Rectosigmoidoscopia: qué es, para qué sirve y cómo se realiza

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
diciembre 2019

La rectosigmoidescopia es un examen indicado para visualizar alteraciones o enfermedades que afectan la porción final del intestino grueso. Para su realización se introduce, a través del ano, un tubo que puede ser flexible o rígido, con una cámara en la punta, capaz de detectar lesiones, pólipos, focos de sangrado o tumores, por ejemplo. 

Pese a ser un examen parecido a la colonoscopia, la rectosigmoidescopia se diferencia en que sólo se visualiza el recto y colon sigmoide, correspondiendo, en promedio, a los últimos 30 cm del intestino. Además, no se requiere lavado intestinal completo ni sedación, como ocurre en la colonoscopia.

Conozca para qué sirve y cómo es la preparación para la colonoscopia

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

La rectosigmoidoscopia sirve para evaluar la mucosa de la parte final del intestino, identificando lesiones o cualquier alteración en esta región. Puede indicarse en las siguientes situaciones:

  • Determinar presencia de masa o tumor rectal;
  • Rastrear cáncer colorrectal;
  • Observar la presencia de divertículos;
  • Identificar y buscar la causa de una colitis fulminante. Conozca más sobre la colitis;
  • Detectar origen de hemorragias;
  • Observar si existen alteraciones correlacionadas con cambios en el hábito intestinal.

Asimismo, con la rectosigmoidoscopia se pueden visualizar alteraciones a través de la cámara, y es posible también realizar biopsias para que sea analizada en el laboratorio y diagnosticada la alteración.

Cómo se realiza

El examen de rectosigmoidescopia puede realizarse en el ambulatorio o en el hospital. La persona tiene que estar acostada en una camilla, sobre su lado izquierdo y con las piernas flexionadas.

No es necesaria la sedación, pese a que es un examen incómodo, no es doloroso. Para su realización, el médico introduce un aparato a través del ano, llamado rectosigmoidoscopio, con un diámetro de 1 dedo aproximadamente, que puede ser de 2 tipos diferentes:

  • Rígido: es un aparato metálico y firme que contiene una cámara en la punta y una fuente de luz para observar el trayecto, siendo capaz de realizar biopsias;
  • Flexible: es un aparato más moderno, ajustable, que también contiene una cámara y una fuente de luz, pero es más práctico, menos incómodo y es capaz de realizar fotografías del trayecto, además de biopsias. 

Ambas técnicas son eficaces y capaces de identificar y tratar las alteraciones, pudiendo escogerse de acuerdo a la opinión del médico o la disponibilidad en el hospital, por ejemplo. 

El examen dura alrededor de 10 a 15 minutos, no siendo necesaria la hospitalización y pudiendo retornar al trabajo el mismo día.

Cómo es la preparación previa

Para la rectosigmoidoscopia no es necesario estar en ayunas o en una dieta especial, aunque se recomienda comer alimentos leves el día del examen para evitar náuseas.

No obstante, se recomienda realizar una limpieza al final del intestino grueso para facilitar la visualización en el examen, introduciéndose un supositorio de glicerina o realizando un enema, 4 horas antes y repitiéndolo 2 horas antes del examen, de acuerdo a la orientación médica. 

Para realizar el fleet enema se recomienda introducir el medicamento por el ano y esperar alrededor de 10 minutos o lo máximo que se pueda sin evacuar. Vea cómo realizar un enema en casa

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em diciembre de 2019. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em noviembre de 2019.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.