfermedad autoinmune que provoca debilidad muscular progresiva, siendo más común en las mujeres. Por lo general, esta enfermedad suele surgir entre los 20 y los 40 años de edad, sus síntomas pueden aparecer repentinamente y van empeorando gradualmente. 

Esta enfermedad se produce por una alteración en el sistema inmune que hace que los anticuerpos ataquen determinadas estructuras fundamentales para el control de los músculos. La miastenia gravis no tiene cura definitiva, pero el tratamiento adaptado a cada caso con medicamentos específicos y ejercicios de fisioterapia pueden mejorar la calidad de vida.

Miastenia gravis: Qué es, síntomas y tratamiento

Signos y síntomas principales

Los síntomas más comunes de la miastenia gravis son:

  • Debilidad de los párpados y dificultad para abrir los ojos y parpadear;

  • Debilidad de los músculos oculares, que conducen al estrabismo y visión doble;

  • Cansancio muscular excesivo después del ejercicio o esfuerzo físico.

A medida que avanza la enfermedad, los síntomas se agravan e incluyen:

  • Debilidad de los músculos del cuello que doblan la cabeza hacia adelante o a los lados;

  • Dificultad para subir escaleras, levantar los brazos y escribir;

  • Dificultad para hablar y para tragar los alimentos;

  • Debilidad de los brazos y de las piernas, que varía de intensidad a lo largo de horas o días.

Los episodios más graves donde se exacerban los síntomas se denomina crisis miasténicas. Esta situación puede comprometer los músculos respiratorios, pudiendo causar la muerte si no es tratada rápidamente en el hospital.

Normalmente, los síntomas empeoran con el uso repetitivo del músculo afectado, pero también puede ocurrir cuando la persona está expuesta al calor, se encuentra bajo estrés o ansiedad, o cuando se utilizan medicamentos ansiolíticos o antibióticos.

Cómo se realiza el diagnóstico

La mayoría de las veces el médico sospecha de que la persona está sufriendo miastenia gravis, al evaluar los síntomas, realizar un examen físico y estudiando los antecedentes médicos.

Sin embargo, el médico puede solicitar otros exámenes para despistar otros problemas y confirmar la miastenia grave. Algunos de estos exámenes incluyen: electromiografía, resonancia magnética, tomografía computarizada y examen de sangre.

Qué causa la miastenia gravis

La miastenia gravis es causada por un cambio en el sistema inmune, que hace con que algunos anticuerpos ataquen los receptores presentes en los músculos. Cuando esto sucede se corta la comunicación entre el nervio y el músculo, por lo que los impulsos nerviosos no consiguen pasar correctamente desde las neuronas hacia las fibras musculares, siendo este el motivo por el que los músculos no se contraen, causando la debilidad característica de esta enfermedad.

Cómo se realiza el tratamiento

Existen varios tipos de tratamientos, que pueden mejorar la calidad de vida de la persona dependiendo de los síntomas presentados. Algunas de las formas mas utilizadas incluyen:

1. Medicamentos

Los medicamentos son la forma de tratamiento más utilizada, ademas de prácticos, poseen excelentes resultados. Los tipos de medicamentos más utilizados son:

  • Inhibidores de la colinesterasa, como Piridostigmina: mejoran el paso del estímulo eléctrico entre la neurona y el musculo, mejorando la contracción y la fuerza muscular;
  • Corticosteroides, como Prednisona: disminuyen el efecto del sistema inmune y por eso, poden reducir varios tipos de síntomas. Sin embargo, no pueden ser usados por mucho tiempo, ya que pueden causar varios efectos secundarios;
  • Inmunosupresores, como Azatioprina o Ciclosporina: estos medicamentos también disminuyen el funcionamiento del sistema inmune, pero son utilizados en casos mas graves, cuando los síntomas no mejoran con otros medicamentos.

Además de los medicamentos orales, el médico también puede indicar el uso de medicamentos intravenosos, como los anticuerpos monoclonales, que disminuyen la cantidad de algunas células de defensa del organismo, mejorando los síntomas de la miastenia gravis.

2. Plasmaféresis

La plasmaféresis es una terapia, semejante a la diálisis, en la cual la sangre es retirada del cuerpo y pasada por una máquina que remueve el exceso de anticuerpos que atacan a los receptores musculares, facilitando el paso de la señal eléctrica entre las neuronas y las fibras musculares.

Aunque es un tratamiento con buenos resultados, también posee algunos riesgos para la salud como sangrado, espasmos musculares y reacciones alérgicas graves.

3. Cirugía

La cirugía es un tratamiento poco común, debido a que es utilizada cuando se identifica un tumor en algún órgano del sistema inmune, el cual pueda estar causando la producción de anticuerpos que originan la miastenia gravis.

4. Fisioterapia

La fisioterapia motora y respiratoria también son indicadas en el tratamiento de la miastenia gravis, y su objetivo es fortalecer los músculos, mejorar la amplitud de los movimientos,  la respiración y prevenir infecciones respiratorias.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje