Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué puede causar agua en los pulmones y cómo tratarlo

El agua en los pulmones es un problema de salud conocido científicamente como edema pulmonar, que ocurre cuando los alvéolos pulmonares se llenan de líquido, debido a otras enfermedades no tratadas adecuadamente como por ejemplo una insuficiencia cardíaca o infecciones respiratorias.

Una vez que el exceso de líquido en los pulmones dificulta la respiración y disminuye la entrada de oxígeno en el organismo, puede poner la vida del individuo en peligro, por lo que se aconseja acudir a la emergencia hospitalaria cuando surgen síntomas como mucha dificultad para respirar, sensación de falta de aire o asfixia, sonidos roncos o sibilantes al respirar, o tos persistente con sangre.

El agua acumulada en los pulmones tiene cura, sin embargo, el tratamiento debe iniciarse lo más pronto posible para evitar que los niveles de oxígeno en el organismo disminuyan y pongan la vida en peligro.

Qué puede causar agua en los pulmones y cómo tratarlo

Qué puede causar un edema pulmonar

El edema pulmonar ocurre siempre que los pulmones se llenan de líquido, dificultando la entrada de aire. Los casos más comunes surgen cuando existe una enfermedad cardiovascular como enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca o hipertensión, ya que el corazón puede dejar de funcionar correctamente, provocando una acumulación de sangre en los pulmones. Debido al aumento de la presión sanguínea, el líquido entra a los pulmones, ocupando los lugares que debían estar llenos de aire.

Sin embargo, existen otras situaciones que pueden provocar la acumulación de líquidos como:

  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda;
  • Subir a altitudes superiores a 2400 metros, como subir una montaña;
  • Problemas del sistema nervioso como trauma en la cabeza, hemorragia subaracnoidea o convulsión;
  • Infecciones provocadas por virus en los pulmones;
  • Inhalación de humo;
  • Casi ahogamiento, especialmente cuando el individuo tragó agua.

El problema del agua en los pulmones es más frecuente en ancianos debido a los problemas de salud, pero también puede ocurrir en los niños, especialmente cuando están internados y con suero vía endovenosa.

Principales síntomas

Dependiendo de la causa del edema pulmonar, los síntomas pueden surgir a lo largo del tiempo o aparecer repentinamente. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Dificultad para respirar, que empeora cuando se está acostado;
  • Sensación de falta de aire o asfixia;
  • Sonidos roncos o sibilantes al respirar;
  • Tos con secreción que puede contener sangre o espuma con sangre;
  • Dolor intenso en el pecho;
  • Cansancio;
  • Hinchazón de las piernas o los pies.

Cuando surgen más de uno de estos síntomas se aconseja llamar al número de teléfono de emergencias médica de su país o ir inmediatamente al centro de atención de un hospital para iniciar rápidamente el tratamiento y evitar complicaciones graves que puedan provocar la muerte.

Cómo confirmar el diagnóstico

Qué puede causar agua en los pulmones y cómo tratarlo

En la mayoría de los casos, para confirmar el diagnóstico de edema pulmonar, el médico sólo observa los síntomas y evalúa los antecedentes de enfermedades de la persona. Sin embargo, en algunos casos puede ser necesario hacer exámenes como auscultación pulmonar o una radiografía del tórax para confirmar el diagnóstico.

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento para el agua en el pulmón se debe realizar en el hospital y normalmente se inicia con la administración de oxígeno a través de una máscara para aliviar los síntomas como dificultad respiratória, sensación de asfixia y los sonidos sibilantes. Después de esto, se pueden utilizar algunos remedios para eliminar el exceso de líquido como:

  • Diuréticos como la furosemida: ayudan a eliminar el exceso de líquidos del organismo a través de la orina;
  • Remedios para el corazón como nitroglicerina: alivia la presión sobre las arterias del corazón, mejorando su funcionamiento y evitando la acumulación de sangre en los pulmones;
  • Morfina: se utiliza para aliviar la sensación de falta de aire intensa o dolor en el pecho fuerte;
  • Antihipertensivos como Captopril: reducen la presión arterial, facilitando el trabajo del corazón y evitando la acumulación de líquidos.

Debido al efecto de los medicamentos para eliminar el exceso de líquidos, el médico puede recomendar utilizar una sonda vesical durante el internamiento para evitar que la persona tenga que estar siempre en el baño para orinar. 

Además del tratamiento para el edema pulmonar es muy importante descubrir la causa e iniciar el tratamiento adecuado, para evitar que el problema pueda volver a surgir.

Más sobre este tema:
Carregando
...