Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Brucelosis: qué es, cómo es la transmisión y tratamiento

La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por bacterias del género Brucella que puede ser transmitida de animales a humanos principalmente a través de la ingestión de carne contaminada mal cocida, alimentos lácteos caseros no pasteurizados, como leche o queso, además, puede ocurrir la transmisión a través de la inhalación de la bacteria o por el contacto directo con secreciones de un animal infectado, llevando a la aparición de síntomas que pueden ser semejantes a los de la gripe, como fiebre alta, dolor de cabeza y dolores musculares.

La transmisión de la brucelosis de persona a persona es muy rara, son los profesionales que trabajan con animales, como veterinarios, agricultores, productores de leche, trabajadores de mataderos o microbiólogos, que tienen más riesgo de ser contaminados. La brucelosis humana tiene cura cuando el tratamiento se realiza luego del diagnóstico y generalmente, incluye el uso de antibióticos, durante aproximadamente 2 meses o de acuerdo con la orientación médica.

Brucelosis: qué es, cómo es la transmisión y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas de la brucelosis varían de acuerdo con la etapa de la enfermedad, que puede ser aguda o crónica. En la fase aguda, los síntomas pueden ser semejante a los de la gripe, pudiendo ser fácilmente confundidos, lo que dificulta el diagnóstico y el inicio del tratamiento. Los síntomas pueden aparecer entre 10 y 30 días después del contacto con el microorganismo e incluyen:

  • Fiebre superior a 38ºC y escalofríos;

  • Sudoración;

  • Dolor de cabeza intensa;

  • Dolores musculares;

  • Dolores generalizados en el cuerpo;

  • Sensación de malestar;

  • Cansancio;

  • Escalofríos;

  • Dolor abdominal;

  • Alteración de la memoria;

  • Temblores.

En caso de no ser identificada la enfermedad y como consecuencia el tratamiento no es iniciado, la brucelosis puede evolucionar para la fase crónica, en que hay la aparición de otros síntomas, como dolor en las articulaciones, pérdida de peso y fiebre constante, esto porque se favorece la proliferación del microorganismo y la diseminación para otros órganos a través del torrente sanguíneo. De esta forma, pueden existir complicaciones cardíacas, afección del cerebro, inflamación de los nervios, alteraciones testiculares, problemas biliares, hepáticos y óseos.

Cómo es la transmisión

La brucelosis es una enfermedad infectocontagiosa que puede ser adquirida por el contacto con secreciones, orina, sangre y restos placentarios de animales infectados. Además, la bacteria puede ser adquirida a través del consumo de productos lácteos no pasteurizados, consumo de carne poco cocida, durante la limpieza de los establos, durante el movimiento del ganado o en los mataderos.

Debido a que la bacteria es más frecuente encontrarla en animales como vacas, ovejas, cerdos o bueyes, los agricultores y personas que trabajan con estos animales y profesionales de laboratorio que analizan sus muestras, están más propensos a adquirir la bacteria y desarrollar la enfermedad.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la brucelosis se realiza con el objeto de aislar e identificar la bacteria causante de la enfermedad, por medio del cultivo de sangre, médula ósea, tejidos o secreción. Además, el médico puede solicitar exámenes serológicos o moleculares para confirmar la enfermedad.

El diagnóstico diferencial de la brucelosis se realiza para la endocarditis bacteriana y fiebre tifoidea, por ejemplo, ya que la brucelosis puede alcanzar otros órganos y haber complicaciones.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la brucelosis normalmente se realiza con antibióticos durante aproximadamente 2 meses, siendo recomendado por el médico o por infectólogo el uso de Tetraciclina asociado a antibióticos de la clase de los aminoglucósidos o Rifampicina. El tratamiento con antibióticos solo se realiza cuando se confirma la enfermedad para evitar el uso de innecesario de antibióticos y en consecuencia la resistencia bacteriana. 

Además, es importante adoptar algunos comportamientos, como evitar el consumo de productos lácteos no pasteurizados caseros, como leche, queso, mantequilla o helados para evitar una nueva contaminación.

La vacuna para la brucelosis en humanos no existe, pero existe una vacuna para los bueyes, becerros, vacas y ovejas entre los 3 y los 8 meses de edad, que debe ser administrada por un veterinario y que los protege contra la enfermedad, previniendo la transmisión de la enfermedad a humanos.

La brucelosis es una enfermedad que puede llevar a graves complicaciones en caso de no ser tratada correctamente, como hepatitis, anemia, artritis, meningitis o endocarditis.

Cómo evitar

Para evitar la brucelosis es indicado ingerir siempre leche y derivados pasteurizados, pues esta es la única forma de garantizar que estos alimentos son seguros para el consumo y no presentan la bacteria que provoca la brucelosis. Además, para evitar el contagio por la bacteria se debe:

  • Evitar consumir carne mal cocida;
  • Evitar consumir cualquier alimento lácteo crudo;
  • Usar guantes, lentes de protección, delantal y máscara al manipular animales enfermos, muertos o durante el parto;
  • Evitar consumir productos lácteos no pasteurizados, como leche, queso, helados o mantequilla casera.

Estas medidas tiene el objeto de evitar la transmisión de la enfermedad o una nueva contaminación, si la persona ya ha estado enferma.

Bibliografía >

  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Brucelose Humana: causas, sintomas, tratamento, diagnóstico e prevenção. Disponible en: <http://www.saude.gov.br/saude-de-a-z/brucelose-humana>. Acceso en 29 Oct 2019
  • EMBRAPA. Brucelose traz riscos à saúde humana e prejuízos à fazenda. Disponible en: <https://www.embrapa.br/busca-de-noticias/-/noticia/33679642/brucelose-traz-riscos-a-saude-humana-e-prejuizos-a-fazenda>. Acceso en 29 Oct 2019
  • BARER, Michael R et al. Medical Microbiology: A guide to microbial infections - pathogenesis, immunity, laboratory investigation and control. 19 ed. Elsevier, 2018. 309-312.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Sólo podremos responderle si deja su email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje