Garganta cerrada: principales causas y qué hacer

Actualizado en diciembre 2023

La sensación de garganta cerrada es una sensación que puede ser causada por situaciones más simples, como la inflamación de la garganta o el reflujo gastroesofágico, pero también puede surgir debido a condiciones más graves, como un ataque de ansiedad o una reacción alérgica severa.

Según las causas de la garganta cerrada, otros síntomas que también pueden aparecer incluyen ardor, sabor amargo en la boca, opresión en el pecho, dolor de garganta y ronquera.

Por lo tanto, cuando la sensación de garganta cerrada es persistente o va acompañada de otros síntomas, se recomienda consultar a un clínico general para identificar las posibles causas e indicar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

7 las principales causas de garganta cerrada

Las principales causas de garganta cerrada son:

1. Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico es una condición en la que el contenido del estómago regresa involuntariamente hacia el esófago, provocando inflamación en este y causando síntomas como sensación de garganta cerrada, dificultad para tragar, ardor, eructos y sabor amargo en la boca. 

Qué hacer: el tratamiento debe ser recomendado por un gastroenterólogo o un clínico general e incluye el uso de medicamentos como antiácidos, domperidona u omeprazol para acelerar el vaciamiento gástrico, reducir la cantidad de ácido en el estómago o neutralizar la acidez estomacal.

Además, también se recomienda evitar el consumo de bebidas alcohólicas y alimentos ricos en grasas, como frituras y chocolate. Sepa cómo debe ser la dieta para el reflujo.

2. Reacción alérgica grave.

La reacción alérgica grave, o anafilaxia, es provocada por una respuesta exagerada del sistema inmunológico después del contacto con alguna sustancia alergénica, como alimentos, medicamentos o veneno de insectos. Esto puede causar sensación de garganta cerrada, dificultad para respirar, hinchazón en la boca, lengua o rostro, o urticaria. Conozca otros síntomas de una reacción alérgica grave.

Que hacer: el tratamiento debe comenzar lo más pronto posible en el hospital con la administración de adrenalina inyectada directamente en el músculo y desobstrucción de las vías respiratorias. Además, también pueden administrarse soluciones salinas y otros medicamentos como antihistamínicos, broncodilatadores y corticosteroides.

3. Crisis de ansiedad

La crisis de ansiedad es una situación en la que el cuerpo libera hormonas como adrenalina y cortisol, que provocan un aumento en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, respiración acelerada, sensación de garganta cerrada y opresión en el pecho. Sepa más sobre la crisis de ansiedad.

Qué hacer: las crisis de ansiedad deben ser tratadas por un psicólogo o psiquiatra y pueden incluir técnicas como respirar lentamente, inspirando por la nariz y exhalando por la boca; relajar la mente, evitando estímulos como el uso del teléfono móvil o ver televisión; o tomar medicamentos para la ansiedad, que deben ser recetados por un psiquiatra.

Además, para ayudar a aliviar o prevenir nuevas crisis, también se puede practicar ejercicio físico regularmente y tomar infusiones calmantes como manzanilla, valeriana o tila. Vea más opciones de infusiones calmantes.

4. Garganta inflamada

La garganta inflamada puede ocurrir debido a la rinitis, resfriados, amigdalitis, rinitis o COVID-19, causando síntomas como dolor, sensación de garganta cerrada, dificultad para tragar, tos o mal aliento.

Qué hacer: el tratamiento varía según la causa de esta condición y en algunos casos no requiere medicación. Sin embargo, el médico puede recomendar analgésicos, antibióticos o antihistamínicos en algunos casos para reducir la inflamación, aliviar el dolor de garganta y la fiebre.

Además, algunos remedios caseros como té de jengibre y miel, té de anís estrellado y gárgaras con agua tibia y sal también pueden ayudar a reducir la inflamación en la garganta. 

5. Bocio

El bocio es el agrandamiento de la glándula tiroides que provoca la aparición de un bulto o protuberancia en la parte frontal del cuello, lo que puede causar síntomas como sensación de garganta cerrada y falta de aire, dolor, dificultad para tragar, tos y ronquera.

Qué hacer: el tratamiento debe ser indicado por un endocrinólogo o médico general, y puede implicar el uso de hormonas tiroideas como levotiroxina o metimazol; consumir alimentos ricos en yodo como salmón, atún y huevos; y la iodoterapia, un tratamiento con cápsulas de yodo radiactivo, que se indica en casos de hipertiroidismo.

6. Esofagitis eosinofílica

La esofagitis eosinofílica es una condición en la que hay acumulación de eosinófilos en el esófago, causando inflamación en el área y síntomas como sensación de garganta cerrada, dolor, vómitos, acidez estomacal y dificultad para tragar.

Qué hacer: el tratamiento debe ser realizado por un gastroenterólogo y/o un inmunólogo alergólogo y nutricionista, mediante una dieta adaptada y el uso de medicamentos como inhibidores de la bomba de protones y corticoides para reducir la inflamación, aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

7. Disfonía de tensión muscular

La disfonía por tensión muscular es una condición que ocurre cuando los músculos de las cuerdas vocales están estirados o tensos, provocando sensación de garganta cerrada, voz ronca, temblorosa o débil, cambios en el tono, dificultad o dolor al hablar o cantar, o sensación de un nudo en la garganta. Conozca otras causas de sensación de nudo den la garganta.

Qué hacer: por lo general, el tratamiento consiste en terapia de voz, que debe ser realizada por un fonoaudiólogo. Además, pueden recomendarse inyecciones de Botox, productos a base de colágeno o hidroxiapatita de calcio, e incluso cirugía.

Cuándo acudir al médico

Es importante buscar atención médica de urgencia o acudir a un servicio de urgencias siempre que la sensación de garganta cerrada esté acompañada de síntomas como dificultad para respirar, hinchazón en los labios, lengua y/o ojos, picazón y enrojecimiento en la piel, o palidez, por ejemplo.

Además, cuando la sensación de garganta cerrada es persistente o está acompañada de síntomas como fiebre, dolor de garganta durante más de 2 días, dificultades para tragar, rigidez en el cuello, también se recomienda consultar a un médico.