Una zoonosis es cualquier enfermedad que se transmite de forma natural entre animales y personas, que pueden ser causadas por bacterias, parásitos, hongos y virus. Gatos, cachorros, garrapatas, aves, vacas y roedores, por ejemplo, pueden servir de hospedadores definitivos o intermediarios de esos agentes infecciosos.

Las zoonosis puede ser clasificada en:

  • Antropozoonosis: son enfermedades de los animales que pueden ser transmitidas para las personas;
  • Zooantroponosis: son enfermedades de las personas que pueden ser transmitidas para los animales.

Las zoonosis son consideradas situaciones de salud pública y por ello, son establecidos programas regionales y estatales relacionados a la prevención de estas enfermedades. Una de las medidas es el control y cuidado con los animales domésticos, siendo recomendado la visita regular al veterinario, para llevar a cabo la desparasitación y el control de vacunas. De esta manera, es posible evitar que los animales adquieran enfermedades y las transmitan a las personas.

Principales zoonosis

Son varias las enfermedades transmitidas entre animales y personas, sin embargo, las más comunes son:

1. Rabia

La rabia humana es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la familia Rhabdoviridae y puede ser transmitida a las personas por medio de la mordedura de murciélagos o de perros infectados siendo la causa más común. Al morder a la persona, el virus presente en la saliva del animal ingresa directamente en la corriente sanguínea y consigue propagarse al sistema nervioso, llevando a la aparición de signos y síntomas característicos de la enfermedad.

Los primeros signos de rabia humana pueden demorar de 30 a 50 días después del contacto con el virus, dependiendo del sistema inmunológico de la persona y pueden confundirse con una infección común. No obstante, a medida que el virus se propaga en la corriente sanguínea y alcanza el sistema nervioso, puede ocurrir parálisis de los miembros inferiores, confusión mental, agitación excesiva y aumento de la producción de saliva, debido a los espasmos de los músculos de la garganta. Vea cómo reconocer los síntomas de la rabia.

2. Esporotricosis

La esporotricosis en humanos, es una zoonosis transmitida por medio de arañazos y mordeduras de gatos infectados por el hongo responsable por la enfermedad, el Sporothrix schenckii, que puede ser encontrado naturalmente en el suelo y plantas. Como los gatos están asociados a la mayor parte de los casos de esporotricosis, esta enfermedad es popularmente conocida como enfermedad de los arañazos de los gatos, no obstante, los gatos domésticos que poseen vacunas al día tienen menos riesgos de ser infectados por este hongo y consecuentemente, de transmitir la enfermedad.

Los signos y síntomas de la esporotricosis surgen cerca de 7 a 30 días después del contacto con el hongo y el principal signo que indica la infección, es la aparición de un pequeño bulto en la piel, rojizo y doloroso, que crece con el transcurso de los días conteniendo pus. Si la infección no es identificada y tratada, es posible que el hongo se desplace para otras zonas del cuerpo, principalmente los pulmones, dando origen a síntomas respiratorios. Conozca más sobre los síntomas y tratamiento de la esporotricosis.

3. Brucelosis

La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por bacterias del género Brucella, que puede ser transmitida por medio del contacto con secreciones, orina, sangre o restos placentarios de vacas infectadas. Asimismo, la transmisión de la bacteria puede ocurrir a través de la ingestión de productos lácteos no pasteurizados, como leche y queso, consumo de carne poco cocida o durante la limpieza del establo o movimiento del ganado, por ejemplo. 

Los síntomas de la brucelosis surgen días o meses después de la infección, siendo los síntomas iniciales semejantes a los de la gripe. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa pueden surgir síntomas más específicos, como dolor muscular, sensación de malestar, dolor abdominal, alteraciones de la memoria y temblores, por ejemplo.

4. Fiebre Amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad causada por un virus cuyo ciclo de vida ocurre en mosquitos, principalmente en los mosquitos del género Aedes. Por esto, la fiebre amarilla es transmitida a las personas por medio de la picada de mosquitos infectados. En regiones de floresta, además de la transmisión por el mosquito del género Aedes, es posible la transmisión del virus por mosquitos del género Haemagogus y Sabethes y en estas regiones los monos son considerados principales reservorios de este virus.

Los signos y síntomas de fiebre amarilla surgen entre 3 a 7 días después de la picada del mosquito y los principales son dolor abdominal, dolor de cabeza y fiebre. La enfermedad recibe este nombre porque el virus compromete al hígado, interfiriendo en el proceso de producción de enzimas hepáticas y factores de coagulación, aumentando la cantidad de bilirrubina en la sangre, dejando a la piel más amarilla. Aclare otras dudas sobre la fiebre amarilla.

5. Dengue y Zika

El dengue y el Zika son enfermedades infecciosas transmitidas por el virus que posee parte de su ciclo de vida en el mosquito Aedes aegypti, que al picar a las personas transmite al virus, que completa su ciclo de vida dentro del organismo y conduce a la aparición de signos y síntomas de la enfermedad.

A pesar que el dengue y el Zika son causadas por virus diferentes, poseen síntomas similares, pudiendo existir dolor en el cuerpo y cabeza, cansancio, fiebre, dolor en las articulaciones y aparición de manchas rojas en la piel. Además, en el caso de la infección por el virus del Zika, se puede observar comezón en el cuerpo, enrojecimiento y aumento de la sensibilidad en los ojos.

6. Leishmaniasis

Así, como la fiebre amarilla, la leishmaniasis también es transmitida por la picada de un mosquito del género Lutzomyia. El agente infecciosos responsable por la enfermedad es un protozoo parásito del género Leishmania, transmitido por la picada de flebotomos infectados.

Después de la picada del mosquito, el protozoario entra en el organismo de la persona y conduce al desarrollo de síntomas cuya gravedad pueden variar de acuerdo con la especie y sistema inmunológico de la persona. Hay tres tipos principales de leishmaniasis:

  • Leishmaniasis cutánea, que se caracteriza por la aparición de uno o más bultos en la zona de la picada del mosquito, que al pasar los días puede evolucionar para una herida abierta e indolora;

  • Leishmaniasis mucocutánea, en que las lesiones son más extensas y hay comprometimiento de mucosas, principalmente de la nariz, faringe y boca, pudiendo causar dificultad para hablar, tragar o respirar;

  • Leishmaniasis visceral, cuyos síntomas evolucionan de forma crónica y puede haber un aumento de hígado y bazo, pérdida de peso y mayor riesgo de otras infecciones.

Como los síntomas pueden ser bastante comprometedores y colocar la vida de la persona en riesgo, es importante que tan pronto como aparezcan los primeros signos que indiquen leishmaniasis, la persona acuda al hospital para realizar el diagnóstico e iniciar el tratamiento y evitar complicaciones.

7. Leptospirosis

La leptospirosis es una enfermedad causada por la bacteria Leptospira, que se puede encontrar en ratas, principalmente. La transmisión a las personas ocurre por medio del contacto con la orina o heces del animal contaminado, a través de las mucosas o de heridas en la piel por donde penetra la bacteria al organismo, dando origen a síntomas como fiebre, escalofríos, ojos rojos, dolor de cabeza y náuseas.

Situaciones de inundación, en pozos y zonas donde hay mucho acumulación de basura, son considerados de alto riesgo de contaminación por Leptospira, pues en estas situaciones la orina de los animales infectados consigue extenderse fácilmente, habiendo mayor riesgo de infección.

8. Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa, conocida popularmente como la enfermedad de los gatos, el parásito responsable de esta enfermedad es el Toxoplasma gondii, que posee como hospedador intermedio a los felinos, principalmente los gatos, es decir, parte de su ciclo de vida debe ser en el gato. Así pues, las personas pueden ser infectadas por el Toxoplasma gondii por medio del contacto directo con heces de los gatos infectados o por medio de la ingestión de agua o alimentos contaminados con quistes del parásito.

En la mayoría de los casos la toxoplasmosis es asintomática, sin embargo, es fundamental que la mujer embarazada realice las pruebas serológicas para identificar al parásito, porque en caso de existir la toxoplasmosis, puede ser transmitido durante la gestación al bebé, pudiendo provocar complicaciones.

9. Larva migrans cutánea

La larva migrans cutánea, llamada también erupción serpiginosa, es una enfermedad infecciosa causada por los parásitos Ancylostoma braziliense y Ancylostoma caninum, que se pueden encontrar en perros y gatos. Estos parásitos son eliminados en las heces de los animales y cuando la persona camina descalza por ejemplo, pueden ingresar al organismo por medio de pequeñas heridas presentes en el sitio, conduciendo a la aparición de síntomas como comezón y enrojecimiento local, además se logra observar un camino zigzagueante en la piel, que indica el desplazamiento del parásito.

Para evitar la infección, se recomienda que los animales de estimación, acudan al veterinario periódicamente para la actualización de las vacunas y desparasitación. Asimismo, se recomienda evitar caminar descalzo en ambientes que pueden contener heces de perros y gatos para disminuir el riesgo de infección. 

Vea cómo identificar si es larva migrans.

10. Teniasis

La teniasis es una zoonosis causada por el parásito Taenia sp. que es transmitido a las personas por medio de la ingestión de carne de cerdo o vacuno cruda o poco cocida. Este parásito es popularmente conocido como solitaria, pues alcanza grandes dimensiones, fijándose en las paredes del intestino, dificultando la absorción de nutrientes, conduciendo a la aparición de síntomas como náuseas, diarrea y pérdida de peso, por ejemplo.

La persona infectada por Taenia sp. libera en sus heces huevos de este parásito, que pueden transmitirse a otras personas y animales, iniciando otro ciclo de vida. Vea más sobre el ciclo de vida de este parásito.

11. Enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una enfermedad que puede ser transmitida por garrapatas, que se pueden encontrar en gatos y perros, principalmente. Esta enfermedad es transmitida por la garrapata del género Ixodes infectada por la bacteria Borrelia burgdorferi, que cuando muerde a la persona libera la bacteria y origina una reacción local que se puede observar por medios de la hinchazón y enrojecimiento del sitio.

