33 Semanas de embarazo: desarrollo del bebé y cambios en la mujer

Semanas de gestación: 33 semanas

Equivale al mes: 2ª semana del 8º mes

Equivale a los días: 225 a 231 días de gestación

En la semana 33 de gestación, todos los órganos del bebé ya están formados y los huesos son más sólidos, a pesar de que los de la cabeza son más suaves y flexibles para facilitar el paso por el canal vaginal durante el parto.

En esta fase de la gestación, la mayoría de los bebés ya se encuentran posicionados con la cabeza hacia abajo, listos para el nacimiento. Sin embargo, algunos bebés pueden tardar un poco más de tiempo, generalmente hasta la semana 37 de gestación. Conozca cómo ayudar al bebé a posicionarse para el nacimiento

Durante esta semana, la mujer puede continuar teniendo contracciones de Braxton-Hicks, hemorroides, acidez estomacal o sensación de quemazón en el estómago, y puede surgir dolor lumbar que se irradia hacia las piernas, además de producción excesiva de gases intestinales.

33 Semanas de embarazo: desarrollo del bebé y cambios en la mujer

Desarrollo del bebé

En la semana 33 de gestación, los huesos del bebé ya se encuentran completamente desarrollados, aunque un poco suaves y maleables, especialmente los de la cabeza, los cuales permanecen flexibles para facilitar la salida del bebé por el canal vaginal durante el parto. Además, algunas áreas de los huesos del cráneo, llamadas fontanelas o mollera, permanecerán suaves hasta un año después del nacimiento del bebé para permitir que el cerebro continúe desarrollándose.

El desarrollo auditivo del bebé es casi completo, lo que permite distinguir con mucha claridad la voz de la madre y calmarse cuando la escucha. A pesar de estar habituado al sonido del corazón, digestión y voz de la madre, el bebé podrá salta o asustarse con sonidos graves que desconoce.

En esta fase de la gestación todas las enzimas digestivas ya se encuentran presentes, y si el bebé naciera en esta semana, lograría digerir la leche. La cantidad de líquido amniótico ha llegado a su límite y es posible que en esta semana el bebé esté volteado de cabeza. En caso de que la mujer esté embarazada de gemelos, es probable que la fecha de parto esté cerca, ya que en este caso, la mayoría de los bebés nace antes de las 37 semanas, pero a pesar de esto, algunos  bebés pueden nacer después de las 38 semanas, aunque esto es poco común.

Tamaño y peso del bebé

El tamaño del feto de 33 semanas de gestación es de alrededor de 42.9 centímetros medidos desde la cabeza hasta los pies y cerca de 30.2 centímetros de la cabeza hasta los glúteos, siendo equivalente al tamaño de un apio. El peso del bebé esta semana es de 2,1 Kg aproximadamente. 

Cambios en el cuerpo de la mujer

En la semana 33 de embarazo, la mujer puede sentir dolor lumbar que puede irradiarse a los glúteos, muslos y pierna, que se produce debido al cambio en la curvatura de la columna, causando una compresión del nervio ciático, el cual se inicia al final de la columna, pasa por el glúteo hasta el tobillo.

Además, los síntomas de contracciones de Braxton-Hicks, acidez estomacal o sensación de quemazón en el estómago, la hinchazón de las piernas y pies, principalmente al final del día, pueden continuar.

En esta semana de gestación también es común que la mujer presente producción excesiva de gases intestinales, debido al tamaño del útero que puede comprimir al intestino, haciendo que los movimientos intestinales sean más lentos; además de falta de aire, debido a la compresión en los pulmones que no logran expandirse como antes de la gestación, dificultando la respiración.

Cuidados durante la 33ª semana

En la semana 33 de gestación, algunos cuidados son importantes para ayudar a aliviar los malestares que pueden surgir como:

