13 medicamentos para la anemia (y cuándo se indican)

Los medicamentos para la anemia, como el sulfato ferroso, el ácido fólico, la vitamina B12 y la eritropoyetina, pueden ayudar a reponer vitaminas y minerales o a estimular la producción de células sanguíneas.

Estos medicamentos pueden ser empleados en forma de comprimidos o inyección, según la indicación del hematólogo, pues varían de acuerdo con el tipo de anemia y la gravedad de los síntomas.

Aparte del tratamiento con medicamentos para la anemia, el médico también puede recomendar cambios en la dieta y, en cierto casos, transfusión de sangre o trasplante de médula ósea, por ejemplo.

Paciente con anemia entregando los exámenes al médico

13 medicamentos para la anemia

Los principales medicamentos para la anemia incluyen:

1. Sulfato ferroso

El sulfato ferroso es un suplemento mineral que puede ser utilizado en forma de gotas, comprimidos o inyección, y está indicado en el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro.

El uso de este suplemento tiene como objetivo aumentar la cantidad de hierro circulante, que es importante para la producción de hemoglobina, cuya principal función es transportar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo.

Cuándo se indica: el sulfato ferroso se recomienda para el tratamiento de la anemia ferropénica o la anemia microcítica hipocrómica. Vea cómo tomar el sulfato ferroso.

Asimismo, también puede indicarse para prevenir la anemia cuando existe riesgo de deficiencia de hierro, como en el caso de bebés, niños y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

2. Ácido fólico

El ácido fólico es un suplemento para la anemia causada por deficiencia de folato, una vitamina importante para la producción de glóbulos rojos de la sangre, los cuales transportan el oxígeno a todos los tejidos.

La deficiencia de folato puede ocurrir debido a la malabsorción de esta vitamina, a una dieta pobre en ácido fólico o incluso al uso de medicamentos.

Cuándo se indica: el ácido fólico se recomienda en el tratamiento de la anemia macrocítica o la anemia megaloblástica, y debe usarse junto con la vitamina B12. 

Además, el ácido fólico puede indicarse para prevenir la anemia, principalmente en recién nacidos prematuros, mujeres embarazadas o personas con anemia hemolítica crónica.

Lea también: Pastillas de ácido fólico: para qué sirve, cómo tomar y efectos secundarios tuasaude.com/es/pastillas-de-acido-folico

3. Vitamina B12

La vitamina B12 para la anemia es recomendada principalmente en los casos de deficiencia de esta vitamina o en síndromes de malabsorción.

Esta vitamina se encuentra como cianocobalamina o hidroxocobalamina, y es usada principalmente en forma de inyección.

Cuándo se indica: la vitamina B12 inyectable se recomienda para el tratamiento de la anemia macrocítica o la anemia megaloblástica, junto con el ácido fólico, o para la anemia perniciosa. Vea cómo tomar la inyección de vitamina B12.

Lea también: Anemia perniciosa: qué es, síntomas y tratamiento tuasaude.com/es/anemia-perniciosa

4. Eritropoyetina

La eritropoyetina humana recombinante es un medicamento para la anemia que es empleado en forma de inyección bajo la piel en la vena, pues estimula la producción de eritrocitos por la médula ósea.

Por lo general, este medicamento es utilizado en los casos de anemia grave, y puede reducir la necesidad de transfusión de sangre.

Cuándo se indica: la eritropoyetina es indicada para el tratamiento de la anemia normocrómica normocítica, la anemia durante la quimioterapia o la anemia sintomática asociada a enfermedad renal crónica.

En caso de enfermedad renal crónica, la eritropoyetina puede ser empleada junto con el suplemento de hierro, ya que puede ocurrir malabsorción de hierro.

Otros medicamentos con acción semejante a la eritropoyetina son la darbepoetina alfa o la epoetina alfa, por ejemplo.

5. Hidroxicarbamida

La hidroxicarbamida, también conocida como hidroxiurea, es un antimetabolito que estimula la producción de hemoglobina fetal, y se recomienda principalmente para la anemia falciforme.

Este medicamento es empleado en forma de comprimidos y tiene como objetivo reducir la frecuencia y la gravedad de las crisis de anemia falciforme, disminuir la necesidad de transfusiones y mejorar los síntomas generales y la calidad de vida.

Cuándo se indica: la hidroxicarbamida se indica principalmente para el tratamiento de la anemia falciforme, pero también puede ser usada en algunos casos de anemia normocrómica normocítica.

6. Ciclosporina

La ciclosporina es un inmunosupresor que puede indicarse para el tratamiento de la anemia aplásica en personas con enfermedades autoinmunes o que no pueden someterse a trasplante de médula ósea.

