Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Medicamentos para cada tipo de parásito intestinal y cómo tomar

Los medicamentos para los parásitos intestinales como Albendazol y Mebendazol son tomados bajo la orientación del médico, en caso sean detectados parásitos en los exámenes o haya sospecha de esta infección. Generalmente, el tratamiento es hecho en una única dosis, pero también pueden ser indicado un esquema de 3 a 5 días o más días, lo que varía de acuerdo al tipo de medicación o el tipo de parásito a ser combatido.

La presencia de parásitos en el organismo además de provocar síntomas incómodos como diarrea, náuseas, cansancio y dolor abdominal, puede causar alteraciones graves al organismo como anemia, pérdida de peso, deficiencia en el crecimiento o, hasta alcanzar los órganos importantes como el hígado o el cerebro, por ejemplo, principalmente en niños y personas con el sistema inmune débil.  

Medicamentos para cada tipo de parásito intestinal y cómo tomar

Por lo que realizarse exámenes de heces o tomar medicamentos antiparasitarios bajo orientación médica, especialmente cuando se vive en áreas con mayor riesgo de contagio, puede ser una buena estrategia para protegerse de estas complicaciones. Los principales medicamentos utilizados y su acción para los parásitos más comunes son:

1. Albendazol

El Albendazol es un medicamento muy utilizado, ya que combate gran parte de las parasitosis intestinales como Ascariasis, Tricocefalosis, Enterobiasis (oxiuriasis), Anquilostomiasis, Estrongiloidiasis, Teniasis y Giardiasis. Su acción consiste en degenerar las estructuras de las células y los tejidos de los parásitos y protozoarios, causando la muerte de los parásitos.  

Cómo usar: generalmente, la dosis utilizada del Albendazol es de 400 mg, en una única dosis, para el tratamiento de adultos y niños por encima de 2 años. Sin embargo, en algunos casos, puede que el médico indique su uso por más días, como por ejemplo en el caso de Estrongiloidiasis y Teniasis por 3 días, y en el caso de Giardiasis por 5 días.

Efectos secundarios más comunes: dolor abdominal, dolor de cabeza, vértigo, mareos, vómito, diarrea, urticaria y elevaciones de los niveles de algunas enzimas del hígado.

2. Mebendazol

Este medicamento es utilizado como antiparasitario, ya que destruye las funciones de las células responsables por la energía de los parásitos, causando la muerte de parásitos que causan enfermedades como Enterobiasis (oxiuriasis), Ascariasis, Tricocefalosis, Equinococosis, Anquilostomiasis y Teniasis. 

Cómo usar: la dosis recomendada, generalmente, es de 100 mg, 2 veces al día, por 3 días, o conforme la orientación del médico, para adultos y niños por encima de los 2 años. Ya la dosis para tratar la Teniasis eficazmente en adultos puede ser de 200 mg, 2 veces al día por 3 días. 

Efectos secundarios más comunes: dolor de cabeza, mareos, caída del cabello, malestar abdominal, fiebre, enrojecimiento de la piel, alteraciones en las células sanguíneas y elevaciones de los niveles de las enzimas hepáticas. 

3. Nitazoxanida

Es uno de los medicamentos más eficientes para combatir los diversos tipos de protozoos y vermes, ya que actúa inhibiendo las enzimas de las células indispensables a la vida de los parásitos, entre ellos la Enterobiasis (oxiuriasis), Ascaridiasis, Estrongiloidiasis, Anquilostomiasis, , Tricocefalosis, Teniasis y Himenolepiasis, Amebiasis, Giardiasis, Criptosporidiosis, Blastocistosis, Balantidiasis e Isosporiasis.

Cómo usar: su uso, generalmente, es hecho con al dosis de 500 mg, de 12 en 12 horas, por 3 días. Ya la dosis en niños por encima de 1 año es de 0,375 ml (7,5 mg) de solución oral por kg de peso, de 12 en 12 horas, por 3 días o conforme la orientación del médico.

Efectos secundarios más comunes: orina de color verdosa, dolor abdominal, diarrea, mareos, vómito, dolor de cabeza, elevación de los niveles de las enzimas del hígado y anemia.

Medicamentos para cada tipo de parásito intestinal y cómo tomar

4. Piperazina

Es un vermífugo útil para el tratamiento de Ascaridiasis y Enterobiasis (oxiuriasis), y actúa bloqueando la respuesta muscular de las lombrices, causando parálisis, por lo que pueden ser eliminados aún vivos por el organismo.

Cómo usar: la dosis recomendada de este medicamento es orientado por el médico, siendo que para tratar la Enterobiasis es de 65 mg por kg de peso, por 7 días, para adultos y niños, y en el caso de la Ascaridiasis, la dosis es de 3,5 g, por 2 días, para adultos y 75 mg por kg de peso, por 2 días, para niños.

Efectos secundarios más comunes: mareos, vómitos, diarrea, dolor abdominal, enrojecimiento, urticaria y mareos.

5. Pirantel

Es un antiparasitario que también actúa paralizando las lombrices, los cuales son expulsados vivos por los movimientos intestinales, siendo útil para combatir infecciones como Anquilostomiasis, Ascaridiasis y Enterobiasis (oxiuriasis). 

Cómo usar: la dosis recomendada es de 11 mg por kg de peso, con una dosis máxima de 1 g, en una única dosis, para adultos y niños, pudiéndose repetir el tratamiento pasadas 2 semanas para garantizar el tratamiento de la Enterobiasis.

Efectos secundarios más comunes:  falta de apetito, cólicos y dolor abdominal, náuseas, vómitos, mareos, somnolencia y dolor de cabeza.

