Albaricoque: 8 beneficios, propiedades y cómo consumir

Evidencia científica

El albaricoque, llamado también damasco, es una fruta rica en fibras y compuestos antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro y enfermedades como la diabetes y el cáncer, además de regular el funcionamiento del intestino, promover el control del peso y contribuir al crecimiento del cabello.

Perteneciente a la misma familia del durazno, el albaricoque (Prunus armeniaca) tiene un sabor ligeramente ácido y sus beneficios se deben especialmente a su bajo índice glucémico y propiedades antioxidantes, ya que contiene compuestos fenólicos, vitamina A y vitamina C.

El albaricoque se puede encontrar fresco, seco o enlatado en mercados, puestos callejeros y tiendas de productos naturales. Puede consumirse fresco o utilizarse en recetas como helados, mermeladas, pasteles, salsas, ensaladas, mouses y arroz con leche, por ejemplo.

Imagem ilustrativa número 1

Principales beneficios

Los principales beneficios del albaricoque son:

1. Aumentar la energía gradualmente

El albaricoque tiene un bajo índice glucémico, lo que significa que aumenta los niveles de glucosa en la sangre lentamente, siendo una buena opción de fruta para consumir antes de entrenar y para personas que necesitan controlar los niveles de azúcar en la sangre, por ejemplo. Conozca el índice glucémico de otros alimentos.

2. Ayuda a prevenir enfermedades crónicas

El albaricoque especialmente en su forma seca, contiene nutrientes con acción antioxidante, como la vitamina A, vitamina C, vitamina E, y minerales como cobre, zinc y selenio, ayudando a prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes, además de promover la salud de los ojos, el corazón y el cerebro. Conozca los alimentos antioxidantes.

3. Regular el funcionamiento del intestino

Debido a su alto contenido de fibra, el albaricoque ayuda a regular el intestino, siendo una buena opción de alimento para personas con estreñimiento, por ejemplo. Conozca otras frutas que ayudan a aliviar el estreñimiento.

4. Ayudar a controlar el peso

El albaricoque fresco es un fruto bajo en calorías, aportando tan solo 57 kcal cada 100 g, siendo una fruta que puede ser incorporada en dietas para controlar y perder peso. Además de eso, el albaricoque es rico en fibras, ayudando a sentirse saciado durante el día, y reduciendo así la ingesta de otros alimentos dulces y ricos en carbohidratos.

Si quiere conocer su IMC y su peso ideal, coloque los datos en la calculadora a continuación:

Erro
años
Erro
cm
Erro
kg
Erro

5. Aumentar el crecimiento del cabello

El albaricoque es una fuente de vitamina A, un nutriente responsable de mantener la estructura del cabello y la salud del cuero cabelludo, por lo que contribuye al crecimiento del cabello. Descubra más alimentos ricos en vitamina A.

6. Ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro

La vitamina A también es importante para mantener la salud de la piel, por lo que el albaricoque puede ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro, siendo una buena opción de alimento para complementar la ingesta diaria de esta vitamina.

7. Cuidar la salud de los ojos

El albaricoque es rico en vitamina A, un nutriente fundamental para mantener la visión saludable, ya que es necesaria para la formacion y mantenimiento de la córnea, la capa transparente del ojo, siendo que su deficiencia puede causar sequedad ocular, xeroftalmia y úlceras en la córnea, y en los casos más graves, puede provocar la pérdida de la vista. 

Además de eso, la vitamina A es necesaria para los pigmentos visuales en la retina, siendo importantes para mantener la capacidad de adaptación a la vista en la oscuridad y evitar así la ceguera nocturna. Conozca más consecuencias de la falta de la vitamina A.

8. Prevenir la anemia

En el caso de los albaricoques deshidratados o secos, al contener cantidades concentradas de hierro, ayudan a prevenir la anemia, ya que este nutriente es necesario para producir hemoglobina, sustancia presente en los glóbulos rojos que les permite transportar oxígeno hacia el organismo.

Propiedades del albaricoque

El albaricoque es rico en vitamina A, vitamina C, vitamina E, y minerales como cobre, zinc y selenio, aportando propiedades antioxidantes, cardioprotectoras, cognitivas, rejuvenecedoras, anticancerígenas, saciantes, antiglucémicas, energizantes y digestivas.

Tabla de información nutricional

La tabla a continuación contiene información nutricional de 100 gramos de albaricoque fresco o deshidratado:

Componente Albaricoque seco Albaricoque fresco
Energía 254 calorías 57 calorías
Carbohidratos 62,7 g 13,5 g
Proteína 3,39 g 0,3 g
Grasas 0,51 g 1,00 g
Fibras 7,30 g 3.50 g
Calcio 55,0 mg

8,00 mg

Hierro 2,66 mg 0,12 mg
Sodio 10,00 mg 1,72 mg
Magnesio 32,0 mg 0,22 mg
Fósforo 71,0 mg -
Potasio 1162 mg 31,8 mg
Magnesio 0,24 mg 0,02 mg
Zinc 0,39 mg 0,18 mg
Cobre 0,34 mg 0,01 mg
Selenio 2,20 mcg 0,8 mcg
Vitamina A 10,00 mcg -
Vitamina E 4,33 mg -
Vitamina C 1,00 mg 16,7 mg

Para obtener todos beneficios del albaricoque, esta fruta debe ser parte de la alimentación saludable y variada, asociada a la práctica regular de ejercicio físico.

Cómo consumir

El albaricoque se puede consumir fresco, seco, cocido o en conserva, por ejemplo, y se puede utilizar en diferentes tipos de recetas como mermeladas, pasteles y helados. Además, los albaricoques secos pueden ser una excelente opción como tentempié o para complementar la preparación de otros platos.

Aunque no hay una cantidad específica recomendada para el consumo de albaricoques, la ingesta mínima diaria recomendada de frutas es de 2 a 3 porciones, lo que equivale a entre 160 y 240 gramos.

Receta de mermelada de albaricoque

A continuación se indica la receta de la mermelada de albaricoque:

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua (o 400 ml);
  • 2 tazas de azúcar;
  • 3 tazas de albaricoques secos o frescos, picados.

Modo de preparación:

Colocar todos los ingredientes en una cacerola y llevar a fuego medio. Cocinar, revolviendo ocasionalmente, durante aproximadamente 30 minutos o hasta que adquiera la consistencia de mermelada. Retirar del fuego, dejar enfriar y guardar la mermelada en el refrigerador en un recipiente esterilizado y con tapa.

Después de que la mermelada se haya enfriado, también se puede batir en la licuadora para deshacer los trozos de albaricoque que puedan haber quedado en la mermelada.