Este medicamento puede ayudar a reducir la necesidad de transfusiones sanguíneas y, en ciertos casos, promover la cura de la anemia.

Cuándo se indica: la ciclosporina se recomienda para el tratamiento de la anemia aplásica, que puede estar presente desde el nacimiento o adquirirse a lo largo del tiempo. Conozca las principales causas de la anemia aplásica.

7. Prednisona y prednisolona

La prednisona y la prednisolona son corticosteroides que pueden ser indicados para el tratamiento de algunos tipos de anemia.

Estos medicamentos poseen un efecto inmunosupresor, es decir, reducen la acción del sistema inmune debido a que causan la muerte de los linfocitos, evitando que estos ataquen las células de la médula ósea que producen glóbulos rojos y otras células sanguíneas.

Lea también: Inmunosupresores: qué son y cuándo están indicados tuasaude.com/es/inmunosupresores

Cuándo se indica: la prednisona o la prednisolona pueden indicarse para el tratamiento de la anemia hemolítica autoinmune, la anemia aplásica, la anemia eritrocitaria, la anemia eritroide y la anemia de Diamond-Blackfan. Descubra cómo se toma la prednisona y la prednisolona.

8. Inmunoglobulina antitimocítica

La inmunoglobulina antitimocítica es un medicamento inmunosupresor para la anemia causada por la disminución de la producción de células sanguíneas por la médula ósea.

Este medicamento es utilizado en hospitales en forma de inyección en la vena.

Cuándo se indica: la inmunoglobulina antitimocítica se recomienda para el tratamiento de la anemia aplásica. Vea otros tratamientos para la anemia aplásica.

Lea también: 7 causas de la anemia (y cómo confirmarlo) tuasaude.com/es/causas-de-anemia

9. Oximetolona

La oximetolona, al igual que el danazol y la oxandrolona, son medicamentos androgénicos para la anemia, principalmente la anemia de Fanconi.

La terapia androgénica estimula la proliferación de células madre hematopoyéticas, pero no cura la enfermedad.

Cuándo se indica: la oximetolona, el danazol y la oxandrolona se recomiendan para el tratamiento de la anemia de Fanconi cuando la persona no es candidata para un trasplante de médula ósea. Conozca los principales tratamientos para la anemia de Fanconi.

10. Piridoxina

La piridoxina, o vitamina B6, puede indicarse para el tratamiento de algunos tipos de anemia, pues estimula la producción de células sanguíneas.

Esta vitamina puede tomarse por vía oral y las dosis deben ser indicadas por el hematólogo de manera individualizada.

Cuándo se indica: la piridoxina se recomienda para el tratamiento de la anemia sideroblástica ligada al cromosoma X, lo que puede corregir total o parcialmente este tipo de anemia. Descubra otros tratamientos para la anemia sideroblástica.

Lea también: 22 Alimentos con Vitamina B6 (piridoxina) tuasaude.com/es/alimentos-con-vitamina-b6

11. Deferoxamina

La deferoxamina se indica en el tratamiento de la anemia, principalmente para evitar la sobrecarga de hierro, cuando la persona necesita transfusiones sanguíneas crónicas o frecuentes.

La sobrecarga de hierro es el aumento de la cantidad de hierro en el organismo, que puede depositarse en órganos como hígado y corazón y causar complicaciones.

Lea también: Exceso de hierro: causas, síntomas, tratamiento y complicaciones tuasaude.com/es/exceso-de-hierro

El tratamiento de la sobrecarga de hierro también mejora la respuesta a la piridoxina.

Cuándo se indica: la deferoxamina se recomienda para la anemia sideroblástica, la anemia falciforme, la talasemia y la anemia de Diamond-Blackfan, por ejemplo.

Otros medicamentos con acción semejante a la deferoxamina son el deferasirox o la deferoxamina.

12. Deferiprona

La deferiprona es otro medicamento para el tratamiento de la sobrecarga de hierro en personas con anemia, evitando que el hierro se acumule en los tejidos, principalmente corazón e hígado.

Cuándo se indica: la deferiprona se recomienda para el tratamiento de la sobrecarga de hierro en la talasemia, la anemia de Diamond-Blackfan, la anemia falciforme u otros tipos de anemia. Vea otros tratamientos para la anemia falciforme.

13. Eltrombopag

El eltrombopag es un medicamento para la anemia aplásica que estimula la proliferación y diferenciación de células madre de la médula ósea, ayudando a aumentar la cantidad de hemoglobina, plaquetas y neutrófilos en la sangre.

Cuándo se indica: el eltrombopag se recomienda para el tratamiento de anemia aplásica cuando la terapia con inmunosupresores no tienen el efecto deseado o en los casos donde la persona no puede someterse a trasplante de médula ósea.