Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

¿Qué puede causar diarrea amarilla?

La diarrea amarilla normalmente ocurre cuando las heces pasan muy deprisa por el intestino por lo que el cuerpo no consigue absorber correctamente las grasas, que acaban siendo eliminadas en las heces con la coloración amarillenta.

La mayoría de las veces, este problema dura sólo 1 o 2 días y es causado por situaciones de mucho estrés o ansiedad, pero cuando se mantiene por más tiempo puede ser signo de cambios en la salud gastrointestinal como intestino irritable, infección intestinal o incluso problemas en el páncreas o vesícula biliar, siendo recomendado consultar a un gastroenterólogo.

Durante cualquier período de diarrea es importante aumentar la ingesta de agua para evitar la deshidratación causada por la pérdida de agua en las heces, así como hacer una alimentación más ligera para evitar sobrecargar el intestino. Compruebe una sugerencia de dieta para la diarrea.

¿Qué puede causar diarrea amarilla?

1. Ansiedad o estrés

La ansiedad y el estrés son la principal causa de diarrea, pues provocan un aumento de los movimientos intestinales, dificultando la absorción de nutrientes y agua, resultando en heces blandas o líquidas.

Además de esto, las situaciones de ansiedad normalmente envían sangre a las piernas, disminuyendo su concentración en el tracto gastrointestinal, dificultando la digestión y permitiendo el paso de grasas que hacen las heces amarillentas. De esta forma, es común que durante períodos de mucho estrés y ansiedad como entrega de trabajos o presentaciones importantes, surja diarrea amarilla, la cual normalmente mejora en 1 o 2 días.

2. Intestino irritable

El intestino irritable también es una de las causas más frecuentes de diarrea y, aunque no siempre provoca heces amarillentas, en algunas personas puede perjudicar la absorción de las grasas en el intestino, lo que acaba dando una coloración amarillenta.

Otros síntomas comunes de este problema incluyen dolor abdominal, exceso de gases y se alterna con períodos de estreñimiento. Normalmente, el intestino irritable se trata con cambios en la dieta como evitar los vegetales de hoja oscura, evitar las bebidas alcohólicas y el café. Haga nuestra prueba en línea para saber si puede sufrir de intestino irritable:

  1. 1. Dolor abdominal y cólicos frecuentes
    No
  2. 2. Sensación de barriga hinchada
    No
  3. 3. Producción exagerada de gases intestinales
    No
  4. 4. Períodos de diarrea, intercalados con estreñimiento
    No
  5. 5. Aumento del número de evacuaciones por día
    No
  6. 6. Heces con secreción gelatinosa
    No
Imagen que indica que el site está cargando

3. Diminución de la bilis

La bilis es una sustancia muy importante para la digestión, pues ayuda a degradar la grasa de los alimentos, facilitando que sea absorbida a nivel del intestino. Así que cuando la cantidad de bilis disminuye, es común que la grasa sea eliminada en las heces, haciendo con que las heces sean más líquidas y con coloración amarillenta.

Además de esto, como la bilis digerida es la que le da el color marrón a las heces normales, es aún más común que la diarrea en estos casos sea muy amarilla, por la falta de los pigmentos biliares. Algunos de los problemas que pueden causar falta de excreción biliar incluyen piedra en la vesícula o cambios del hígado como la inflamación, la cirrosis o incluso el cáncer. Vea 11 señales que son comunes cuando hay problemas en el hígado.

Cuando la diarrea es causada por la falta de bilis pueden surgir otros síntomas como oscurecimiento de la orina, cansancio, pérdida de peso y fiebre baja, por ejemplo.

4. Problemas en el páncreas

Cuando el páncreas no está funcionando correctamente, debido a una inflamación causada por problemas como tumores, fibrosis quística o un bloqueo en el canal del órgano, no puede producir jugo pancreático suficiente para la digestión, lo que acaba dificultando la degradación de las grasas y otros nutrientes. Cuando esto ocurre, es normal que aparezca diarrea amarilla.

En estos casos, además de la diarrea, también pueden aparecer otros signos como una sensación de barriga llena después de comer, exceso de gases, ganas frecuentes de defecar y pérdida de peso. Así que cuando hay sospechas de cambios en el páncreas, se debe ir rápidamente al gastroenterólogo para hacer un ultrasonido e iniciar el tratamiento adecuado. Los casos de cáncer son los más graves, porque normalmente se identifican muy tarde, dificultando el tratamiento. Vea las 10 señales principales de este cáncer.

5. Infección intestinal

La infección intestinal causada por la ingestión de alimentos crudos o agua contaminada provoca una inflamación del revestimiento del intestino que dificulta la absorción de agua, grasa y otros nutrientes, resultando en diarrea amarillenta.

En los casos de infección es común la aparición de otros síntomas como vómitos frecuentes, dolor de cabeza, pérdida de apetito y fiebre. Normalmente, este tipo de infección puede ser tratado en casa con reposo, ingestión de agua y una dieta ligera. 

¿Qué puede causar diarrea amarilla?

6. Medicamento orlistat

También conocido como Xenical, es un medicamento que actúa impidiendo la absorción de grasas en el intestino que provienen de las comidas o alimentos, haciendo con que las heces sean más líquidas y amarillentas. Además de esto también puede causar urgencia al evacuar, exceso de gases y aumento de las deposiciones diarias.

Este medicamento es utilizado para ayudar en la pérdida de peso y en el control del colesterol alto y de la obesidad, controlando el peso a largo plazo. Vea más sobre este medicamento aquí.

¿Qué puede causar diarrea amarilla en los bebés?

Las heces blandas y hasta las líquidas en el bebé son normales, especialmente en los primeros 6 meses, cuando la mayoría de los bebés son alimentados exclusivamente con leche, que contiene mucha agua. Sin embargo, la cantidad de heces no debe salir fuera del pañal, porque cuando esto sucede es signo de diarrea y debe ser informado al pediatra.

Además de esto, la coloración amarilla también es muy común porque el intestino del bebé funciona mucho más rápido que el del adulto, dificultando la absorción de algunas grasas, principalmente cuando el bebé es alimentado con leche materna que tiene una elevada cantidad de grasa.

En general, las heces sólo deben preocupar cuando ensucian más que un pañal o tienen coloración rosa, roja, blanca o negra, ya que pueden indicar problemas como infecciones o hemorragias, por ejemplo. Siendo importante acudir rápidamente al hospital o informar al pediatra, para que se inicie el mejor tratamiento.

Conozca más sobre las heces del bebé y lo que significan.

Más sobre este tema:
Carregando
...