Anasarca: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en junio 2023

Anasarca es la hinchazón generalizada del cuerpo que ocurre debido a la acumulación de líquidos dentro de las células y en el espacio entre las células. Es un síntoma causado por diversos problemas de salud como insuficiencia cardíaca, enfermedad renal, problemas hepáticos e incluso enfermedades del sistema linfático.

Además de la hinchazón en el cuerpo, la anasarca puede causar otros síntomas, como aumento de la presión arterial, cambios en los latidos del corazón, dolor en el pecho o dificultad para respirar, según la gravedad y los órganos afectados.

El diagnóstico y el tratamiento para la anasarca debe ser realizado por un médico general, nefrólogo, hepatólogo o cardiólogo, y normalmente consiste en el uso de diuréticos y la reducción del consumo de sal en la dieta.

Contenido sensible
Esta imagen puede tener contenido que es incómodo para algunas personas.
Imagem ilustrativa número 1
Foto de anasarca en las piernas

Síntomas de anasarca

Los principales síntomas de anasarca son:

  • Hinchazón generalizada en todo el cuerpo;
  • Dificultad para abrir los ojos, si la hinchazón de la cara es muy grande;
  • Dificultad para caminar o moverse;
  • Dificultad para levantar los brazos;
  • Dolor en las articulaciones;
  • Presión arterial alta o muy baja;
  • Ritmo cardíaco elevado;
  • Manchas rojas en las palmas;
  • Piel y ojos amarillentos;
  • Disminución de la cantidad de orina;
  • Ausencia de producción de orina (anuria);
  • Presencia de sangre en la orina.

En los casos más graves, la persona con anasarca puede experimentar dolor torácico o falta de aire y dificultad para respirar, y si esto sucede, es necesario buscar atención médica de inmediato, ya que podría tratarse de un edema pulmonar, que es la acumulación de líquido dentro de los pulmones. Conozca qué es el edema pulmonar y cómo tratarlo.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de anasarca lo realiza un médico general, nefrólogo, hepatólogo o cardiólogo a través de un examen detallado del edema, como la verificación del signo de Godet o signo de la fóvea, en el que al presionar la pierna o el brazo con la punta del dedo índice durante unos segundos, la depresión en la piel se mantiene.

El médico también debe evaluar el color, textura y temperatura de la piel en los sitios hinchados y la presencia de venas distendidas en el cuerpo. Además, debe preguntarle a la persona si el edema empeora en una posición específica y si usa algún medicamento de forma continua.

Asimismo, el médico puede solicitar pruebas adicionales para descubrir la causa de la anasarca, que pueden ser análisis de sangre, recolección de la orina durante 24 horas, pruebas de función hepática y renal, ecocardiografía, radiografía de tórax, ecografía renal, angiorresonancia magnética y/o una tomografía computarizada. 

Causas de la anasarca

Las principales causas de anasarca son:

  • Insuficiencia cardíaca o renal;
  • Cirrosis hepática;
  • Ascitis maligna; 
  • Congestión venosa hepática;
  • Síndrome nefrótico
  • Obstrucción venosa;
  • Trombosis venosa profunda
  • Síndrome de extravasación capilar sistémica;
  • Sepsis;
  • Traumas;
  • Quemaduras extensas;
  • Tumores malignos;
  • Síndrome paraneoplásico;
  • Desnutrición proteico calórica;
  • Deficiencia de vitamina B1;
  • Reacciones alérgicas graves;
  • Efecto secundario de medicamentos, como amlodipina o docetaxel;
  • Administración excesiva de fluídos intravenosos en los hospitales.

Además, la anasarca también puede aparecer al final del embarazo, cuando el peso del bebé provoca más retención de líquidos en el cuerpo de la madre; no obstante, en este caso, la anasarca desaparece después del nacimiento del bebé. El drenaje linfático se puede hacer para mejorar los síntomas de hinchazón en el embarazo después del tercer mes. 

La anasarca es causada por el aumento de la presión en los vasos sanguíneos, lo que hace que la linfa fluya fuera del torrente sanguíneo más fácilmente, y también puede ser consecuencia del bloqueo de los vasos linfáticos o de la retención de sal y agua en todo el cuerpo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la anasarca debe realizarse con la orientación del médico general, cardiólogo, nefrólogo o hepatólogo, quien debe indicar el mejor tratamiento con medicamentos para el estado de salud que originó la anasarca. En general, los diuréticos, como la furosemida o la espironolactona, están indicados para ayudar a eliminar el exceso de líquido del organismo. Vea cuáles son los principales diuréticos indicados para reducir la hinchazón.

Asimismo, dependiendo de la causa de la anasarca, el médico puede indicar el uso de medicamentos como anticoagulantes, antihipertensivos o antibióticos, para el tratamiento de la sepsis, e incluso reducir la cantidad de suero y de líquidos administrados en personas que se encuentran hospitalizadas.

Para disminuir la anasarca, en casos de insuficiencia venosa, el médico también puede recomendar la elevación de las piernas, el uso de medias de compresión o el uso de dispositivos de compresión neumática, que es cuando se coloca un dispositivo en las piernas que se llena de aire y luego se desinfla, dando la sensación de apretar y relajar, lo que mejora la circulación en las piernas. 

Es importante tener especial cuidado con la piel, como el uso de cremas hidratantes, ya que la anasarca puede dar lugar a la aparición de lesiones y úlceras debido a que la piel se estira mucho debido a la hinchazón.