En caso que la enfermedad no sea identificada y tratada, la bacteria puede extenderse por la circulación sanguínea y alcanzar otros órganos pudiendo comprometer al sistema nervioso y cardiaco. Por esto, es importante que la garrapata sea retirada de la piel inmediatamente y el tratamiento con antibióticos sea iniciado lo más pronto posible.

Conozca otras enfermedades causadas por las garrapatas.

12. Criptococosis

La criptococosis es una enfermedad de las palomas, porque el hongo responsable por la infección es el Cryptococcus neoformans, que realiza parte de su ciclo de vida en estos animales, siendo liberado en las heces. Además de estar presente en las palomas, esté hongos se puede encontrar en el suelo, en árboles y cereales.

La transmisión de la criptococosis ocurre por medio de la inhalación de esporas o levaduras de este hongo presente en el ambiente, lo que puede llevar al desarrollo de síntomas respiratorios, como estornudos, secreción nasal y dificultad para respirar. Sin embargo, en los casos en que la infección no es identificada y tratada, es posible que el hongo se propague y provoque la aparición de síntomas más graves, como dolor en el pecho, rigidez en la nuca y confusión mental, por ejemplo. Conozca más sobre los síntomas de la criptococosis.

El Cryptococcus neoformans es considerado un hongo oportunista, es decir, normalmente los síntomas sólo se desarrollan en personas que presentan comprometimiento del sistema inmunológico, como en el caso de las personas portadoras del virus HIV o que están en tratamiento para el cáncer.

Cómo se transmiten las Zoonosis

Todos los animales pueden transmitir enfermedades. De esta forma, la transmisión puede suceder de diversas maneras, como por ejemplo:

  • Mordedura o arañazo de animales;

  • Picadura de insectos;

  • Contacto con objetos o excrementos de animales infectados;

  • Ingestión de agua o alimentos contaminados por heces, orina o saliva de animal infectado.

Las personas que trabajan o están en contacto frecuente con animales, tienen más probabilidad de adquirir una zoonosis, por esto es importante prestar atención a los hábitos de higiene tanto personal como del animal, para no correr el riesgo de adquirir una enfermedad. En el caso de las personas que trabajan con animales, se recomienda el uso de equipos de protección en el momento del contacto con el animal, como guantes y máscaras, principalmente para evitar la contaminación.

En caso que la persona esté con alguna enfermedad, que pueda haber sido transmitida por animales, se recomienda acudir al médico para realizar exámenes e iniciar el tratamiento adecuado.

Cómo se pueden evitar

Para evitar las zoonosis es importante la higienización del ambiente y la higiene personal, lavando las manos siempre después de entrar en contacto con los animales y mantener los lugares habitados por los animales en condiciones ideales. Además, es importante mantener las vacunas de los animales al día.

Garrapatas, cucarachas y hormigas, pueden transmitir la enfermedad, por esto, es importante mantener la casa bajo un control de plagas y los animales desparasitados. En el momento de realizar el control de plagas, en caso de que posea una mascota, se recomienda aislar al animal en otro lugar por algunas horas, para que no sea intoxicado por el producto utilizado.

En el caso de los mosquitos por ejemplo, campañas de control de mosquitos son lanzadas periódicamente por los gobiernos, demostrando actitudes que pueden ser tomadas para evitar la proliferación de los mosquitos y como consecuencia diseminación de las enfermedades. Vea en el vídeo a seguir cómo prevenir las enfermedades transmitidas por los mosquitos:

Se recomienda además, tener cuidados al manipular y preparar los alimentos, tener atención a la calidad del agua y evitar el contacto con animales desconocidos. Asimismo, es importante que los gobiernos promuevan estrategias de control sanitario, higienización y vacunación en las instalaciones de cría de animales. Vea cómo prevenir las enfermedades infecciosas.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em febrero de 2022. Revisión clínica por Marcela Lemos - Biomédica, em febrero de 2022.

Bibliografía

  • GOVERNO DO ESTADO DO ESPÍRITO SANTO. Febre Amarela. Disponível em: <https://mosquito.saude.es.gov.br/febre-amarela>. Acceso en 29 ago 2019
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Manual de Vigilância, Prevenção e Controle de Zoonoses. 2016. Disponível em: <http://bvsms.saude.gov.br/bvs/publicacoes/manual_vigilancia_prevencao_controle_zoonoses.pdf>. Acceso en 28 ago 2019
Abrir la bibliografía completa
  • PREFEITURA DO RIO DE JANEIRO. Zoonoses. Disponível em: <http://www.rio.rj.gov.br/web/vigilanciasanitaria/o-que-sao-zoonoses>. Acceso en 28 ago 2019
Revisión clínica:
Marcela Lemos
Biomédica
Magister en Microbiología Aplicada, con habilitaciones en Análisis Clínicas y formada por la UFPE en 2017. Registro profesional en el CRBM/ PE 08598.

Tuasaude en Youtube

  • Para prevenir el Dengue y que el mosquito no te pique

    02:19 | 20843 visualizações