Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Todo sobre la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que produce síntomas característicos como manchas rojas y resecas, las cuales pueden causar sensación de comezón, ligero ardor o dolor. 

Aunque sea una enfermedad relativamente común, aún no se conoce la causa de la psoriasis, sin embargo, se acepta que sea producida por alteraciones del propio sistema inmune de la persona. Por este motivo, es común que las manchas de psoriasis surjan o se hagan más intensas durante situaciones que afecten directamente la inmunidad, como períodos largos de estrés o la presencia de enfermedades autoinmunes, por ejemplo. 

Todo sobre la psoriasis

Principales tipos de psoriasis

La mayor parte de los casos de psoriasis se caracteriza por la presencia de manchas rojas y resecas en la piel, sin embargo, dependiendo del tipo de síntomas y del lugar afectado, la psoriasis puede dividirse en varios subtipos:

1.  Psoriasis vulgar

La psoriasis vulgar, también llamada psoriasis en placas, es la forma más común de la enfermedad y se caracteriza por la presencia de placas rojas con escamas blancas o plateadas que pueden medir desde algunos milímetros hasta varios centímetros de tamaño.

Este tipo de psoriasis normalmente surge en los brazos, piernas, cuero cabelludo y región lumbar, pero también puede afectar las uñas. La presencia de otros síntomas como comezón o ardor en los lugares afectados varía de una persona a otra.

2. Psoriasis guttata

La psoriasis guttata es más común en niños, adolescentes y adultos jóvenes, y se manifiesta por la presencia de manchas en forma de gotas en la piel. 

Las manchas de la psoriasis guttata miden menos de 1 cm y tienden a surgir en el tronco, axilas y en las ingles, generalmente después de una infección por streptococcus de las vías respiratorias.

3. Psoriasis pustulosa

La psoriasis pustulosa sucede cuando surgen pequeñas ampollas en la piel con pus, junto con manchas de psoriasis. Estas ampollas pueden aparecer en solo una zona en específico de la piel o diseminarse por todo el cuerpo. Cuando la psoriasis pustulosa es generalizada, la persona puede también presentar fiebre de 39º o 40º por varios días. 

Todo sobre la psoriasis

4. Psoriasis invertida

La psoriasis invertida es otro tipo de psoriasis que se diagnostica cuando las manchas de psoriasis surgen en lugares húmedos, como axilas, ingles, por debajo de la mama, ombligo o cuero cabelludo, por ejemplo. Debido a que surgen en lugares húmedos, estas manchas no suelen presentar descamación.

5. Psoriasis ungueal

Conocida popularmente como psoriasis en las uñas, la psoriasis ungueal se produce cuando la enfermedad afecta principalmente la región de las uñas, provocando deformaciones en ellas en forma de ondas, manchas y uñas débiles. 

Muchas veces, la psoriasis ungueal se manifiesta antes de la psoriasis en la piel, pudiendo ser el único síntoma durante varios años. Conozca más sobre los síntomas de la psoriasis ungueal.

Cómo confirmar el diagnóstico

El primer signo de psoriasis generalmente es el surgimiento de manchas rojas en la piel que desaparecen después de un tiempo sin necesidad de tratamiento, pero que pueden volver a surgir, especialmente durante períodos de mayor estrés.

Cuando hay sospecha de que puede tener psoriasis se debe acudir con un dermatólogo, ya que este es el profesional más indicado para realizar el diagnóstico de la enfermedad. El diagnóstico normalmente se realiza por medio de la observación de los signos en la piel y la evaluación del historial familiar. 

Para llegar al diagnóstico correcto, el médico también podrá solicitar la realización de algunos exámenes para descartar otros problemas en la piel con síntomas semejantes, como eczema, micosis, líquen plano o lupus eritematoso, por ejemplo.

Principales lugares afectados por la psoriasis

Las manchas de la psoriasis son más comunes en lugares como:

  • Brazos, codos y manos;
  • Piernas y rodillas;
  • Genitales;
  • Barriga y ombligo;
  • Cuero cabelludo, cerca de la nuca y frente;
  • Coxis y parte baja de la espalda.

De esta forma, la psoriasis puede surgir en cualquier parte del cuerpo, variando de persona a persona. Así, lo ideal es que siempre que surja alguna alteración en la piel acuda a consulta con un dermatólogo para identificar el problema e iniciar el tratamiento más adecuado. 

Vea más sobre la psoriasis en el cuero cabelludo y la psoriasis genital.

Todo sobre la psoriasis

Posibles causas

Aún no se conocen las causas específicas de la psoriasis, sin embargo se sabe que la enfermedad es causada por un desequilibrio del sistema inmune de la propia persona. Esto significa que la psoriasis no es producida por virus hongos o bacterias, por lo que no es contagiosa. 

Algunos de los factores que parecen aumentar las posibilidades de desarrollar psoriasis incluyen:

  • Golpes y otros traumatismos en la piel;
  • Infecciones por virus o bacterias;
  • Hábitos como tabaquismo o alcoholismo;
  • Uso de medicamentos, especialmente antimaláricos, litio o betabloqueadores.

La psoriasis también presenta una relación genética muy fuerte, ya que más del 50% de las personas afectadas tienen otros casos de psoriasis en la familia. 

Cómo se realiza el tratamiento 

No hay un tratamiento específico capaz de eliminar la psoriasis, por lo que se considera un enfermedad que no tiene cura. Sin embargo, existen varios tipos de tratamiento que pueden aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas.

Los principales tipos de tratamiento que se utilizan son:

  1. Medicamentos y pomadas: son la principal forma de controlar los síntomas. Actúan directamente sobre el sistema inmune o sobre el proceso inflamatorio de la psoriasis. El tipo que más se utiliza son las pomadas con corticoides, las cuales disminuyen el enrojecimiento y la comezón de las manchas. Vea cuáles son los medicamentos para la psoriasis;
  2. Fototerapia: consiste en la aplicación de rayos UVB sobre la piel y normalmente se utilizan en conjunto con los medicamentos y pomadas para aumentar el efecto antiinflamatorio y antiproliferativo;
  3. Dieta adecuada: la alimentación es otra buena forma de complementar el tratamiento de la psoriasis, ya que permite evitar el consumo de sustancias que puedan contribuir a la inflamación de la piel. Conozca más sobre la dieta.

Además, también existen algunos remedios caseros para la psoriasis que pueden utilizarse bajo la orientación del médico para controlar los síntomas sin que haya efectos adversos al tratamiento. Un buen ejemplo son los berros, que ayudan a eliminar sustancias del cuerpo que tienen el potencial de causar crisis de psoriasis o agravar los síntomas. 

En los últimos años, ha aumentado también el interés de estudiar algunos agentes biológicos como el Adalimumab o el Etanercept para atenuar los síntomas de la psoriasis. Este tipo de medicamentos son una nueva clase de tratamiento que consiste en el uso de proteínas o anticuerpos capaces de regular el sistema inmune.

Conozca más sobre el tratamiento de la psoriasis. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • NATIONAL PSORIASIS FOUNDATION. About psoriasis. Disponible en: <https://www.psoriasis.org/about-psoriasis>. Acceso en 30 Oct 2019
  • LONGO, Dan L. et al.. Medicina interna de Harrison. 18.ed. São Paulo: AMGH Editora, 2013. 398-399.
  • NHS. Psoriasis. Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/psoriasis/symptoms/>. Acceso en 30 Oct 2019
  • JUNIOR, Walter Belda et. al.. Tratado de dermatologia. 2.ed. São Paulo: Atheneu, 2014. 145-170.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje