Anquilostomiasis: qué es, síntomas y cómo se realiza el tratamiento

Revisión clínica: Marcela Lemos
Biomédica
marzo 2021

La anquilostomiasis, también conocida como anemia tropical y uncinariasis, es una enfermedad parasitaria causada por los gusanos Ancylostoma duodenale o Necator americanus, que provoca anemia, diarrea, malestar y fiebre.

Las larvas de este parásito se encuentran en el suelo, principalmente de las zonas tropicales húmedas, e infecta al hombre penetrando la piel principalmente al caminar descalzo, sentarse o acostarse sobre la tierra. Es una enfermedad que suele ocurrir en países subdesarrollados donde las condiciones sanitarias son precarias.  

Es importante que esta enfermedad se identifique y se trate rápidamente para evitar complicaciones, debido a que estos parásitos se mantienen en el intestino y provocan la aparición de síntomas más graves.

Vea un resumen rápido sobre otras enfermedades causadas por parásitos:

Principales síntomas

El primer signo y síntoma indicativo de anquilostomiasis es la presencia de una pequeña herida roja que causa comezón en la piel, siendo este el sitio por donde el parásito ingresó al organismo.

A medida que el parásito alcanza la circulación y se propaga hacia otros órganos, pueden surgir otros signos y síntomas, que generalmente suelen irse agravando cuando aumenta la cantidad de larvas, estos son:

  • Palidez o color amarillento en la piel;
  • Debilidad generalizada;
  • Diarrea moderada;
  • Dolor abdominal;
  • Fiebre;
  • Anemia;
  • Pérdida del apetito;
  • Pérdida de peso;
  • Cansancio;
  • Pérdida de aliento sin realizar esfuerzos;
  • Deseo de comer tierra, denominado geofagia, la cual puede ocurrir en algunas personas;
  • Heces negras y mal olientes debido a la presencia de sangre.

Los parásitos permanecen unidos al intestino y se alimentan de sangre, por lo que algunos de los síntomas que surgen están relacionados a la anemia que se produce por esta condición. Además de esto, también pueden causar hemorragia en la región donde se encuentren, disminuyendo las células sanguíneas, empeorando así la anemia.

Esta condición puede llegar a ser bastante grave, ya que que el suministro de oxígeno también se ve comprometido y puede haber complicaciones a nivel cerebral. Sin embargo, no suelen ser frecuentes y ocurren cuando la enfermedad no es identificada y tratada a tiempo.

Por lo tanto, desde el momento en que se identifican los signos y síntomas de la anquilostomiasis, es importante que la persona consulte al médico general o infectólogo para que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la anquilostomiasis es realizado por el médico en función de la evaluación de los signos y síntomas presentados por la persona, además de los análisis de sangre y heces. Cuando se sospecha de esta enfermedad, el médico suele solicitar una hematología completa, pues es común que las personas que poseen la infección por este parásito presenten un aumento en el número de eosinófilos.

Además de los análisis de sangre, se solicita un examen de heces, cuyo objetivo es identificar los huevos del parásito para completar el diagnóstico. Vea cómo se realiza la prueba de heces.

Cómo se transmite la anquilostomiasis

La transmisión de la anquilostomiasis ocurre cuando un individuo camina descalzo, se sienta o se acuesta a tomar sol en la tierra, de esta forma los parásitos penetran la piel y alcanzan la circulación sanguínea. Por este motivo, la entrada del parásito normalmente ocurre a través de los pies, glúteos y espalda, produciendo una erupción de forma irregular en la región por donde penetró.

Dentro del organismo las larvas llegan al pulmón y migran hacia la faringe, donde pasan al tracto gastrointestinal y alcanzan el duodeno, transformándose en larvas adultas. En el intestino comienzan a producir huevos que son luego liberados a través de las heces, en el suelo se desarrollan hasta alcanzar su forma contagiosa, reiniciando el ciclo de vida.

Los perros y gatos también pueden ser huéspedes de estos gusanos, pudiendo liberar más huevos en el suelo a través de sus heces. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la anquilostomiasis debe realizarse bajo orientación médica y normalmente incluye el uso de antiparasitarios, como el Mebendazol y Albendazol, que deben ser utilizados según la recomendación médica, así no existan signos o síntomas presentes. Vea cuáles son los medicamentos para parásitos más indicados y cómo tomarlos.

Además, como la anquilostomiasis generalmente causa anemia, el médico también puede indicar suplementos de hierro y proteínas, especialmente cuando la infección ocurre en niños o mujeres embarazadas.

Para evitar el contagio de la anquilostomiasis, es importante evitar caminar descalzo y remover la tierra con las manos, debiendo también adoptar algunas medidas básica de higiene como lavarse las manos y lavar bien los alimentos antes de consumirlos. También es importante no beber o comer cualquier alimento que no sea propio para el consumo.

Conozca algunos remedios caseros para combatir este parásito en este vídeo:

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em marzo de 2021. Revisión clínica por Marcela Lemos - Biomédica, em marzo de 2021.

Bibliografía

  • MAHON, Connie R.; LEHMAN, Donald C. Textbook of Diagnostic Microbiology. 6 ed. St- Louis, Missouri: Elsevier, 2019. 669-671.
Revisión clínica:
Marcela Lemos
Biomédica
Formada por la Universidad Federal de Pernambuco en el año 2017. Formación en análisis clínico y experiencia en bioseguridad y control de infecciones

Tuasaude no Youtube

  • Síntomas de parásitos intestinales

    07:35 | 123340 visualizações
  • Todo sobre PARÁSITOS INTESTINALES| Síntomas, medicamentos y prevención

    05:36 | 883494 visualizações