Anemia aplásica: qué es, síntomas y tratamiento

La anemia aplásica es un tipo de trastorno de la médula ósea y, consecuentemente, de la sangre que se caracteriza por la disminución de la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas circulantes, lo que se considera, a su vez, un cuadro de pancitopenia. Esta situación puede estar presente desde el nacimiento o adquirirse con el tiempo, pudiendo deberse al uso de ciertos medicamentos o al contacto frecuente con sustancias químicas, por ejemplo. 

Dado que en esta afección la médula ósea no logra producir células sanguíneas funcionales y en cantidades adecuadas, comienzan a surgir signos y síntomas de este tipo de anemia, como palidez, cansancio excesivo, infecciones frecuentes y aparición de manchas moradas en la piel sin causa aparente. 

Anemia aplásica: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los signos y síntomas de la anemia aplásica surgen debido a la disminución de la cantidad de células sanguíneas circulantes, siendo los principales:

  • Palidez en la piel y en las mucosas;
  • Varios episodios de infecciones al año;
  • Marcas moradas en la piel sin razón aparente;
  • Grandes hemorragias incluso en pequeños cortes;
  • Cansancio;
  • Falta de aire;
  • Taquicardia;
  • Hemorragia en las encías;
  • Mareo;
  • Dolor de cabeza;
  • Erupción en la piel. 

Asimismo, en ciertas ocasiones, también puede haber alteraciones renales y de las vías urinarias, siendo estas más frecuentes en los casos de anemia de Fanconi, que es un tipo de anemia aplásica congénita. Conozca más sobre la anemia de Fanconi.

Principales causas

La alteración en la médula ósea que ocasiona la anemia aplásica puede ser congénita o adquirida. En la anemia aplásica congénita, el niño ya nace con esta alteración, desarrollando los síntomas en los primeros años de vida. 

Por otra parte, la anemia aplásica adquirida se desarrolla a lo largo del tiempo, pudiendo estar relacionada con el uso de medicamentos, ser consecuencia de enfermedades autoinmunes o de infecciones virales, o surgir debido a la exposición frecuente a ciertas sustancias tóxicas, siendo las principales el bismuto, agrotóxicos, insecticidas, cloranfenicol, sales de oro y los productos del petróleo.

Diagnóstico de la anemia aplásica

El diagnóstico de la anemia aplásica se basa en el análisis de pruebas de laboratorio, principalmente del hemograma, el cual indicará cantidades por debajo de lo normal de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. 

Para confirmar el diagnóstico, el médico suele solicitar la realización de un mielograma, que tiene como objetivo evaluar cómo se está dando la producción de células por parte de la médula; y, además, también puede recomendarse la realización de una biopsia de médula ósea. 

En ciertos casos, principalmente cuando se determina que la anemia aplásica es congénita, el médico puede solicitar la realización de pruebas de imagen para evaluar las vías urinarias y los riñones; además, también puede indicar análisis de laboratorio que evalúen este aparato, como urea y creatinina, por ejemplo. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la anemia aplásica tiene como objetivo aliviar los síntomas y estimular la médula ósea a producir células sanguíneas en cantidades suficientes y que logren desempeñar sus funciones. 

De esta forma, puede recomendarse la realización de transfusiones sanguíneas para aliviar los síntomas, puesto que, al transfundir glóbulos rojos y plaquetas, aumenta la cantidad de oxígeno que es transportado por las células. Asimismo, el uso de antibióticos por vía intravenosa contribuye a reforzar el sistema inmunitario, ayudando a combatir infecciones. 

También puede indicarse el uso de medicamentos que ayuden a estimular la actividad de la médula ósea y el consumo de fármacos inmunosupresores, como metilprednisolona, ciclosporina y prednisona. 

A pesar de la existencia de estos tratamientos, lo único que es eficaz para curar la anemia aplásica es el trasplante de médula ósea, en el cual la persona adquiere una médula que funciona perfectamente, promoviendo la formación de células sanguíneas en cantidades ideales. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • HEMORIO. Anemia Aplástica. Disponible en: <http://www.hemorio.rj.gov.br/Html/pdf/Manuais/Anemia_Aplastica.pdf>. Acceso en 23 Abr 2020
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Protocolo Clínico e Diretrizes Terapêuticas Portaria - Anemia Aplástica Adquirida. 2013. Disponible en: <https://www.saude.gov.br/images/pdf/2014/abril/02/pcdt-anemia-apl-adq-livro-2013.pdf>. Acceso en 23 Abr 2020
Más sobre este tema: