Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Análisis clínicos para detectar la anemia

Para diagnosticar la anemia es necesario realizar un examen de sangre para evaluar la cantidad de glóbulos rojos y de hemoglobina, siendo que cuando estos valores están muy bajos, generalmente por debajo de 12g/dl, el médico hace el diagnóstico de una anemia. 

Sin embargo, como existen varios tipo de anemia, el médico puede pedir otros exámenes para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Una vez que la anemia por deficiencia de hierro es la más común, el médico comienza por evaluar la cantidad de ferritina en la sangre, ya que cuando esta sustancia está en poca cantidad significa que existe poco hierro en el organismo. Sin embargo, si los valores de ferritina están normales, puede ser necesario hacer más exámenes como la electroforesis de la hemoglobina o el conteo de los niveles de vitamina B12 y ácido fólico, que ayudan a identificar otros tipos de anemia. 

Análisis clínicos para detectar la anemia

Valores que confirman anemia

El diagnóstico de anemia se hace cuando los valores de hemoglobina en el hemograma son:

  • En los hombres: inferior a 13 g/dl de sangre;
  • En las mujeres: inferior a 12 g/dl de sangre;

Generalmente, este examen de sangre ya incluye la cantidad de ferritina y, por esto, el médico puede evaluar si está siendo causada por la falta de hierro. Si ese fuese el caso, el valor de la ferritina debe ser inferior a 15ng/ml, que indica niveles muy bajos de hierro en el organismo, siendo señal de una anemia ferropénica.

Sin embargo, si los niveles de ferritina son normales, es señal de que la anemia está siendo provocada por otro problema y, por lo tanto, se pueden solicitar otros exámenes para identificar la causa correcta.

Exámenes para detectar el tipo de anemia

Además del examen de ferritina, que ayuda a identificar la anemia ferropénica, existen otros exámenes para identificar los otros tipos de la enfermedad, estos son:

  • Electroforesis de hemoglobina: analiza los diferentes tipos de hemoglobina en la sangre, pudiendo ayudar a diagnosticar el tipo de anemia;
  • Frotis de sangre periférico: evalúa la apariencia de los glóbulos rojos de la sangre sobre un microscópio para determinar el tamaño, forma, número, y apariencia, pudiendo diagnosticar la anemia falciforme;
  • Conteo de reticulocitos: se evalúa si la médula ósea está produciendo nuevos glóbulos rojos, permitiendo identificar la anemia aplásica;
  • Examen de heces: puede ayudar a detectar hemorragia del estómago o intestinos, que puede ser una de las causas de anemia;
  • Niveles de vitamina B12 en la orina: la deficiencia de esta vitamina puede causar anemia perniciosa;
  • Niveles de bilirrubina: útil para determinar si los glóbulos rojos de la sangre son destruídos en el interior del cuerpo, lo que puede ser una señal de anemia hemolítica;
  • Niveles de plomo: la intoxicación por plomo puede ser una de las causas de anemia en los niños;
  • Pruebas de la función hepática: para evaluar el funcionamiento del hígado, que puede ser una de las causas de anemia;
  • Pruebas de la función renal: puede ayudar a determina si existe algún problema renal como insuficiencia renal que puede causar anemia;
  • Biópsia de la médula ósea: evalúa la producción de glóbulos rojos de la sangre y se puede hacer cuando un problema de médula ósea es sospechoso de haber causado la anemia.

Otros exámenes como resonancia, radiografía, tomografía, examen de orina, pruebas genéticas, exámenes serológicos y bioquímicos también se pueden utilizar para diagnosticar el tipo de anemia.

Más sobre este tema:


Carregando
...