  • Dolor lumbar: aplicar compresas calientes sobre la espalda, no permanecer mucho tiempo de pie, evitar sentarse con las piernas cruzadas o utilizar una faja de gestante para dar soporte al vientre y a la espalda, pueden ayudar a mejorar el dolor en esta zona. Además, se debe evitar realizar esfuerzos excesivos, aunque el reposo absoluto tampoco es recomendado;
  • Contracciones de Braxton-Hicks: evitar el sedentarismo, cambiar de posición, hacer una caminata leve o descansar en caso de que las contracciones hayan iniciado cuando la mujer estaba activa. Además, beber un vaso de agua, hacer ejercicios de relajamiento o respiración profunda e incluso tomar un baño tibio por hasta 30 minutos, pueden ayudar a aliviar el malestar de las contracciones. Sin embargo, en caso de que las contracciones sean muy fuertes, muy frecuentes o se acompañan de otros síntomas como dolor en la espalda, sangrado vaginal o flujo, se debe buscar ayuda médica de inmediato, ya que la mujer puede haber iniciado el trabajo de parto. Conozca cómo identificar los signos del trabajo de parto;
  • Acidez estomacal o sensación de quemazón en el estómago: comer en pequeñas cantidades en intervalos menores de 2 a 3 horas, evitar comer o beber hasta 3 horas antes de acostarse, evitar bebidas durante las comidas, colocar la cabecera de la cama más alta y evitar consumir alimentos que estimulen la acidez como frituras, comidas picantes o muy condimentadas, pueden ayudar a aliviar el malestar. Vea otros consejos para aliviar la acidez en el embarazo;
  • Hemorroides: realizar un baño de asiento con agua tibia, utilizar toallas sanitarias humedecidas sin perfume o lavar la zona anal después de defecar, pueden ayudar a aliviar el malestar de las hemorroides. Además, evitar permanecer sentada o de pie por mucho tiempo, pueden ayudar a disminuir la presión del vientre sobre el recto y evitar su desarrollo. Vea más consejos sobre cómo tratar las hemorroides en el embarazo;
  • Exceso de gases intestinales: evitar alimentos que estimulen la producción de gases como frijol, repollo, brócoli, coliflor o col de bruselas, por ejemplo. Además, se debe mantener el cuerpo hidratado bebiendo por lo menos 8 vasos de agua al día, y consumir alimentos ricos en fibras como frutas frescas y pan integral o cereales. Vea otros consejos sobre cómo aliviar el exceso de gases en el embarazo;
  • Hinchazón en las piernas o pies: no permanecer mucho tiempo de pie, colocar los pies a nivel más alto que el cuerpo, apoyarlos cuando se requiera estar sentada, ayuda a mejorar la circulación sanguínea de las piernas, además de evitar la hinchazón en las piernas o pies. Asimismo, practicar ejercicio regular, como caminar o nadar, de acuerdo a las orientaciones del médico, pueden ayudar a disminuir el malestar. Sin embargo, en caso de que la hinchazón no mejore, comience de forma repentina o haya mayor hinchazón en la manos y el rostro, se debe buscar ayuda médica de inmediato, ya que puede ser señal de preclampsia. Conozca más sobre la preeclampsia y su tratamiento;
  • Falta de aire: se debe cambiar de posición intentando permanecer lo más recta posible para dar un poco más de espacio a los pulmones de que se expandan, y dormir acostada del lado izquierdo, ya que ayuda a mejorar la circulación y este malestar. Sin embargo, en caso de haya falta de aire intenso, dificultad para respirar, respiración rápida o jadeos, dolor en el pecho, labios o dedos azulados, adormecimiento en las manos o pies, se debe buscar ayuda médica lo antes posible o acudir al servicio de urgencias más cercano.

Durante el embarazo es importante mantener el cuerpo hidratado tomando al menos 8 vasos de agua al día, ya que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y aliviar los síntomas de hinchazón en las piernas y pies, acidez estomacal y gases intestinales.

Es importante también tener una alimentación balanceada y nutritiva incluyendo alimentos ricos en calcio como leche o yogur, además de frutas frescas, por ejemplo, para proporcionar nutrientes necesarios para el desarrollo saludable del bebé. Conozca cómo debe ser la alimentación en el embarazo.

Además, es importante seguir las recomendaciones médicas, acudir a las consultas prenatales, tomar suplementos indicados por el obstetra y practicar actividad física orientada por el médico, como natación, hidrogimnasia y caminar, para fortalecer los músculos y controlar el aumento de peso durante el embarazo.

Conozca en qué mes del embarazo se encuentra insertando sus datos a continuación:

Erro
help
Imagen que indica que el site está cargando
¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • BLOTT, Maggie. A sua gravidez dia a dia. 2.ed. São Paulo: Senac, 2011. 280.
  • SULAK, O.; et al. Anatomical development of the fetal uterus. Early Hum Dev. 83. 6; 395-401, 2007
  • THE AMERICAN COLLEGE OF OBSTETRICIANS AND GYNECOLOGISTS. Back Pain During Pregnancy. Disponible en: <https://www.acog.org/patient-resources/faqs/pregnancy/back-pain-during-pregnancy>. Acceso en 27 Jul 2021
  • STATPEARLS [INTERNET]. TREASURE ISLAND (FL): STATPEARLS PUBLISHING. Braxton Hicks Contractions. Disponible en: <https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29262073/>. Acceso en 27 Jul 2021
  • LEE, Shih-Yi; et al. Dyspnea in pregnancy. Taiwanese Journal of Obstetrics and Gynecology. 56. 4; 432-436, 2017
  • HO, Simone S.M.; YU, Winnie W.M.; LAO, Terence T.; et al. Effectiveness of maternity support belts in reducing low back pain during pregnancy: a review. Journal of Clinical Nursing. 18. 11; 1523-1532, 2009
  • ESMAEILI, Mohammad; et al. Fontanel Size from Birth to 24 Months of Age in Iranian Children. Iran J Child Neurol. 9. 4; 15–23, 2015
  • AVSAR, A. F.; KESKIN, H. L. Haemorrhoids during pregnancy. J Obstet Gynaecol. 30. 3; 231-7, 2010
  • VAZQUEZ, J. C. Heartburn in pregnancy. BMJ Clin Evid. 1411. 2015
  • STAROSELSKY, A.; et al. Hemorrhoids in pregnancy. Can Fam Physician. 54. 2; 189-90, 2008
  • LIDDLE, Sarah D.; PENNICK, Victoria. Interventions for preventing and treating low-back and pelvic pain during pregnancy. Cochrane Database Syst Rev. 2015. 9; CD001139, 2015
  • RICHTER, J. E. Review article: the management of heartburn in pregnancy. Aliment Pharmacol Ther. 22. 749–757, 2005
  • KISERUD, T.; et al. The World Health Organization Fetal Growth Charts: A multinational longitudinal study of ultrasound biometric measurements and estimated fetal weight. PLoS Med. 14. 3; e1002284, 2017
Más sobre este tema: