Colitis: qué es, síntomas, tipos y qué tomar

Actualizado en mayo 2023

La colitis es la inflamación del colon, la cual puede causar síntomas como dolor abdominal, gases, deshidratación, sangre en las heces y alternancia entre períodos de diarrea acuosa y estreñimiento.

La colitis puede deberse a alteraciones de la inmunidad, pero también puede ser debido a infecciones por bacterias. De esta forma, siempre que exista sospecha de colitis, es importante consultar al gastroenterólogo o clínico general.

El tratamiento de la colitis se realiza de acuerdo con su causa, pero normalmente se recomienda el uso de medicamentos para aliviar los síntomas, como la escopolamina o antibióticos para tratar la infección. Además, es importante llevar una alimentación saludable y recibir orientación de un nutricionista para evitar la irritación del intestino y la aparición de más lesiones.

Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los principales síntomas de la colitis son:

  • Dolor o cólico abdominal;
  • Variación entre períodos de diarrea y estreñimiento;
  • Presencia de moco en las heces;
  • Heces con sangre;
  • Fiebre;
  • Escalofríos;
  • Deshidratación;
  • Exceso de gases intestinales;
  • Pérdida del apetito;
  • Cansancio excesivo.

Además, en algunos casos, pueden aparecer síntomas no relacionados con el sistema gastrointestinal, como dolor en las articulaciones, inflamación en los ojos o alteraciones en la piel, como eritema nodoso y piodermia gangrenoso.

En caso de aparición de los síntomas de colitis, es importante consultar a un médico general, gastroenterólogo o proctólogo para realizar el diagnóstico, identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Test online de síntomas

Algunos tipos de colitis, como la colitis ulcerosa, se consideran enfermedades inflamatorias del intestino. Para conocer las posibilidades de tener enfermedad inflamatoria intestinal, seleccione los síntomas que presenta en el test a continuación:

  1. 1. Diarrea por más de 7 días.
  2. 2. Despertarse de noche por diarrea o dolor en el abdomen.
  3. 3. Presencia de sangre en las heces.
  4. 4. Dolor abdominal constante.
  5. 5. Pérdida de peso sin razón aparente.
  6. 6. Fiebre superior a 38°C en algún momento de las últimas semanas.
  7. 7. Cansancio o debilidad en las últimas semanas.
  8. 8. Presencia de mucosidad en las heces durante más de 4 semanas

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la colitis normalmente es realizado por el gastroenterólogo o proctólogo por medio de la evaluación de los síntomas, evaluación de los antecedentes de salud, examen de heces y exámenes de imagen como ultrasonido, tomografía computarizada, resonancia magnética, radiografía, colonoscopia o rectosigmoidoscopia. Vea cómo se hace la rectosimoidoscopia.

El médico también puede solicitar exámenes de sangre para identificar la causa de la colitis, como anticuerpo anticitoplasma de neutrófilo perinuclear (P-ANCA), anticuerpos anti-Saccharomyces cerevisiae (ASCA) y antígeno carcinoembrionario (CEA).

Posibles causas de colitis

La colitis es causada por una inflamación en el intestino, la cual puede suceder debido al estrés, ansiedad, infección por virus, bacterias o parásitos, inflamaciones o reacciones alérgicas a alimentos, por ejemplo.

Esta inflamación en el intestino puede ser aguda o crónica, y dependiendo de su causa, se manifiestan síntomas diferentes, siendo importante consultar al médico general o gastroenterólogo para la realización del diagnóstico y tratamiento más adecuado que varía de acuerdo con el tipo de colitis.

Tipos de colitis

La colitis puede clasificarse en diferentes tipos de acuerdo a la causa y síntomas presentados, siendo los principales:

1. Colitis ulcerativa

La colitis ulcerativa es una inflamación de la mucosa del intestino grueso caracterizada por la presencia de múltiples úlceras en la pared intestinal que causan mucho malestar. Las úlceras pueden aparecer a lo largo del intestino, en áreas aisladas o en la parte final. Además de las úlceras, pueden presentarse síntomas como diarrea con moco y sangre, dolor abdominal y fiebre.

La causa exacta de la colitis ulcerosa aún no está completamente esclarecida, pero se cree que puede estar relacionada con factores genéticos, alteraciones del sistema inmunitario y la presencia de infecciones virales o bacterianas que afectan la flora intestinal.

Cuando se identifica rápidamente la colitis ulcerosa, el gastroenterólogo puede tratarla y eliminar la causa y las lesiones de manera oportuna. Sin embargo, a medida que la inflamación progresa, las lesiones se vuelven irreversibles. Además, las personas que tienen colitis ulcerosa sin tratar tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Vea cuáles son los síntomas del cáncer colorrectal.

2. Colitis pseudomembranosa

La colitis pseudomembranosa es causada por la bacteria Clostridium difficile, que vive normalmente en el intestino, pero que cuando se multiplica de forma excesiva, produce y libera toxinas capaces de lesionar las paredes del intestino, causando su inflamación.

La mayoría de las veces, la colitis pseudomembranosa está asociada al uso de antibióticos, como la amoxicilina y azitromicina, que causa un desequilibrio de las bacterias en el intestino, llevando al crecimiento excesivo de Clostridium difficile. Conozca más sobre la colitis pseudomembranosa.

