Enfermedad inflamatoria intestinal: síntomas, causas y tratamiento

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
noviembre 2021
  1. Síntomas
  2. Causas
  3. Diagnóstico
  4. Tratamiento
  5. Alimentación

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se refiere a un conjunto de enfermedades crónicas que provocan la inflamación del intestino, englobando dos patologías, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, que presentan síntomas muy similares, como dolor abdominal, diarrea, fiebre, pérdida de peso, anemia o intolerancias alimentarias, por ejemplo, pero se consideran enfermedades distintas.

Todavía no se conocen las causas específicas que originan este tipo de enfermedad inflamatoria, pero se cree que puede estar relacionada con factores genéticos o inmunitarios principalmente. 

El tratamiento consiste en administrar medicamentos, adoptar una dieta específica y suplementación con vitaminas y minerales. En algunos casos, puede también ser necesario realizar una cirugía para retirar la parte del intestino afectada.

Principales síntomas

La enfermedad inflamatoria intestinal puede manifestarse con síntomas a nivel gastrointestinal o en otras regiones del cuerpo, siendo los siguientes los más comunes:

 Enfermedad de CrohnColitis ulcerosa
Síntomas gastrointestinales

Cólicos abdominales;

Diarrea que puede contener sangre;

Estreñimiento;

Obstrucción intestinal

Náuseas y vómitos;

Fisuras, fístulas y plicomas anales;

Urgencia en evacuar;

Tenesmo;

Incontinencia fecal.

Diarrea con presencia de moco y sangre;

Cólicos abdominales;

Estreñimiento;

Aftas.

Síntomas sistémicos/extra intestinales

Retraso del crecimiento en niños y adolescentes;

Fiebre;

Pérdida de peso;

Eritema nodoso;

Fotofobia, uveítis;

Espondiloartritis seronegativa;

Espondilitis anquilosante;

Sacroileítis;

Trombosis;

Anemia hemolítica autoinmune;

Osteoporosis y fracturas óseas;

Dolor de cabeza y neuropatías;

Enfermedades musculares;

Depresión.

Taquicardia;

Anemia;

Fiebre;

Pérdida de peso;

Uveítis;

Artritis seronegativa;

Espondilitis anquilosante;

Sacroileítis;

Eritema nodoso;

Pioderma gangrenoso;

Trombosis;

Colangitis esclerosante primaria.

Los síntomas característicos de la enfermedad de Crohn son muy similares a los de colitis ulcerosa, pero algunos de ellos pueden ser diferentes porque la enfermedad de Crohn puede afectar todo el tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano, mientras que las áreas afectadas de colitis ulcerosa son fundamentalmente el recto y el colón.

Realice el test y conozca cómo identificar la enfermedad de Crohn

Posibles causas

Todavía no se conocen las causas específicas que originan la enfermedad inflamatoria intestinal, pero se cree que puede estar relacionada con factores genéticos o inmunitarios, problemas de la microbiota intestinal y en la alimentación.

Asimismo, en personas con enfermedad inflamatoria intestinal, ante determinados alimentos o microorganismos, se da una activación anormal de la respuesta inflamatoria, que origina daños a las células del intestino, dando lugar a la aparición de los síntomas característicos de la enfermedad.

Las enfermedades inflamatorias intestinales también pueden estar influenciadas por la edad y la raza, y el riesgo de desarrollarlas puede aumentar con el uso del cigarrillo, de anticonceptivos hormonales o de antibióticos durante el primer año de vida, o por gastroenteritis, dietas ricas en proteína animal, azúcar, aceites y grasas saturadas.

Cómo confirmar el diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico consiste en evaluación clínica, realización de endoscopia, exámenes histológicos, radiológicos e investigación bioquímica.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento tiene como fin inducir y mantener la remisión de la enfermedad, mejorar el estado nutricional de la persona y aliviar los síntomas.

Por lo general, los medicamentos indicados por el médico pueden incluir antiinflamatorios, como corticosteroides y aminosalicilatos como la mesalazina o sulfasalazina, por ejemplo, inmunosupresores como ciclosporina, azatioprina o mercaptopurina, antibióticos como ciprofloxacino o metronidazol y/o anticuerpos monoclonales, como infliximab o adalimumab, por ejemplo.

En algunos casos, en la enfermedad de Crohn, puede ser necesario realizar una cirugía para reparar estenosis o extirpar partes del intestino, cuando el tratamiento con medicamentos no es eficaz.

Las personas que padecen de enfermedad inflamatoria intestinal tienen un mayor riesgo de sufrir problemas nutricionales debido a la enfermedad y al tratamiento, por ello, para mantener el estado nutricional en estas situaciones, puede ser necesario seguir una dieta especial y tomar suplementos alimenticios como ácido fólico, vitamina D, vitaminas B6 y B12, minerales y oligoelementos, como calcio y zinc, por ejemplo. Además, el uso de probióticos y glutamina puede ayudar a mejorar la función intestinal.

Qué comer en caso de EII

La dieta para la enfermedad inflamatoria intestinal debe tener como principales objetivos reducir la inflamación del intestino y mejorar la absorción, aliviando los síntomas y previniendo la aparición de nuevas crisis. La dieta debe ser individualizada y específica para cada persona, pero existen alimentos que generalmente son tolerados y otros que se deben evitar, principalmente durante las crisis:

1. Alimentos permitidos

Algunos alimentos permitidos en la dieta son:

  • Arroz, puré, pasta y papas;
  • Carnes magras, como carne de pollo;
  • Huevo cocido;
  • Pescados como sardina, atún o salmón;
  • Verduras cocidas, como zanahoria, espárrago y calabaza;
  • Frutas cocidas y sin cáscara, como plátanos y manzana;
  • Aguacate y aceite de oliva.

2. Alimentos a evitar

Los alimentos que se deben evitar, por tener un elevado riesgo de causar inflamación del intestino, son:

  • Café, té negro, refrescos con cafeína y bebidas alcohólicas;
  • Semillas;
  • Verduras crudas y frutas con cáscara;
  • Papaya, naranja y ciruela;
  • Leche, yogur, queso, crema de leche y mantequilla;
  • Miel, azúcar, sorbitol o manitol;
  • Frutos secos, como cacahuetes, nueces y almendras;
  • Avena;
  • Chocolate;
  • Carne de cerdo y otras carnes grasas;
  • Galletas de mantequilla y dulces con masa de hojaldre, frituras, gratinados, mayonesa y comidas congeladas industrializadas.

Estos alimentos son solo algunos ejemplos que generalmente se deben evitar, sin embargo, lo ideal es consultar a un nutricionista para adaptar la alimentación al organismo de cada persona, ya que pueden existir otros alimentos que empeoren los síntomas.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em noviembre de 2021. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em mayo de 2021.

Bibliografía

  • CRÔNICOS DO DIA A DIA. Doença Inflamatória Intestinal. Disponível em: <https://cdd.org.br/doenca-inflamatoria-intestinal/#1>. Acceso en 16 mar 2022
  • MAHAN, L. Kathleen et al. Krause: Alimentos, Nutrição e Dietoterapia. 13.ed. São Paulo: Elsevier Editora, 2013. 628-636.
Abrir la bibliografía completa
  • DUQUE, Gabriela; PORTELA, Francisco. Fisiopatologia da doença inflamatória do intestino: Dos genes ao microbioma . REVISTA PORTUGUESA DE COLOPROCTOLOGIA. 2018
  • MAGRO, F. et. al.. Terapêutica Farmacológica na Doença Inflamatória Intestinal. Grupo de Estudo da Doença Inflamatória Intestinal, 2007.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.