Laberintitis: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en marzo 2023

La laberintitis es la inflamación de una estructura interna del oído interno denominada laberinto, responsable de la audición y equilibrio, que cuando se encuentra inflamado, causa síntomas como mareos, vértigo, falta de equilibrio, pérdida de audición, náuseas y malestar general. 

La laberintitis puede ocurrir en cualquier edad, pero es más común en personas mayores, siendo causada por infecciones por virus o bacterias, diabetes, presión alta o incluso por factores emocionales como estrés, ansiedad o depresión, por ejemplo. 

El tratamiento de la laberintitis debe ser recomendado por el otorrinolaringólogo o neurólogo de acuerdo con la causa, pudiendo ser indicado el uso de medicamentos para aliviar los síntomas, fisioterapia y una dieta antiinflamatoria, para ayudar a reducir la inflamación en el oído. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales sintomas de laberintitis incluyen:

  • Mareos y vértigo;
  • Pérdida de equilibrio;
  • Pérdida de audición en el oído afectado;
  • Zumbido en el oído;
  • Náuseas y vómitos;
  • Malestar general;
  • Sensación de desmayo;
  • Dolor de cabeza constante;
  • Ansiedad;
  • Sensación de tensión en los músculos de la cara;
  • Movimientos involuntarios de los ojos;
  • Dificultad para enfocar la vista;
  • Pérdida de la audición en algunos casos.

Los síntomas de la laberintitis tienden a surgir de forma repentina y son muy intensos, impidiendo la realización de las actividades diarias, y pueden persistir durante minutos, horas, días o semanas, y desaparecer por sí mismos. Sin embargo, es común que los síntomas vuelvan a surgir luego de algunos días, especialmente cuando se mueve rápido la cabeza.

Los síntomas de la laberintitis son comunes en otras condiciones, por lo cual es muy importante buscar ayuda médica para que sea realizado el diagnóstico e iniciado el tratamiento más adecuado.

Teste online para laberintitis

De esta forma, si sospecha que pueda estar sufriendo de esta condición, seleccione los síntomas que presenta para saber cuáles son sus probabilidades:

  1. 1. Dificultad para mantener el equilibrio.
  2. 2. Dificultad para enfocar la visión.
  3. 3. Sensación de que todo alrededor se está moviendo o dando vueltas.
  4. 4. Dificultad para escuchar con claridad.
  5. 5. Zumbido constante en el oído.
  6. 6. Dolor de cabeza constante.
  7. 7. Mareos o sensación de vértigo.

Independientemente del resultado, es importante consultar un otorrinolaringólogo en caso de sospecha de laberintitis, con la finalidad de confirmar el diagnóstico, identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado. 

Cómo se confirma el diagnóstico

El diagnóstico de laberintitis generalmente lo realiza un otorrinolaringólogo o un neurólogo a través de la evaluación de los síntomas presentados, los antecedentes médicos, un examen del oído y un examen neurológico para descartar otras afecciones que puedan causar síntomas similares, como la enfermedad de Ménière, ACV, hemorragia cerebral, neuritis vestibular o tumor cerebral, por ejemplo.

Además de eso, el médico también puede solicitar el test de audición llamado audiometría, ya que la laberintitis es más frecuente en personas que sufren de algún tipo de pérdida auditiva. Vea cómo se hace la audiometría

Posibles causas

La laberintitis es causada por una inflamación del laberinto, que es una estructura que forma parte del oído interno. Esto normalmente ocurre debido a:

  • Infecciones virales o bacterianas en el oído;
  • Gripes o resfriados;
  • Enfermedades respiratorias, como bronquitis;
  • Traumatismos en la cabeza;
  • Tumor cerebral;
  • Presión alta;
  • Hiper o hipotiroidismo;
  • Hiper o hipoglucemia;
  • Colesterol alto;
  • Anemia;
  • Alergia;
  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM);
  • Enfermedades neurológicas;
  • Efecto secundario de medicamentos. 

El surgimiento de la laberintitis también está muy relacionado con el envejecimiento, pues es un problema que es más común en adultos mayores, pero que también puede surgir en jóvenes. Asimismo, otros factores como cansancio excesivo, fatiga, exceso de estrés, fumar o consumir bebidas alcohólicas en exceso también pueden provocar el surgimiento de esta inflamación. 

Cómo es el tratamiento

El tratamiento para la laberintitis consiste en la ingesta de medicamentos para la laberintitis, dieta y fisioterapia, para tratar y reducir la inflamación y mejorar los problemas de equilibrio. 

1. Medicamentos

Los medicamentos que normalmente están indicados por el médico para el tratamiento de la laberintitis incluyen antivertiginosos, antieméticos y vasodilatadores, como flunarizina, dimenhidrinato o diclorhidrato de betahistina, pues ayudan a tratar los síntomas como mareos, vértigos, zumbido en el oído, náuseas o vómitos. 

Aparte de estos medicamentos, puede ser recomendado por el médico la utilización de otros medicamentos como antibióticos o ansiolíticos, pues el tratamiento depende de qué condición está causando la inflamación. Conozca más detalles sobre los medicamentos para la laberintitis

Durante el tratamiento existen otros cuidados que previenen el agravamiento de los síntomas, como evitar cambios de posición repentinos y sitios muy iluminados, por ejemplo. 

2. Alimentación antiinflamatoria

La alimentación antiinflamatoria puede ser de gran ayuda en el tratamiento de la laberintitis, pues tiene como objetivo reducir la producción de sustancias en el cuerpo que estimulan la inflamación, como prostaglandinas y citocinas. 

De esta manera, se recomienda aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas, omega-3, polifenoles, carotenoides y flavonoides, como atún, sardina, salmón, fresa, naranja, aguacate, castañas, nueces y brócolis, por ejemplo. Vea una lista completa de alimentos antiinflamatorios

Asimismo, es importante evitar el consumo de alimentos que aumentan la inflamación y que pueden empeorar o desencadenar una crisis de laberintitis, como azúcar, enlatados, quesos amarillos, chocolate, carnes procesadas, galletas, pasteles, sal, refrescos, comida rápida, comida instantánea y congelada y bebidas alcohólicas o que contengan cafeína como café, té negro o té verde. 

3. Fisioterapia

Las sesiones de fisioterapia también son importantes en el tratamiento de la laberintitis, pues pueden ayudar a mejorar los problemas de equilibrio asociados a esta inflamación. Durante las sesiones, el fisioterapeuta va a centrarse en movilizar la cabeza del paciente, con el objetivo de que vuelvan a su posición los cristales presentes en el oído y, de esta forma, mejorar el equilibrio. 

Vea los ejercicios que pueden realizarse para acabar con los mareos:

youtube image - Qué hacer en casos de MAREOS o de crisis de vértigo

4. Opciones de remedios caseros

Algunos remedios caseros como el té de Ginkgo biloba o el té de jengibre pueden ser utilizados para complementar el tratamiento indicado por el médico, pues poseen acción antiinflamatoria, antiemética o vasodilatadora, que ayuda a combatir la inflamación en el oído y a mejorar la circulación sanguínea, favoreciendo el alivio de los síntomas de la laberintitis. Vea otras opciones de tratamientos naturales para la laberintitis

Laberintitis emocional

Los síntomas de laberintitis emocional es cuando existen otros problemas de ansiedad o depresión, que genera el surgimiento de la inflamación. En estos casos, además del tratamiento recomendado, es indicado la realización psicoterapia, para tratar de manera simultánea los problemas emocionales existentes.

Laberintitis en el embarazo

Muchas veces, la laberintitis surge durante la gestación debido a las alteraciones hormonales que ocurren durante este período, las cuales provocan retención de líquido en el laberinto. Esta retención de líquido provoca una inflamación y conduce a un episodio de laberintitis. 

Los síntomas sentidos por la gestante son los mismos que la laberintitis convencional, y el tratamiento debe ser llevado a cabo bajo indicación del obstetra.