3. Colitis nerviosa

La colitis nerviosa, también llamada síndrome de intestino irritable, es más común en jóvenes y es causada por enfermedades psicológicas, como estrés y ansiedad, por ejemplo, lo que deja al intestino más sensible y favorece el desarrollo de lesiones. Este tipo de colitis se caracteriza por dolor, inflamación abdominal y exceso de gases.

Conozca cuáles son los principales síntomas del síndrome de intestino irritable.

4. Colitis isquémica

La colitis isquémica es causada por la disminución o bloqueo del flujo sanguíneo en el intestino debido a la acumulación de grasa dentro de los vasos sanguíneos, causando la formación de úlceras, abscesos e hinchazón, además de aumentar el riesgo de hemorragia.

Por lo general, este tipo de colitis está asociado con otras condiciones como diabetes, tabaquismo, deshidratación, insuficiencia cardíaca, aterosclerosis, trombosis y síndrome de respuesta inflamatoria sistémica.

5. Colitis microscópica

La colitis microscópica es un tipo de colitis que es diagnosticada a través de una biopsia hecha durante una colonoscopia, llamada microscópica, ya que las alteraciones en el intestino se logran visualizar por medio de alteraciones en el intestino que se logran visualizar por el análisis de células intestinales en el microscopio y, generalmente, durante la colonoscopia el intestino se encuentra aparentemente normal,

Este tipo de colitis aún no tiene su causa plenamente definida, pero puede tener varios factores que, cuando se asocian, generan una alteración inflamatoria en el intestino.

6. Colitis infecciosa

La colitis infecciosa es causada por una infección vírica, como norovirus, rotavirus, adenovirus o citomegalovirus, parásitos como Entamoeba histolytica, y bacterias como Campylobacter jejuni, Salmonella, Shigella, Escherichia coli, Yersinia enterocolitica o Mycobacterium tuberculosis.

Además, algunas infecciones de transmisión sexual también pueden causar colitis infecciosa, como la gonorrea, la clamidia, el herpes simplex 1 y 2 o la sífilis.

Normalmente, este tipo de colitis causa diarrea aguda, heces con pus, sangre o moco, fiebre y dolor abdominal.

7. Colitis alérgica

La colitis alérgica es más común en bebés, y generalmente está asociada a alergia o reacción de hipersensibilidad a las proteínas de la leche materna, de vaca o fórmulas infantiles, causando el surgimiento de síntomas como reflujo, dolor abdominal, sangre en las heces o irritación.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la colitis debe ser orientado por el médico y puede variar de acuerdo a la causa de la colitis.

Los principales tratamientos para la colitis incluyen:

1. Alimentación

La alimentación es importante en el tratamiento de la colitis, ya que previene complicaciones, ayuda a aliviar los síntomas y mejora la absorción de nutrientes en el cuerpo, promoviendo una buena calidad de vida.

No existe una dieta específica o alimentos que deban consumirse en cantidades mayores durante el tratamiento de la colitis, sin embargo, el nutricionista puede recomendar una alimentación saludable y equilibrada, aumentando el consumo de carnes magras, frutas, verduras, grasas saludables y el uso de condimentos naturales.

Además, se debe evitar el consumo de alimentos crudos y masticar bien los alimentos. Si los síntomas persisten, el médico o nutricionista puede recomendar una dieta líquida, tomar jugos de verduras como jugo de remolacha o de col, por ejemplo.

Es importante también aumentar la flora bacteriana a través de la ingesta de una mayor cantidad de alimentos probióticos como yogures y leches fermentadas, por ejemplo. Vea cómo se realiza la dieta para colitis.

2. Medicamentos

El tratamiento con medicamentos puede ser indicado por el médico con el objetivo de aliviar los síntomas, combatir la inflamación o microorganismo responsable de la infección del intestino.

Los principales medicamentos que pueden ser indicados por el médico son:

  • Analgésicos, como o paracetamol;
  • Antiinflamatorios, como o ibuprofeno;
  • Antibióticos, como metronidazol o vancomicina;
  • Antidiarreicos, como la loperamida;
  • Corticoides, como prednisona o prednisolona;
  • Inmunosupresores, como azatioprina o ciclosporina;
  • Agentes biológicos, como infliximab, adalimumab o ustekimumab.

Además, el nutricionista puede indicar el uso de medicamentos a base de polivitamínicos para mejorar el estado nutricional.

3. Cirugía

La cirugía para la colitis está indicada por el médico cuando el tratamiento con medicamentos y la alimentación adecuada no son eficaces, siendo necesaria la realización de cirugía para retirar una parte o todo el colon o recto. Normalmente, esto sucede en casos 

4. Remedios caseros

Los remedios caseros para la colitis son una buena forma de ayudar a aliviar más rápidamente los síntomas como dolor abdominal, gases, escalofríos, deshidratación y, aunque no sustituyen el tratamiento con medicamentos, alimentación o cirugía, pueden usarse para complementar el tratamiento indicado por el médico.

Una buena opción de remedio casero para colitis es el jugo de manzana que puede ser consumido varias veces al día. Para hacer el jugo, basta poner la manzanas en la licuadora o procesador y beber a continuación.