6. Ivermectina

La Ivermectina es muy útil para el tratamiento de larvas que causan la Estrongiloidiasis, Oncocercosis, Filariasis, Escabiosis y Pediculosis (piojos), y mata estos parásitos al alterar la estructura de sus células musculares y nerviosas.

Cómo usar: la dosis recomendada de esta medicación es de 200 mcg por kg de peso, 1 vez al día o según la indicación del medico, para adultos y para niños con más de 15 Kg de peso.

Efectos secundarios más comunes: diarrea, mareos, vómitos, debilidad, dolor abdominal, falta de apetito, estreñimiento, somnolencia, temblores, urticaria.

7. Tiabendazol

También es un medicamento útil en la eliminación de larvas, siendo utilizada para tratar Estrongiloidiasis, Larva migrans cutánea y Larva migrans visceral (toxocariasis), ya que inhibe las enzimas de las células de los parásitos causando su muerte.

Cómo usar: la dosis recomendada puede variar de acuerdo con la indicación médica, pero normalmente es de 50 mg para cada kg de peso (máximo de 3 g), en una dosis única, para adultos y niños, pudiendo ser necesarios varios días de tratamiento para eliminar la Larva migrans visceral.

Efectos secundarios más comunes: mareos, vómitos, sequedad en la boca, diarrea, pérdida de peso, dolor en el estómago, dolor abdominal y cansancio.

Medicamentos para cada tipo de parásito intestinal y cómo tomar

8. Secnidazol

El secnidazol es un medicamento que interfiere en el ADN de los protozoos, causando su muerte, siendo muy utilizado para el tratamiento de Amebiasis y Giardiasis.

Cómo usar: la dosis recomendada para adultos de este medicamento es de 2 g, una única dosis, o conforme a la prescripción médica. Para los niños la dosis es de 30 mg por kg de peso, sin sobrepasar la dosis máxima que es de 2 g. 

Efectos secundarios más comunes: mareo, dolor en el estómago, alteración del gusto a un sabor metálico, inflamación de la lengua y de la mucosa de la boca y reducción del número de glóbulos blancos de la sangre.

9. Metronidazol

Es un antibiótico útil para diversos tipos de bacterias, sin embargo, tiene un excelente acción contra los protozoarios que causan enfermedades intestinales como Amibiasis y Giardiasis, actuando al interferir en el ADN de bacterias y protozoarios, causando su muerte. Además, también es muy utilizado para otros tipos de infecciones por protozoarios, como infecciones vaginales por Gardnerella vaginalis y Tricomoniasis.

Cómo usar: el uso recomendado para tratar la Giardiasis es de 250 mg al día por 5 días, mientras que para tratar la Amibiasis se recomienda tomar 500 mg 4 veces al día por 5 a 10 días, lo que debe ser orientado por el médico. 

Efectos secundarios más comunes: dolor abdominal, mareo, vómito, diarrea, mucositis oral, cambios en el gusto como gusto metálico, dolor de cabeza, urticaria.

10. Praziquantel

Es un antiparasitario que sirve para el tratamiento de infecciones como Esquistosomiasis, Teniasis y Cisticercosis, actuando al causar parálisis del gusano, que es muerto después por la acción de la inmunidad del cuerpo.

Cómo usar: para tratar la esquistosomiasis en adultos y niños mayores de 4 años, se prescriben 2 dosis de 20 mg por kg de peso, en un solo día. Para tratar la tenias, se recomienda entre 5 a 10 mg por kg de peso, en una sola dosis y para la cisticercosis 50 mg/kg al día dividido en 3 dosis diarias, durante 14 días, conforme el prospecto del medicamento.

Efectos secundarios más comunes: dolor abdominal, mareos, vómitos, dolor de cabeza, debilidad y urticaria.

En algunos casos es posible que la dosis y la cantidad de días en que se utilicen los medicamentos citados varíe, y dependerá de la prescripción médica, también podrá variar en caso de existir particularidades como sistema inmune débil en el caso de personas portadoras de SIDA , si la infección por los parásitos es más grave como ocurre en casos de superinfección, o si ocurre la infección de otros órganos fuera del intestino, por ejemplo.

Quién no los debe utilizar

Los medicamentos para los parásitos no deben ser usados por niños menores de 2 años, embarazadas y mujeres en período de lactancia, al menos que el médico lo indique. 

Medicamentos para cada tipo de parásito intestinal y cómo tomar

Remedio casero para los parásitos

Existen opciones de medicamentos naturales que ayudan a combatir los parásitos intestinales, sin embargo nunca deben sustituir el tratamiento orientado por el médico, siendo opciones complementarias para prevenir este tipo de infecciones.

Algunos ejemplos son comer semillas de calabaza, las semillas de la lechosa o tomar una bebida de toronjil de menta con leche. 

Cómo evitar contagiarse de nuevo

Los parásitos pueden estar siempre alrededor, en el agua sin tratamiento, en el suelo e, incluso, en la comida que no fue bien lavada. Por lo tanto, para protegerse y evitarlos es importante seguir algunos consejos como:

  • Mantener las manos limpias, lavándolas con agua y jabón, después de usar baños o frecuentar lugares públicos como autobuses;
  • Evitar roerse las uñas;
  • Evitar caminar descalzo, principalmente en suelo con tierra y lodo;
  • No beber agua que no esté debidamente filtrada o hervida;
  • Lavar e higienizar las ensaladas y frutas antes de comer. 

Vea otras opciones de qué hacer para tratar y cómo protegerse de los parásitos en el vídeo a continuación:

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar