Tratamiento para el chikungunya

Actualizado en febrero 2024

El tratamiento para el chikungunya debe ser realizado con el uso de analgésicos, antitérmicos o corticoides para aliviar síntomas como fiebre, dolor o hinchazón en las articulaciones, dolor muscular o dolor de cabeza, por ejemplo.

Esta enfermedad es causada por el virus chikungunya y se contagia por medio de la picadura del mosquito Aedes aegypti, pudiendo causar síntomas, como dolor y dificultad para mover las articulaciones, que pueden persistir por más de 3 meses. Conozca más sobre qué es el chikungunya.

Aunque no haya un tratamiento específico para el chikungunya, en caso de sospecha, es importante consultar a un médico general o infectólogo, pudiendo ser indicados medicamentos y fisioterapia para aliviar los síntomas.

Imagem ilustrativa número 1

Tratamientos para el chikungunya 

Los principales tratamientos para el chikungunya son:

1. Aumentar la ingesta de agua

Aumentar la ingesta de agua ayuda a mantener el cuerpo hidratado y a prevenir la deshidratación, especialmente cuando se presentan síntomas como vómitos o diarrea.

Además, beber más agua es importante para que el sistema inmunológico funcione correctamente, lo que ayuda a combatir el alphavirus de manera más rápida.

2. Tomar sales de rehidratación oral

Los sales de rehidratación oral ayudan a reponer líquidos y sales minerales que se pierden debido a los vómitos y la diarrea, previniendo la deshidratación. Consulte todos los síntomas de deshidratación.

Además, el suero casero también es una excelente opción para la rehidratación oral. Sepa cómo preparar suero casero.

En casos de deshidratación grave, el médico puede recomendar la hospitalización para recibir suero por vía intravenosa.

3. Hacer reposo

Descansar es importante para ayudar al sistema inmunológico a combatir el virus que causa la Chikungunya y aliviar los síntomas.

Además, se deben evitar las actividades físicas, ya que disminuyen las defensas del cuerpo, retrasando la curación de la Chikungunya.

4. Tomar paracetamol

El paracetamol es un analgésico y antipirético que puede ser recetado por el médico para aliviar los síntomas de la Chikungunya, como fiebre alta, dolor en las articulaciones o los músculos, dolor de cabeza o detrás de los ojos, por ejemplo.

Este medicamento puede ser recomendado principalmente para la fase aguda de la Chikungunya, que corresponde a los primeros 14 días de la enfermedad.

Otro analgésico y antipirético que puede ser recetado por el médico es la dipirona. Sepa cómo tomar paracetamol y dipirona.

Aunque a veces también se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno, diclofenaco o ácido acetilsalicílico (AAS), no se recomiendan durante los primeros 14 días de síntomas debido al riesgo de sangrado, en caso de que aún exista sospecha de dengue.

5. Utilizar opioides

El tramadol, al igual que la codeína o la oxicodona, es un opiáceo con fuerte acción analgésica que también puede ser recetado por el médico para la Chikungunya aguda o crónica, especialmente cuando el paracetamol o la dipirona no son suficientes para aliviar el intenso dolor en las articulaciones.

6. Tomar prednisona

La prednisona o la prednisolona son medicamentos corticosteroides que pueden ser recetados después de la cuarta semana desde el inicio de los síntomas de la Chikungunya, especialmente en caso de sinovitis, ya que ayudan a reducir la inflamación en la articulación y aliviar el dolor.

7. Usar antidepresivos

Los antidepresivos, como la amitriptilina o la nortriptilina, pueden ser recetados especialmente en caso de dolor neuropático, que es causado por la sensibilidad de los nervios en el cuerpo.

Además de los antidepresivos, otros medicamentos para el dolor neuropático que pueden ser recetados por el médico son los anticonvulsivos, como la gabapentina o la pregabalina.

Estos medicamentos son principalmente recomendados para la fase crónica de la Chikungunya.

8. Utilizar medicamentos antirreumáticos

Los medicamentos antirreumáticos, como la hidroxicloroquina o la cloroquina, pueden ser recetados después de la cuarta semana desde el inicio de los síntomas en algunos casos.

Además, especialmente cuando el dolor en las articulaciones persiste después de 3 meses, otros medicamentos antirreumáticos, como el metotrexato y la sulfasalazina, también pueden ser recetados.

Lea también: 7 remedios caseros para el chikungunya tuasaude.com/es/remedios-caseros-para-chikungunya

9. Hacer fisioterapia

La fisioterapia también es recomendada para controlar los síntomas de la Chikungunya crónica y mejorar la movilidad de las articulaciones mediante ejercicios y estiramientos orientados por el fisioterapeuta.

10. Aplicar compresas frías

En caso de dolor, la aplicación de compresas frías durante 20 minutos sobre las articulaciones afectadas puede ser recomendada para aliviar el síntoma, especialmente en la fase crónica de la Chikungunya.

Además, se recomienda evitar largas caminatas y el esfuerzo excesivo para que el dolor no empeore.

En cuánto tiempo se cura el chikungunya

El chikungunya generalmente mejora alrededor de 1 a 2 semanas después del inicio de los síntomas, incluso sin tratamiento específico.

Sin embargo, en ciertas ocasiones, el dolor puede tardar hasta 6 años o más para mejorar, pudiendo ser indicado el uso de medicamentos para el dolor por un largo período de tiempo. Conozca más sobre los síntomas del chikungunya y su duración.

Signos de mejoría y empeoramiento

Los signos de mejoría de chikungunya incluyen la disminución de los síntomas, como dolor en las articulaciones, fiebre, manchas rojas en la piel y náuseas, y surgen cuando el organismo comienza a eliminar el virus.

Los signos de empeoramiento incluyen la persistencia de los síntomas, como fiebre, náuseas o vómitos por más de 5 días, empeoramiento del dolor en las articulaciones o músculos, confusión mental y sangrados, por ejemplo, siendo importante acudir al servicio de urgencias para una evaluación.

Complicaciones de chikungunya

Las principales complicaciones del chikungunya son dolor en las articulaciones, que puede persistir por años en algunos casos, hinchazón en partes del cuerpo y dificultad para mover las articulaciones.

Además, pueden ocurrir daños en el cerebro, dificultando la coordinación motora, que puede perjudicar la realización de las tareas diarias.