Proctitis: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en junio 2023

La proctitis es la inflamación del tejido que reviste al recto, la cual puede suceder debido a infecciones, enfermedad inflamatoria intestinal, como efecto secundario de la radioterapia o uso de algunos medicamentos.

Esta condición normalmente lleva al surgimiento de síntomas, como dolor en el ano o recto, sangrado anal, sangre o moco en las heces o tenesmo, que es la voluntad de evacuar sin eliminación de las heces y dificultad para evacuar.

Ante la sospecha de proctitis, se recomienda consultar al proctólogo o gastroenterólogo para que evalúe el diagnóstico e inicie el tratamiento adecuado, que puede incluir el uso de antibióticos o medicamentos con efecto antiinflamatorio, como corticoides, mesalazina o sulfasalazina, por ejemplo, por vía oral o rectal. En los casos más graves de proctitis, puede ser necesario la realización de cirugía para remover el tejido comprometido.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas de la proctitis surgen a medida que ocurre la inflamación del recto, siendo los principales:

  • Dolor en el recto o ano;
  • Dificultad para evacuar;
  • Diarrea;
  • Sangrado anal;
  • Presencia de sangre en las heces;
  • Ganas de evacuar frecuentemente;
  • Presencia de moco en las heces.

En los casos más graves de proctitis, puede haber también formación de úlceras profundas en el tejido que pueden observarse durante la realización de exámenes de diagnóstico, pero que puede producir dolor y malestar al evacuar y la presencia de sangre y moco en las heces.

¿Cuánto dura la proctitis?

Debido a que la proctitis se puede desarrollar por varios factores, el tiempo de duración puede variar, siendo que en la proctitis causada por Chlamydia trachomatis puede haber un periodo de latencia, en que la bacteria permanece "dormida" en el organismo, durante 7 a 10 días, para posteriormente causar síntomas.

En los casos de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, la duración dependerá de cuándo sea diagnosticada la causa, por lo que es importante estar atento a los síntomas que puedan indicar proctitis y acudir al médico lo antes posible para una correcta evaluación clínica. Conozca más sobre los síntomas de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Test online de síntomas

Algunos tipos de colitis, como la colitis ulcerosa, se consideran enfermedades inflamatorias del intestino. Para conocer las posibilidades de tener enfermedad inflamatoria intestinal, seleccione los síntomas que presenta en el test a continuación:

  1. 1. Diarrea por más de 7 días.
  2. 2. Despertarse de noche por diarrea o dolor en el abdomen.
  3. 3. Presencia de sangre en las heces.
  4. 4. Dolor abdominal constante.
  5. 5. Pérdida de peso sin razón aparente.
  6. 6. Fiebre superior a 38°C en algún momento de las últimas semanas.
  7. 7. Cansancio o debilidad en las últimas semanas.
  8. 8. Presencia de mucosidad en las heces durante más de 4 semanas

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de proctitis debe ser realizado por el proctólogo o gastroenterólogo por medio de la evaluación clínica y de exámenes como anoscopia, sigmoidoscopia o incluso una colonoscopia para evaluar el resto del intestino.

También puede indicarse la realización de una biopsia del recto para identificar la gravedad y causa de la inflamación, además de análisis de sangre.

Posibles causas

La proctitis intestinal puede ocurrir debido a diversas causas, siendo la más común la inflamatoria (autoinmune) y la infecciosa. Las principales causas de proctitis son:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la enfermedad de Crohn o rectocolitis ulcerosa, las cuales provocan inflamación por causas autoinmunes. Conozca más sobre las EII
  • Infecciones de transmisión sexual, como herpes, gonorrea, sífilis, clamidia o citomegalovirus, por ejemplo; afectando principalmente a personas que tienen contacto íntimo anal y que poseen el sistema inmune debilitado;
  • Infecciones, como esquistosomiasis rectal, amebiasis o aquellas provocadas por la bacteria Clostridium difficile, la cual genera una inflamación intestinal intensa, llamada colitis pseudomembranosa, la cual surge principalmente en personas que están bajo tratamiento con antibióticos. Conozca cómo identificar y tratar la colitis pseudomembranosa;
  • Proctitis actínica, provocada por la acción de la radioterapia, utilizada en el tratamiento para el cáncer. Vea qué es la radioterapia y sus efectos secundarios;
  • Alteraciones en los nervios o en la circulación sanguínea del recto, como por una isquemia o enfermedad reumática, por ejemplo;
  • Colitis alérgica, provocada por el consumo de alimentos que causan alergia, como la proteína de la leche de vaca, más común en bebés;
  • Colitis medicamentosa, provocada por la acción de medicamentos, sobre todo antibióticos, los cuales pueden alterar la flora intestinal.

También se debe recordar que las lesiones existentes en el recto y ano también pueden ser signo de cáncer en la región. Es posible, incluso, que no sea identificada la causa de la proctitis, siendo así clasificada como proctitis idiopática.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la proctitis dependerá de cuál sea la causa que esté originando este problema, debiendo ser orientado por el proctólogo.

Por este motivo, el médico podrá indicar el uso de antibióticos o antivirales para tratar la infección responsable de la proctitis, o la remoción de alimentos o medicamentos que pudieran estar empeorando el cuadro.

Asimismo, también podría indicar el uso de medicamentos antiinflamatorios por vía oral o rectal, como corticoides, sulfasalazina o mesalazina, por ejemplo, pueden ser utilizados para disminuir los síntomas, principalmente en los casos de enfermedad inflamatoria intestinal. En estos casos, puede incluso ser necesario el uso de medicamentos inmunosupresores potentes.

Por otra parte, en casos donde exista compromiso grave por inflamación o isquemia del recto o cuando los síntomas no desaparecen con tratamiento clínico, puede ser necesaria la cirugía para retirar el tejido muerto o que esté gravemente comprometido.

Cómo debe ser la alimentación

Durante el tratamiento recomendado por médico se recomienda tener algunos cuidados en la alimentación, debiendo realizar una dieta de fácil digestión, baja en grasas y azúcares para facilitar la absorción de los alimentos y evitar malestar estomacal. 

De esta manera es recomendado el consumo de jugo de frutas, cereales, como arroz y fideos blancos, carnes magras, yogur natural, sopas y vegetales. Además de eso, es indicado evitar alimentos con cáscara, semillas, nueces, maíz, frijoles, bebidas con gas, cafeína, alcohol y alimentos picantes. Vea más detalles sobre cómo debe ser la alimentación para la inflamación del intestino.