Proctitis: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
febrero 2022
  1. Síntomas
  2. Diagnóstico
  3. Causas
  4. Tratamiento
  5. ¿Cuánto dura la proctitis?

La proctitis es la inflamación del tejido que reviste al recto y la mucosa rectal, debido a infecciones, enfermedad inflamatoria intestinal, efecto secundario de la radioterapia o medicamentos, lo cual lleva al surgimiento de algunos síntomas como dolor en el recto o ano, sangrado anal, presencia de sangre y moco en la heces y dificultad para evacuar.

Cuando esta inflamación se extiende más allá del recto e incluye intestino grueso, se le conoce como proctocolitis, y se caracteriza por los síntomas anteriores añadiéndose dolor abdominal, hinchazón y acumulación de gases intestinales.

Ante la sospecha de proctitis, se recomienda consultar al proctólogo o gastroenterólogo para que evalúe el diagnóstico e inicie el tratamiento adecuado, que puede incluir el uso de antibióticos o medicamentos con efecto antiinflamatorio, como corticoides, mesalazina o sulfasalazina, por ejemplo, por vía oral o rectal. En los casos más graves de proctitis, puede ser necesario la realización de cirugía para remover el tejido comprometido.

Principales síntomas

Los síntomas de la proctitis surgen a medida que ocurre la inflamación del recto, siendo los principales:

  • Dolor en el recto o ano;
  • Dificultad para evacuar;
  • Diarrea;
  • Sangrado anal;
  • Presencia de sangre en las heces;
  • Ganas de evacuar frecuentemente;
  • Presencia de moco en las heces.

En los casos más graves de proctitis, puede haber también formación de úlceras profundas en el tejido que pueden observarse durante la realización de exámenes de diagnóstico, pero que puede producir dolor y malestar al evacuar y la presencia de sangre y moco en las heces.

¿Cuánto dura la proctitis?

Debido a que la proctitis se puede desarrollar por varios factores, el tiempo de duración puede variar, siendo que en la proctitis causada por Chlamydia trachomatis puede haber un periodo de latencia, en que la bacteria permanece "dormida" en el organismo, durante 7 a 10 días, para posteriormente causar síntomas.

En los casos de Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, la duración dependerá de cuándo sea diagnosticada la causa, por lo que es importante estar atento a los síntomas que puedan indicar proctitis y acudir al médico lo antes posible para una correcta evaluación clínica. Conozca más sobre los síntomas de la Enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de proctitis debe ser realizado por el proctólogo o gastroenterólogo por medio de la evaluación clínica y de exámenes como anoscopia, sigmoidoscopia o incluso una colonoscopia para evaluar el resto del intestino.

También puede indicarse la realización de una biopsia del recto para identificar la gravedad y causa de la inflamación, además de análisis de sangre.

Posibles causas

La proctitis es más frecuente que se produzca en personas con el sistema inmunológico debilitado, ya sea por enfermedades, edad o el uso de medicamentos frecuentes. Las principales causas de proctitis son:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la enfermedad de Crohn o rectocolitis ulcerosa, las cuales provocan inflamación por causas autoinmunes. Conozca más sobre las EII
  • Infecciones de transmisión sexual, como herpes, gonorrea, sífilis, clamidia o citomegalovirus, por ejemplo; afectando principalmente a personas que tienen contacto íntimo anal y que poseen el sistema inmune debilitado;
  • Infecciones, como esquistosomiasis rectal, amebiasis o aquellas provocadas por la bacteria Clostridium difficile, la cual genera una inflamación intestinal intensa, llamada colitis pseudomembranosa, la cual surge principalmente en personas que están bajo tratamiento con antibióticos. Conozca cómo identificar y tratar la colitis pseudomembranosa;
  • Proctitis actínica, provocada por la acción de la radioterapia, utilizada en el tratamiento para el cáncer;
  • Alteraciones en los nervios o en la circulación sanguínea del recto, como por una isquemia o enfermedad reumática, por ejemplo;
  • Colitis alérgica, provocada por el consumo de alimentos que causan alergia, como la proteína de la leche de vaca, más común en bebés;
  • Colitis medicamentosa, provocada por la acción de medicamentos, sobretodo antibióticos, los cuales pueden alterar la flora intestinal.

También se debe recordar que las lesiones existentes en el recto y ano también pueden ser signo de cáncer en la región. Es posible, incluso, que no sea identificada la causa de la proctitis, siendo así clasificada como proctitis idiopática.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la proctitis dependerá de cuál sea la causa que esté originando este problema, debiendo ser orientado por el proctólogo.

Por este motivo, el médico podrá indicar el uso de antibióticos, en caso la inflamación sea causada por alguna bacteria; la remoción de alimentos o medicamentos que pudieran estar empeorando el cuadro, caso sea de origen alérgica o medicamentosa. 

Asimismo, también podría indicar el uso de medicamentos antiinflamatorios por vía oral o rectal, como la sulfasalazina o mesalazina, que son corticoides utilizados para disminuir los síntomas, principalmente en los casos de enfermedad inflamatoria intestinal. En estos casos, puede incluso ser necesario el uso de medicamentos inmunosupresores potentes.

Por otra parte, en casos donde exista compromiso grave por inflamación o isquemia del recto o cuando los síntomas no desaparecen con tratamiento clínico, puede ser necesaria la cirugía para retirar el tejido muerto o que esté gravemente comprometido.

Cómo debe ser la alimentación

Durante el tratamiento recomendado por médico se recomienda tener algunos cuidados en la alimentación, debiendo realizar una dieta de fácil digestión, baja en grasas y azúcares para facilitar la absorción de los alimentos y evitar malestar estomacal. 

Para ello, se debe preferir la ingesta de carnes bajas en grasas como pollo y pavo sin piel, y pescados blancos; frutas y vegetales sin concha y semillas, debiendo preferirse preferiblemente cocidos, pudiendo consumir manzana, pera, durazno, banana, calabacín, chayote, ejote, berenjena, zanahoria; huevo, tofu, yogur natural con probióticos, quesos blancos bajos en grasa y bebidas vegetales como leche de arroz o soya; cereales bajos en fibras, como pasta, arroz y pan blancos, papa y camote sin piel, galletas craker, entre otros.

También es importante evitar la ingesta de alimentos ricos en fibras como frutas y vegetales con cáscara; semillas, como ajonjolí, chía o linaza; frutos secos como nueces, cacahuates o avellanas; granos como frijoles, lentejas o garbanzos; alimentos integrales como pan integral, arroz o pasta integral, maíz; salsas como ketchup o mayonesa; leche entera y quesos amarillos; y bebidas con gas, cafeína, alcohol y alimentos picantes.

Vea más detalles sobre cómo debe ser la alimentación para la inflamación del intestino.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em febrero de 2022. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em enero de 2020.

Bibliografía

  • BEJARANO, Janeth; CAÑADAS, Raúl. Proctitis infecciosa transmitida sexualmente: reto diagnóstico y recomendaciones de tratamiento. Rev. gastroenterol. Perú . 40. 4; 336-341, 2020
  • SERRANO E; ARTAL, E. Proctitis: pensar más allá de la enfermedad inflamatoria y la neoplasia. Medicina de Familia SEMERGEN. 46. 6; 428-430, 2020
Abrir la bibliografía completa
  • MONCADA, A; et al. Proctitis: diagnóstico diferencial. A propósito de un caso. Enfermedad inflamatoria intestinal al día. 14. 1; 26-29, 2015
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.